publicidad
Si estás embarazada y trabajas, la llegada de tu bebé puede resultar inquietante. Revisa estos consejos y planifica tu licencia por maternidad.

¡Prepárate para la licencia por maternidad!

¡Prepárate para la licencia por maternidad!

Si estás embarazada y trabajas, la llegada de tu bebé puede resultar inquietante. Revisa estos consejos y planifica tu licencia por maternidad.  

Si estás embarazada y trabajas, la llegada de tu bebé puede resultar inq...
Si estás embarazada y trabajas, la llegada de tu bebé puede resultar inquietante. Revisa estos consejos y planifica tu licencia por maternidad.

Texto: Cintia Saporito

publicidad

La expectactiva de recibir un bebé genera ansiedad en más de una madre, especialmente si somos primerizas o si nuestra familia está llegando a un tamaño digno de ‘The Brady Bunch’. No es para menos: la barriga está alcanzando un tamaño considerable, debemos cumplir con nuestro trabajo, y los preparativos para recibir a nuestro hijo se llevan gran parte del tiempo. Descubre algunos consejos para no llegar desprevenida a tu licencia por maternidad.

La importancia de una licencia

Esta etapa fuera del trabajo es fundamental para establecer un vínculo con el bebé, además de su desarrollo social, emocional y alimentario. Si has decidido amamantar, este período será especialmente importante, porque contribuirás positivamente en la salud y desarrollo de tu hijo, nos cuenta la especialista en desarrollo infantil, Diana Bahr, autora del libro ‘Everything from bottles and breathing to healthy speech development’.

¿Y el trabajo?

Si has decidido dedicarte por completo a la maternidad, problema resuelto. En cambio, si piensas en que has trabajado demasiado duro en tu carrera como para resignarlo ahora (¿Conservaré mi empleo? ¿Mis compañeros harán un caos con mis proyectos? ¿Qué haré con el niño luego?, son preguntas que te harás, sin duda), es importante que sepas bien cuál es tu situación. Para ello, la revista Harvard Business Review propone:

publicidad

Habla primero con tu jefe. Antes de hacer correr la noticia de tu embarazo en la oficina, comparte la novedad con tu jefe. Si tu plan es regresar después del parto, infórmaselo; es importante que enfatices que eres una empleada comprometida.     

Prepara tus fichas. Organiza una lista con tus principales responsabilidades y divídelas entre aquellas que puedes, y no, delegar a tus compañeros. De ser necesario, encuentra reemplazo temporal.

Revisa tus posibilidades. Si eres parte de una empresa pequeña, puede que las expectativas sobre tu ausencia sean otras. Averigua si puedes unir tu licencia por maternidad con tus días de vacaciones pendientes o sumarte a la modalidad home office.

Elige una guardería

Al planificar tu licencia, anticípate a elegir una estancia (saber en dónde y con quién estará tu niño mientras trabajas te hará sentir más tranquila). Elige una institución que apoye el desarrollo social, emocional y físico de tu bebé, recomienda Bahr, y en la que el personal interactúe y se comunique con los pequeños, retirándolos de asientos y hamacas para colocarlos en otras posiciones corporales durante el día.

'Tips' para una fiesta infantil mágica


Relacionado
¡Nació el bebé de Ale Espinoza! #BienvenidoMatteo
Errores que debes evitar cuando visitas a una nueva mamá
Hay una lista de los errores imperdonables cuando visitas a una nueva mamá, conócemos para evitar que seas una invitada de pesadilla.


publicidad
publicidad
Aparentemente, el terrible hecho ocurrió porque el conductor manejaba sin cuidado por una calle de East Elmhurst. Le presentaron cargos por fallo en ceder el paso a peatones y no tener las precauciones debidas al transitar por la ciudad.
Las duras críticas e insultos hacia él y su familia llevaron a el actor a tomar la drástica decisión de desaparecer de las redes sociales por un tiempo.
La madre cruzaba la calle con su pequeña cuando aparentemente el conductor del vehículo estaba dando un giro. Según el testimonio del implicado, nunca pudo advertir la presencia de la menor.
Dos expertas nos dieron su punto de vista acerca de qué provoca realmente que los niños hagan berrinches, de quién es la verdadera culpa, y cómo educarlos para que no los hagan.
publicidad