publicidad
Mitos y realidades del embarazo

Mitos y realidades del embarazo

Mitos y realidades del embarazo

Conoce los mitos y verdades del embarazo, que hemos heredado de generaciones anteriores.


Mitos y realidades del embarazo
Mitos y realidades del embarazo

Texto: Cintia Saporito


“Cuando estaba embarazada, hubo una etapa en la que todos parecían decididos a predecir si tendría un niño o una niña. Aunque la mayoría solía arriesgar el género a partir de la forma de mi vientre, en una oportunidad una anciana se me acercó en la parada del bus y me preguntó por el sexo de mi bebé. ¡Me arrepentí de haberle dicho que no lo sabía! Enseguida, buscó en su bolso y sacó una medallita, tomó mi mano y empezó a mover el colgante sobre mi palma. Después afirmó: 'Tendrás una niña, la cadena se detuvo'. Un semana más tarde, ¡supe que tendría un varón!", cuenta Noelia, mamá de un ‘toddler’.

publicidad

Los mitos sobre el embarazo son simples creencias, que han sobrevivido al paso de las generaciones. Aunque comunes entre las abuelas, no son pocas las mujeres que confían en ellos. ¡Te contamos la verdad!  

"Mi vientre está alto, tendré una nena". ¡Falso!
Este tipo de predicciones nació en una época en la que no existían las ecografías para conocer el sexo del bebé. A falta de ciencia, ¡adivinación! La forma de la barriga dependerá del tamaño del feto, la cantidad de líquido amniótico, y la altura o el peso de la mamá, detalla la autora especializada en embarazo, Lourdes Alcañiz, colaboradora del sitio BabyCenter en Español.

Lo que sí es cierto, es que los obstetras suelen medir la altura del vientre, para asegurarse de que haya un progreso en el crecimiento del bebé, explica el Dr. Pablo Rodríguez, presidente de Woman & Infants Health Care Alliance. ¡Nada que ver con el sexo!

"Si tengo relaciones sexuales, el bebé se lastimará". ‘Myth!’
Muchas parejas, especialmente hacia el final del embarazo, temen continuar con su vida sexual. Sin embargo, no hay razón para interrumpir los encuentros en ningún estado de la gestación, siempre que sea confortable y no haya contraindicaciones médicas, como un parto prematuro, ruptura de membranas, problemas con la placenta o sangrados, asegura Rodríguez.

publicidad

"Estoy con acidez, tendré un bebé velludo". ¡Mito!
Se trata de una de las creencias más difundidas entre las hispanas. Como otros aspectos de la biología de tu niño, la cantidad de pelo que tendrá al nacer dependerá de los genes que haya heredado. ¿El padre del niño es muy peludo? ‘He might be too!’

"Hay luna llena, se desencadenará el parto". ‘False!’
A pesar de que los ciclos lunares son poéticos y que el campo gravitacional de nuestro satélite natural ejerce una tremenda fuerza sobre las mareas, no se ha podido encontrar ninguna correlación con un mayor número de partos. De ser así, los hospitales deberían redoblar sus turnos durante la ‘full moon’, para hacer más eficientes las salas de maternidad, señala Alcañiz.

"No debo comer dulces en el embarazo". ‘True!’
Estos alimentos pueden deprimir tu sistema inmune y estresar tus glándulas adrenales. Pero como toda regla, hay una excepción: el chocolate negro. Gracias a que contiene magnesio, podría incluso ser beneficioso para la gestación, ya que podría contribuir a prevenir algunos cuadros médicos como el aumento de la presión sanguínea (preeclampsia), afirma la Dra. Carolyn Dean, médica asesora de la ONG Nutritional Magnesium Association.

publicidad
publicidad
La mujer destapó su barriga e hizo una magistral muestra de baile, ganándose la ovación del público asistente.
El grupo de rescatistas logró localizar a la menor y tuvieron que levantar los pedazos de concreto con sus propias manos para sacarla.
Agentes entraron al apartamento y encontraron al bebé inconsciente, y luego fue declarado muerto en un hospital. El menor no tenía signos evidentes de traumas o maltrato.
Estudios recientes presentaron una lista de complicaciones que suelen ocurrir tras la realización de un aborto. Estas incluyen hemorragias, embolias pulmonares, laceraciones, entre otros malestares.
publicidad