publicidad
1 de 14
Publicidad

Por Irina Kenigsberg. Hace unos días fui a comer a la casa de mi amiga Martina, que había cocinado una fantástica tarta de brócoli, cebolla y maíz. Cuando le pregunté cómo había conseguido vegetales tan frescos y sabrosos me reveló su secreto: el brócoli era congelado y el maíz enlatado.

Publicado: 25 Feb | 03:30 PM EST
publicidad