publicidad
Kate Middleton llegará en Rolls-Royce reparado a su boda real.

Kate Middleton irá a su boda en Rolls-Royce

Kate Middleton irá a su boda en Rolls-Royce

Kate llegará a la abadía de Westminster en un Rolls Royce y partirá junto con el príncipe Guillermo en la carroza que viajó Carlos y Diana.

Kate Middleton llegará en Rolls-Royce reparado a su boda real.
Kate Middleton llegará en Rolls-Royce reparado a su boda real.

Kate Middleton acudirá a su boda el 29 de abril en la limusina que fue dañada en diciembre por manifestantes y abandonará la abadía de Westminster con su flamante esposo, el príncipe Guillermo, en una de las carrozas utilizadas en el enlace de Carlos y Diana, informó la Casa Real.

El lujoso Rolls Royce Phantom VI está siendo reparado para el día señalado, después de que un grupo de jóvenes lo golpeara, lo rociara de pintura blanca y rompiera una de sus ventanillas traseras al final de una protesta contra la subida de las matrículas universitarias el 8 de diciembre, cuando llevaba al príncipe Carlos y a su actual esposa Camila a una velada teatral.

"Son sólo daños menores", declaró el coronel Toby Browne, máximo responsable de las caballerizas reales, para quien el automóvil estará "listo a tiempo.

publicidad

Kate Middleton suscitó perplejidad cuando anunció en enero que rompería con una larga tradición y llegaría al templo en automóvil, y no en coche de caballos, como hizo la madre del novio, la princesa Diana, su abuela, la reina Isabel, y su bisabuela, la "reina madre".

En cambio, una vez convertida en esposa de Guillermo, Kate abordará junto al príncipe una de las carrozas de la colección real para efectuar el tradicional recorrido hasta el palacio de Buckingham.

Si el tiempo acompaña, la joven pareja utilizará un carruaje descubierto, el State Landau de 1902, que ya transportó a los padres del novio, Carlos y Diana, tras su enlace religioso en el verano de 1981, ante la atenta mirada de millones de telespectadores en todo el mundo.

Esta carroza, de color granate, y adornada con motivos de oro y una tapicería de satén carmesí, fue especialmente construida para la coronación del rey Eduardo VII en 1902.

Actualmente, es una de las más utilizadas de las Caballerizas Reales y es en la que se suele desplazar la reina Isabel II para recibir a los mandatarios extranjeros durante sus visitas de Estado al Reino Unido.

Pero muchos monárquicos esperan que haga mal tiempo -algo que nunca debe descartarse en una ciudad como Londres- en cuyo caso este carruaje descubierto será reemplazado por la Carroza de Cristal que llevó a la hoy difunta Diana por las calles de Londres hasta la catedral de San Pablo.

publicidad

Este coche de caballos, de casi una tonelada de peso y que debe su nombre a sus enormes ventanales, fue construido para un representante local de la Corona en 1881 y adquirido posteriormente por la casa real para la coronación de Jorge V en 1911.

Además de la radiante Lady Diana, la carroza fue utilizada por otras novias reales como Lady Elizabet Bowes-Lyon, que luego se convirtió en la Reina Madre, en 1923, la princesa Ana en 1973 y más recientemente Sarah Ferguson, en 1986.

"Como este año sólo hacemos el recorrido en una dirección, de la abadía al palacio de Buckingham, no la utilizaremos como carroza nupcial, pero ésta es la carroza que todo el mundo quiere ver", dijo Martin Oates, el restaurador principal de las Caballerizas Reales.

Además de las de los novios, están previstas otras cuatro carrozas, dos para los los padrinos de la boda, el príncipe Enrique y Pippa Middleton -hermanos de Guillermo y Kate, respectivamente-, y las damas de honor, otra para la reina y su esposo, el duque de Edimburgo, y una más para los padres de los novios.

Martin Oates admite cierto nerviosismo al acercarse el anticipado enlace, que ha implicado "muchos preparativos. "Me preocupa un poco porque si algo va mal, tendré problemas", confiesa el restaurador real.

publicidad
publicidad
El cantante despidió su soltería en la emblemática ciudad de Las Vegas. Y aunque el dicho asegura que "lo que pasa en Vegas, se queda en Vegas", Tony Dandrades estuvo presente en la celebración para contarnos todos los detalles.
Caridad
La pareja iba a tener una tradicional boda hindú, pero finalmente decidieron enviar el dinero a una organización sin fines de lucro de Camerún. La intención de los novios es poder ayudar a alimentar a niños necesitados.
Muchos de los asistentes llevaban años de relación, pero no habían dado el paso de convertirse en marido y mujer porque no creían en el matrimonio o porque no se había dado la ocasión. En una playa de Cancún y con un atardecer de película todos ellos se dijeron 'sí quiero'.
Una boda promedio cuesta alrededor de 35,000 dólares, teniendo en cuenta el alquiler del lugar, el entretenimiento, la comida, los vestidos y los detalles para un evento inolvidable. Los anfitriones se esmeran para complacer a sus invitados, que también han aumentado considerablemente.
publicidad