publicidad
El Palacio de Bellas Artes

Bellas Artes como catedral para Juan Gabriel

Bellas Artes como catedral para Juan Gabriel

Tras una infinidad de historias, anécdotas, condolencias (Obama incluido), el cantante Juan Gabriel será despedido el próximo lunes por miles en el Palacio de Bellas Artes, máximo recinto cultural de México. Porque ¿dónde merece ser homenajeado un mexicano ejemplar?

El Palacio de Bellas Artes
El Palacio de Bellas Artes

La oferta la hizo el propio secretario de Cultura de México, Rafael Tovar y de Teresa, por instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto, apenas unas horas después de conocerse la noticia del deceso de Juanga. “Bellas Artes, listo para recibir a Juan Gabriel esta semana”, declaró el funcionario .

Este martes lo confirmó a través de su cuenta de Twitter.

Tras la decisión de sus familiares, ese Palacio de la Ciudad de México, uno de los más bellos del mundo, máxima expresión de la cultura mexicana y el teatro lírico más importante del país, albergará los restos del ídolo para que el pueblo —al que tantas veces le cantó— se despida de él.


Cantinflas, Paz, María Félix, Monsiváis

Hasta en la muerte hay clases, dirán algunos. El hoy mundialmente conocido 'Divo de Juárez' será homenajeado en Bellas Artes como lo fueron en su tiempo figuras como Mario Moreno “Cantinflas” (1993), Octavio Paz (1998), María Félix (2002) o Carlos Monsiváis (2010), entre muchos otros.

Interior del Palacio de Bellas Artes durante el funeral de Carlos Fuente...
Interior del Palacio de Bellas Artes durante el funeral de Carlos Fuentes 2012.

Fue justamente este último, Don Monsi, uno de los mejores cronistas de la cultura popular mexicana ( LA Cultura, al fin), quien defendió a su amigo Alberto Aguilera Valadez cuando se anunció que ofrecería un concierto en el Palacio de Bellas Artes.

En 1990, Juan Gabriel llenó —reventó— el máximo recinto cultural de México. Y lo hizo con mariachi y con la Orquesta Sinfónica Nacional. Y lo hizo con bota de tacón y un traje de luces, como un torero que salta al ruedo de la hipocresía y el esnobismo de la cultura mexicana. ¿Por qué, ay, cómo es posible? Un cantante popular donde aún retumban las notas de las obras de Carlos Chávez o José Pablo Moncayo —“Hasta que te conocí” bien podría ser el “Huapango” de nuestra generación—.

publicidad


Agudo observador, Carlos Monsiváis escribió esta crónica sobre una de las noches del ya clásico concierto. Años atrás, Don Monsi —fallecido en 2010 y cuyo féretro fuera cubierto con la bandera de la comunidad LGBT en Bellas Artes, ¡Oh, sacrilegio!— había dedicado al cantante un ensayo en su libro Escenas de pudor y liviandad.

“Un Ídolo es un convenio multigeneracional, la respuesta emocional a la falta de preguntas sentimentales, una versión difícilmente perfeccionable de la alegría, el espíritu romántico, la suave o agresiva ruptura de la norma”.

Enrique Krauze, otro destacado intelectual mexicano, calificó recientemente a Juan Gabriel como un patriota en un ensayo publicado en Letras libres: “Su gira postrera se tituló México lo es todo. Iba a recorrer diecisiete ciudades. En los coléricos tiempos de Trump ese acto patriótico, esa hazaña final, valiente y malograda, es el broche de oro a la carrera de un ídolo entrañable. Y fue su mayor lección a un México que se ha dejado llevar por odios ideológicos ajenos a su esencia y parece haber olvidado el amor al hogar común, a la patria”.

Hay, sin embargo y como siempre, detractores. Voces que se alzan contra el ídolo, a los que les da 'hueva' (flojera), pues, como al ilustre director de Cultura de Mérida, al sur del país, Irving Berlín Villafaña. O como al flamante director de TV UNAM (una de las máximas instituciones culturales públicas de México), Nicolás Alvarado, a quien Juan Gabriel le parece 'naco' —un espectador menos en Bellas Artes, señores— .

publicidad

Icono de cultura popular

El presidente Porfirio Díaz, un hombre humilde hecho a sí mismo como Juan Gabriel, mandó construir el Palacio de Bellas Artes a principios del siglo XX con la idea de que fuera un recinto para la cultura mexicana. ¿Qué es la cultura en un país como México, donde hay uno de los índices de lectura más bajos del mundo (un mexicano lee en promedio tres libros al año y su presidente no puede nombrar ni uno) y donde casi el 50% de su población vive en pobreza?

Juan Gabriel, un músico lírico que cantaba “No tengo dinero ni nada que dar”, logró llevar su música al escenario de maestros como Chávez o Moncayo. Y si hay justicia en la poesía, en Bellas Artes debe ser despedido. Justamente en honor a lo que siempre fue, a lo que ya es: un icono indiscutible de la cultura popular.

Relacionado
'Juan Ga' durante su presentación en los premios GRAMMY latinos...
El Noa Noa y otros lugares emblemáticos definidos por Juan Gabriel
Las ciudades en las que vivió, los escenarios en los que cantó. Estos son los lugares que marcaron la música y la vida de Juan Gabriel, el Divo de Juárez.

También ve:


publicidad
publicidad
El Día de Acción de Gracias significa para muchos alegría y esperanza, ya que se reúnen con todos sus seres queridos y comparten en familia, pero no todos tienen la posibilidad de viajar y estar acompañados. Los expertos recomiendan ver estas fechas con optimismo y no mantenerse solos, para que la depresión y melancolía no hagan efecto negativo.
La cancelación del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) para inmigrantes provenientes de Nicaragua y Haití pone en el limbo a cientos de miles de personas que han hecho una vida en Estados Unidos. León Krauze nos explica qué tan profundas son sus raíces en este país.
El cartón es actualmente uno de los artículos mejor pagados por los centros de reciclaje, este miércoles amaneció a 115 dólares la tonelada. En California existen más de 900 centros de reciclaje y está época de año, por la gran cantidad de compras que se realizan, es propicia para reciclar este material que por lo general termina en la basura.
Como ya es tradición, la Misión Fred Jordan abrió sus puertas este miércoles para servir la cena del Día de Acción de Gracias a miles de personas de escasos recursos del condado de Los Ángeles. Cuatro mil voluntarios participaron en este evento caritativo.
publicidad