publicidad

Turismo estético

Turismo estético

El "turismo estético" lleva cada vez a más hispanos de EU a clínicas de Latinoamérica para operarse.

Según estadísticas de la Sociedad de Cirujanos Plásticos de Estados Unidos (ASPS), en el 2004 casi medio millón de hispanos recibieron tratamientos de cirugía estética.Dos años después, ese número prácticamente se duplicó y el precio promedio llegó a los 9.400 dólares por operación.Sin embargo, debido a que el costo de una operación en EU es tres veces mayor al de un procedimiento similar realizado en América Latina, numerosos hispanos ahora viajan a México, República Dominicana, Colombia, Ecuador y otros países para recibir tratamientos estéticos, según un reciente informe de la Universidad de Columbia.De acuerdo con ese reporte, los latinos "no se sienten bien recibidos" en las clínicas de cirugía estética de EU, ya que esos establecimientos no siempre cuentan con personal bilingüe.Asimismo, los pacientes hispanos consideran que las operaciones en esas clínicas son "demasiado caras"."El cambio en la actitud hacia la cirugía estética se produjo entre 1998 y el 2003, debido a dos factores: el aumento del poder adquisitivo y mayores presiones sociales para ser aceptados y adaptarse a un cierto parámetro de belleza corporal", comentó el doctor Mauricio Bonilla, fundador de la Clínica de Cirugía Estética "New Image" en Bogotá, Colombia."Esos factores han creado lo que yo denomino la tendencia más sexy en la industria de la belleza, el turismo estético, en donde se combinan unas vacaciones de lujo con una operación de cirugía estética o plástica", agregó.Bonilla, originario de Colombia y formado profesionalmente en Brasil e Italia, frecuenta EU por razones profesionales desde hace más de tres décadas para organizar viajes para pacientes latinos que prefieren operarse fuera del país.

publicidad

"Originalmente los viajes comenzaron por cuestiones de precio. Pero ahora la cirugía cosmética electiva en el extranjero ya es una industria plenamente establecida, ofreciendo una alta calidad de servicios y procedimientos", comentó Bonilla."Si a eso se le agrega un paquete en el que se incluye el viaje, transporte, alojamiento, cuidados pos-operatorios y visitas guiadas a lugares exóticos, la gente se siente atraída", aseveró.La mayoría de los pacientes son madres hispanas de más de 40 años, seguidas de latinas jóvenes. "También vemos muchos hombres", comentó.Con todo, más allá del dinero y de las presiones sociales, Bonilla considera que la autoestima es lo que motiva a los hispanos de Estados Unidos a optar por la cirugía estética."El deseo de alcanzar el llamado 'sueño americano' hace que muchos hispanos tengan la necesidad psicológica de verse con un cuerpo distinto. Y la cirugía estética es una opción que les permite cumplir con ese sueño y hacerlo rápidamente", dijo Bonilla."En tres horas, una persona con exceso de peso puede resolver el problema que de otra manera le llevaría tres años de dieta y ejercicio", declaró.Como toda operación, la cirugía estética conlleva ciertos riesgos.Bonilla señaló que algunos pacientes mal interpretan los buenos resultados de la cirugía (y el bajo precio en América Latina), "y creen que pueden mantener el estilo de vida que los llevó a tener los problemas que quieren luego corregir con la cirugía".Es decir, "creen que pueden engordar porque, si es necesario, repiten la liposucción. Pero si no cambian su actitud mental, de nada les sirve la cirugía", puntualizó Bonilla.

publicidad


publicidad
publicidad
Andrea Chediak nos muestra cómo las divas de la música de banda han inspirado en la moda a muchas mujeres, marcando decenas de generaciones.
El asesor de moda, Pedro Abasolo, muestra las tendencias de vestidos y estilo para asistir al esperado evento de fin del ciclo escolar. Dice que para esta temperada se recomienda llevar un solo vestido, no un modelo de dos piezas.
Carmen Campuzano retornó a las pasarelas y desfiló en el 'Mercedez-Benz Fashion Week’ con un entallado vestido. Además, Jaydy Michel confesó que desearía regresar al modelaje.
Los populares jeans, que dan la impresión de estar absolutamente embarrados, han causado sensación. Los pantalones cuestan 425 dólares, y aunque muchas personas no gastarían esa cantidad de dinero en la prenda, han tenido muy buena acogida.
publicidad