publicidad
Checa estas claves, para que la alegría reine en tu hogar.

Estrategias para levantar el ánimo de tu familia

Estrategias para levantar el ánimo de tu familia

Checa estas claves, para que la alegría reine en tu hogar.


Checa estas claves, para que la alegría reine en tu hogar.
Checa estas claves, para que la alegría reine en tu hogar.
Texto: Cintia Saporito


publicidad



La tristeza, como la alegría, es una parte natural de la vida. ¿Tu familia está atravesando un momento difícil? Es hora de que, como mamá, tomes la iniciativa para mejorar el estado de ánimo en casa. Checa estos ‘tips’ y logra una sonrisa en tus seres más queridos. 


Familia saludable. Así como nos damos cuenta de que nuestros hijos están físicamente sanos porque tienen fuerza, flexibilidad, confort, energía, resistencia y coordinación, podemos reconocer el estado de su salud mental a través de sus sentimientos de felicidad, esperanza, confianza, adaptación y socialización, detalla la Academia Americana de Pediatría (AAP). ¿Crees que ellos necesitan mejorar su ánimo? Descubre a continuación cómo puedes lograrlo. 


Dales luz natural. ¿Has notado que muchas veces los niños están fastidiosos y tras un rato en el parque recuperan el buen humor? Sucede que la luz solar es ideal para levantar el ánimo. Compartan diariamente entre 30 y 60 minutos al aire libre, especialmente por la mañana, y tendrán la mejor medicina natural para combatir la depresión, sugiere la AAP, que también brinda el siguiente consejo. 


Alimenta la felicidad. Barriga llena, corazón contento. Carnes, pescados, frutas, vegetales y legumbres, serán tus mejores aliados a la hora de mejorar el ánimo familiar. Al ofrecer estos alimentos en el desayuno o  almuerzo, les brindarás a tus seres queridos la oportunidad de mantener estable su azúcar corporal, obtener el Omega-3 necesario para su salud emocional, y conseguir las vitaminas, fibras y minerales que su cerebro necesita.


publicidad


Incentívalos a hacer ejercicio. Para lograr un humor aún mejor, aprovechen el tiempo libre para hacer actividad física o jugar, hasta sudar. De este modo, su cuerpo liberará químicos, como las endorfinas, que les darán una sensación de bienestar. Además, los ayudará a reducir tensiones, beneficiando el estado emocional, expone una publicación de la Universidad Dartmouth. 


Sé una ‘cheerleader’. Las madres son una pieza fundamental en la vida familiar. ¿Tus hijos o pareja recurren a ti en busca de apoyo o para compartir un nuevo logro? Ofréceles una respuesta constructiva, como recomendó Sonia Fernández, psicóloga y madre de dos pequeños. Así, por ejemplo, si tu hija llega con una nueva ‘T-shirt’, coméntale que combinará muy bien con sus ‘jeans’, en lugar de decirle: "¡¿En eso gastaste tu dinero?!".


Promueve la comunicación. Muchas veces nos sentimos angustiados y estresados, y nuestros pensamientos no hacen más que promover este estado. Sin embargo, contar con vínculos fuertes puede ayudarnos a superar los momentos difíciles, afirma un artículo de la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés). Al hablar con otros miembros de nuestra familia o amigos cercanos, tenemos la posibilidad de encontrar apoyo y una perspectiva nueva, haciéndonos sentir mejor. 


publicidad


Tú tienes el poder de hacer que tu familia se sienta mejor, aunque estén transitando por un momento difícil. ¡Pon en práctica estas sugerencias! 


Cómo armar el ‘scrapbook’ de tu bebé


publicidad
publicidad
Fundado hace 26 años por una pareja de mexicanos, este lugar se ha vuelto el fiel reflejo de que el trabajo duro da sus frutos.
Una nueva decisión de la Corte Suprema de California otorga al estado el poder de hacerse cargo de los menores considerados rebeldes, inclusive si los padres no cometieron un delito.
A estos comerciantes les parece injusto que además de quitarles clientes, los vendedores irregulares no paguen impuestos, ni sean inspeccionados por el Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles.
La organización 'Entrenamiento Sistemático para Padres' recomienda que, en vez de gritarle, pellizcarle o rechinar los dientes; los padres tienen que agacharse para estar al nivel del niño y corregirle amablemente.
publicidad