publicidad

La guía definitiva para insomnes

La guía definitiva para insomnes

El cambio de ciertas costumbres pueden ser suficientes para reconciliarte con la cama.

habitossueño00

Por Beatriz Portuguez | @univisiontrends

En la actualidad, dormir es un lujo. Hacerlo correctamente, un logro. La vida imparable, un estilo de vida exigente, las grandes ciudades con sus luces que nunca se apagan, son algunos de los desencadenantes del mal sueño. Un hecho que día con día va afectando el desempeño emocional, físico e intelectual de las personas y en casos crónicos, provoca enfermedades al afectar su sistema inmunológico. Una óptima rutina como respetar las horas que el cuerpo pide o evitar fuentes de luz antes de irse a la cama, provoca grandes cambios que pueden mejorar la calidad de vida significativamente. “Una buena higiene del sueño, inculca hábitos a seguir. Basta tener paciencia y llevarlos a cabo de manera rigurosa durante dos semanas para ver claramente los cambios que debemos tener”, dice la Dra. Yoali Arana, especialista en sueño del Centro Médico ABC en Ciudad de México.

publicidad

8 horas de sueño ¿son suficientes?

La calidad no se mide en horas, sino en la capacidad de despertar y sentirse bien con el tiempo que se ha dormido. “Decir que dormir ocho horas son suficientes, es incorrecto. Una parte considerable de la población mundial tiene la necesidad de hacerlo entre siete y nueve horas al día y decir ocho, es solo un promedio”, afirma la especialista. Ella asegura que para considerar un sueño reparador hay que tomar en cuenta cómo nos sentimos después de dormir el horario que el cuerpo requiere. Si nos despertamos cansados e irritados, son señales de que no ha sido suficiente.

Power Naps.
Power Naps.

No todos dormimos igual

Es cierto que las personas que tienen 70 u 80 años requieren menor de cantidad de horas para descansar que las más jóvenes. “La ontogenia del sueño nos habla de la necesidad del sueño y su modificación con los años, por ejemplo, los bebés tienen que dormir excesivamente, mientras que los adultos menos”, asegura la Dra. Arana. Querer hacerlo el mismo tiempo que los demás es un error. Para saber si tenemos una buena higiene nocturna que nos permite tener hábitos y sueños reparadores todas las noches, hay que basarnos en nuestra edad, estilo de vida y salud y de esta manera, poder dictaminar si ocho- nueve horas son suficientes o se requieren de menos.

¡Atención! Dormimos menos que antes

publicidad

Según la especialista, se ha calculado que en los últimos años los adultos están durmiendo entre una hora y media y dos horas menos de lo que se dormía años atrás. “La necesidad del sueño no ha disminuido, no ha cambiado. Sigue siendo indispensable para la vida y si se ha recortado, es por una cuestión social, económica, una vida 24/7 y por una disponibilidad absoluta que ha llevado a ciertos grupos de la población a sacrificar sus horas de descanso por la noche”, asegura la doctora. Es un hecho que dormir menos deteriora muchos aspectos de la vida, incluida la salud. La doctora aconseja iniciar un hábito sano acostándose una hora más temprano. Al principio no será fácil, pero después de dos semanas rigurosas de llevarlo a cabo, se verán resultados.

¿Celular en la cama otra vez?
¿Celular en la cama otra vez?

Un mal hábito a romper

La televisión y los dispositivos electrónicos (tabletas y teléfonos móviles) provocan un mal dormir si se usan antes de acostarse. “Utilizar cualquier equipo que emita luz previamente, activa el cerebro a causa de la luz que emite. Éste tiene un mecanismo que identifica la intensidad lumínica para saber si es de día y de noche y cuando es constante, sustancias como la melatonina y otras hormonas que promueven el sueño no se liberan de manera adecuada”, dice la especialista. El hecho es que aunque logremos cerrar los ojos y empezar a dormir aún después de ver la televisión por ejemplo, se corre el riesgo de hacerlo superficialmente o de padecer problemas de insomnio por esta causa. Para evitar que estos aparatos nos afecten, hay que evitar su uso mínimo dos horas antes de irse a la cama.

publicidad

Hacer ejercicio en la noche, un error

Mucha gente tiene la creencia que ejercitarse antes de dormir hace que lleguemos rendidos a la cama y durmamos profundamente. Esto es un error. “Tenemos pacientes que tras varias noches de insomnio optan por hacer ejercicio, hecho que surte un efecto contrario ya que se activan y tienen sueños superficiales”, confiesa Arana. El deporte es benéfico para la salud, regula el organismo y lo equilibra en muchos aspectos, realizarlo durante el día es óptimo para no afectar el sueño.

¿Estamos durmiendo de manera efectiva?
¿Estamos durmiendo de manera efectiva?

Power nap

Es sabido que ciertas culturas como las asiáticas, reivindican el poder de las siestas. Hacerlo una vez al día, ayuda a tener un mejor desempeño en el trabajo o en casa y en niños pequeños, se aconseja ampliamente. “Las siestas son recomendables siempre y cuando no se tenga insomnio, en este caso, mejor hay que evitarlas. Aquellas cortas que no duren más de 20 minutos son ideales siempre y cuando no se busque compensar el sueño nocturno con éstas ya que su calidad es inferior”, asegura la doctora.

Relacionado
Univision Fallback Image
Sueños calientes y lujuriosos
La cama no es sólo el lugar ideal para hacer el amor, sino también para soñarlo. Entérate los sueños más comunes de hombres y mujeres.
publicidad
publicidad
Para cocinarla necesitarás calabaza, aceite de coco, sales del Himalaya y algunos condimentos. Mira los consejos de nuestra educadora de salud Gisele Hernández.
Nuestra experta en moda Elizabeth Torres asegura que es tendencia que este tipo de prendas tengan cuello redondo, sean holgados y vengan con alguna frase bordada.
La sexóloga Myriam Balbela asegura que, además de ser bueno emocionalmente, aumenta las hormonas, la oxitocina, se activa el sistema inmunológico, mejora el aspecto de la piel y quema calorías.
Consternados por la seguridad de sus niños, un grupo de padres de familia logró que las autoridades de Ontario implementaran nuevas medidas de seguridad para que los pequeños y jóvenes estudiantes vayan y regresen de clases tranquilamente. Luces y nuevos señalamientos viales hacen parte de la estrategia.
publicidad