publicidad
Si te sientes identificada, te encantarán estos 'tips'.

'Tips' para no sentirte agobiada en el trabajo

'Tips' para no sentirte agobiada en el trabajo

Aprovecha los desafíos laborales, en lugar de ahogarte en ellos.

Si te sientes identificada, te encantarán estos 'tips'.
Si te sientes identificada, te encantarán estos 'tips'.


Texto: Irina Kenigsberg

publicidad

Es muy común sentirse agobiada en el trabajo, ya sea por los problemas y desafíos o, incluso, por la presión que suelen traer los logros. Si no sabes cómo acudir a tu fuerza interior (y desarrollarla), es probable que te sientas en medio de una isla desierta, sin ayuda. Si te sientes identificada, te encantarán estos tips de Lesly Devereaux, emprendedora y autora de un libro sobre el tema. 

Busca la fuente. El estrés por el trabajo puede manifestarse de distintas maneras. La fuerza interior comienza a desarrollarse al identificar la causa detrás de esa sensación de agobio. El manejo del tiempo y la falta de apoyo suelen ser algunos motivos. Una vez que lo hayas detectado, el siguiente paso será decidir cómo manejarlo. Tal vez debas reordenar las prioridades de tu día, o delegar responsabilidades. 

¿Más trabajo, menos estrés? No caigas en la trampa de creer que si pasas más tiempo trabajando, te sentirás menos abrumada. La necesidad de seguir adelante hasta que todo esté perfecto es una receta para el desastre. Cultivar tu fuerza interior implica saber cuándo frenar. Es importante que entiendas que el trabajo excesivo no es sinónimo del éxito. 

Juega en lugar de trabajar. El juego es un gran adversario de la sensación de agobio. Encuentra momentos para dedicarle al ocio, concéntrate en pasarla bien. Tu bienestar siempre debería ser tu prioridad. 

publicidad

Confía en lo que te dice tu “estómago”. Lo increíble del instinto es que no se basa en pensamientos, sino en sensaciones que suelen llevarnos en la dirección correcta. 

De negativo a positivo. Convierte la adversidad en oportunidad. Es fácil concentrarse en lo negativo de una situación. Pero tú eliges cómo manejar los problemas laborales. Busca conclusiones o resultados positivos, partiendo de tus pensamientos. La negatividad puede funcionar como un autosabotaje, que te aleje de tus metas. Pensar en positivo, en cambio, te abre la oportunidad de aprender y de crecer a partir de los desafíos. 

¡Date energía! Cuidar tu salud es esencial para encontrar la fuerza interior. Asegúrate de buscar el tiempo para hacer ejercicio que, además, te ayudará a evacuar el estrés. También intenta meditar, es una gran forma de despejar tu mente. Pasa un rato en silencio, a solas, concentrándote solo en pensamientos placenteros. 

No desesperes. El peor sentimiento es arrepentirse por no haberlo intentado. Darte por vencida ante los problemas no es una opción. La perseverancia es clave para derrotar el agobio. Toma cada día como una nueva oportunidad de acercarte a tus metas, sin dejarte vencer por las dificultades. Cuando estés abrumada, busca tu fuerza interior, ¡y confía en tus habilidades!

Estrategias de oficina para organizarte en casa
publicidad
publicidad
La cantante y el beisbolista no solo presumen su amor por redes sociales, sino que también enseñan su fascinación por el ejercicio y la vida saludable. Y así lo puede afirmar Alex- R, quien realizó varias lagartijas con 'La Diva del Bronx' sobre su espalda.
Comunidad
La gente ha hecho largas filas para poder comprar su participación y aspirar a ganar ese gran premio.
Luego de que Aramazd Andressian Sr. recibiera sentencia de 25 años de prisión a cadena perpetua por el asesinato de su propio hijo, la madre de la víctima también responsabilizó al sistema de cortes y a trabajadores sociales por cómo manejaron sus quejas y la forma en que se determinó la custodia del menor.
Un jurado en Los Ángeles le ordenó a Johnson y Johnson pagar una indemnización a una mujer que padece de cáncer de ovario. La condena se basa en que la empresa no advirtió sobre el riesgo de cáncer asociado al uso del producto. Lo más recomendable es que consulte a su doctor.
publicidad