publicidad
Joel Burger y Ashley King.  

Pagan boda a la pareja Burger King

Pagan boda a la pareja Burger King

Joel Burger y Ashley King tendrán una boda patrocinada por una cadena de comida rápida gracias a sus nombres.

Joel Burger y Ashley King.
 
Joel Burger y Ashley King.  

Joel Burger y Ashley King, de Jacksonville, Illinois, nunca pensaron en los beneficios que tendrían sus apellidos cuando decidieron casarse. Pero gracias a que sus descendientes llevarán el nombre de esta multinacional cadena de comida rápida, Burger King se ofreció a pagar todos los gastos de la boda.

“Esto fue cosa del destino. Ellos se encontraron, luego su historia nos encontró y estamos encantados de celebrarla”, declaró un vocero del restaurant de comida rápida, la cual se enteró de la noticia del compromiso gracias a una foto que la pareja subió a sus redes sociales.

En la foto, la pareja da el anuncio de su próxima unión junto a un letrero de Burger King, por lo que la empresa decidió patrocinar el evento, algo que los novios aceptaron “pasmados” y de muy buena gana cuando el vocero les comunicó la noticia vía Skype desde Nueva York.

publicidad

Burger, de 24 años, y King, de 23, han vivido toda su vida en la villa de New Berlín, se conocieron desde que iban a la escuela secundaria y se casarán el próximo 17 de julio en una celebración que no les costará un solo centavo gracias al juego que hacen sus nombres.

La noticia de la pareja Burger King, apellidos que llevarán sus hijos, fue dada a conocer por medios locales y pronto dio la vuelta al mundo, llegando a Inglaterra y Australia.

publicidad
publicidad
La hermana menor de la duquesa contrajo matrimonio la mañana del sábado y así lucieron a la salida de la ceremonia.
La hermana de Kate Middleton se casará con el magnate James Matthews en Berkshire, Inglaterra. ¿Dónde será la ceremonia? ¿Cómo se comportará Kate? ¿Acaso el Principe Harry traerá a su novia Meghan?
Los recién casados asistieron a la alfombra de los la revista People en Nueva York. Desde allí, Steve reveló el destino de ambos que será la continuación de una boda de cuento de hadas.
La recepción de la boda se quedó sin sonido de micrófono a las 12:30 am porque se le acabó el tiempo a la fiesta y cada hora más costaba 17.000 dólares, sin embargo, eso no impidió que Pablo siguiera interpretando sus canciones.
publicidad