publicidad
En su visita a California los Duques de Cambridge visitarán Beverly Hills, Hollywood y el centro de los Ángeles.

California recibirá con glamour y caridad a Guillermo y Catherine

California recibirá con glamour y caridad a Guillermo y Catherine

Los Duques de Cambridge conviviran con la caridad y el glamour en su visita al estado de California.

En su visita a California los Duques de Cambridge visitarán Beverly Hill...
En su visita a California los Duques de Cambridge visitarán Beverly Hills, Hollywood y el centro de los Ángeles.

En una ciudad llena de celebridades, los Duques de Cambridge no se quedan atrás y brillan como los más famosos volviendo locos a los medios de los Estados Unidos por su visita de tres días a Los Ángeles, California.

Y aunque las medidas de austeridad de Gran Bretaña llevarán a Guillermo y Catherine a realizar más actividades de caridad que de glamour, la popular pareja no podrá pasar desapercibida.

El gobernador Jerry Brown y la primera dama Anne Gust Brown junto con otros funcionarios, recibirán este viernes a la pareja real a su llegada a Los Ángeles.

En su primer día en California, la pareja se reunirá con empresarios británicos en una recepción que se llevará a cabo en un hotel Hilton de Beverly Hills, para después reunirse con políticos locales en el consulado de su país en Los Ángeles.

publicidad

Dentro de las actividades confirmadas para el sábado en las que participaran los duques, está un juego de polo para la beneficencia en la ciudad costera de Santa Bárbara, se espera que esta sea la mejor opción para que los fans de la realeza puedan echar un vistazo.

Los ingresos de ese evento serán destinados a la organización no lucrativa Amigos Americanos de la Fundación de los príncipes de Inglaterra, Guillermo y Harry.

El resto de los eventos serán mucho más exclusivo como la visita al proyecto de arte en el distrito de Skid Row y la feria del trabajo para militares estadounidenses que están por reintegrarse a la vida civil que se llevará a cabo en los estudios Sony, así como la recepción organizada por la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión (BAFTA, por sus siglas en inglés), que preside Guillermo.

La gala de BAFTA a la que asistirán los Duques de Cambridge en Hollywood el próximo sábado, ha vendido prácticamente todas sus entradas, ofrecidas por los organizadores a estudios, cadenas de televisión, agencias de representación y compañías de videojuegos.

Según informa la edición digital de la revista The Hollywood Reporter, estudios como Universal, Fox, Warner Bros. y Disney han reservado sus mesas para el evento, que se celebrará en el teatro Belasco, en el centro de Los Ángeles a un precio de $25 mil cada una.

publicidad

“El objetivo no es conocer a celebridades. El objetivo es conectar a los jóvenes con talento británico Hollywood toma de decisiones”, dijo la pareja al secretari , Jamie Lowther-Pinkerton, cuando el evento se anunció.

Sin embargo, los organizadores dicen que también habrá una alfombra roja de celebridades en la noche y que la lista de invitados incluye a famosos de gran escala como Tom Hanks y Nicole Kidman.

La pareja, que acudirá a las actividades con una reducida comitiva, concluirá su visita el domingo, cuando parta del aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Los duques de Cambridge llegaron a Canadá el pasado 30 de junio en su primer viaje oficial al extranjero tras su boda el 29 de abril.

publicidad
publicidad
La hermana menor de la duquesa contrajo matrimonio la mañana del sábado y así lucieron a la salida de la ceremonia.
La hermana de Kate Middleton se casará con el magnate James Matthews en Berkshire, Inglaterra. ¿Dónde será la ceremonia? ¿Cómo se comportará Kate? ¿Acaso el Principe Harry traerá a su novia Meghan?
Los recién casados asistieron a la alfombra de los la revista People en Nueva York. Desde allí, Steve reveló el destino de ambos que será la continuación de una boda de cuento de hadas.
La recepción de la boda se quedó sin sonido de micrófono a las 12:30 am porque se le acabó el tiempo a la fiesta y cada hora más costaba 17.000 dólares, sin embargo, eso no impidió que Pablo siguiera interpretando sus canciones.
publicidad