publicidad
Ambas estampas reproducen la imagen de los novios.

Australia emite sellos conmemorativos de la próxima boda real

Australia emite sellos conmemorativos de la próxima boda real

Australia presentó hoy dos nuevos sellos que conmemoran la boda real entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton el próximo 29 de abril.

Ambas estampas reproducen la imagen de los novios.
Ambas estampas reproducen la imagen de los novios.

Australia presentó hoy dos nuevos sellos que conmemoran la boda real entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton el próximo 29 de abril, lo mismo que han hecho otro países de la región como Nueva Zelanda o Niue.

Ambas estampas reproducen la imagen de los novios: una es de 60 centavos de dólar australiano y esta dirigida al uso nacional y la otra de un valor cerca de cuatro veces superior es para circulación internacional.

Las autoridades australianas ya acuñaron hace unos días una moneda de medio dólar conmemorativa del enlace.

La reina Isabel II de Inglaterra es la jefa de Estado de Australia.

El Gobierno británico calcula que unos 2 mil millones de personas seguirán por televisión la boda, un número superior a los 800 millones de personas que vivieron el matrimonio del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales.

publicidad

Aún así, la cifra es aún inferior a los 2 mil quinientos millones de personas que presenciaron por la televisión el funeral de la princesa de Gales, en 1997.

publicidad
publicidad
La hermana menor de la duquesa contrajo matrimonio la mañana del sábado y así lucieron a la salida de la ceremonia.
La hermana de Kate Middleton se casará con el magnate James Matthews en Berkshire, Inglaterra. ¿Dónde será la ceremonia? ¿Cómo se comportará Kate? ¿Acaso el Principe Harry traerá a su novia Meghan?
Los recién casados asistieron a la alfombra de los la revista People en Nueva York. Desde allí, Steve reveló el destino de ambos que será la continuación de una boda de cuento de hadas.
La recepción de la boda se quedó sin sonido de micrófono a las 12:30 am porque se le acabó el tiempo a la fiesta y cada hora más costaba 17.000 dólares, sin embargo, eso no impidió que Pablo siguiera interpretando sus canciones.
publicidad