publicidad
Times Square quedó lista para la gran fiesta de Año Nuevo.

Times Square se prepara para fin de año

Times Square se prepara para fin de año

Times Square se prepara para fin de año, una tradición que reúne en la icónica plaza cerca de un millón de personas

Times Square quedó lista para la gran fiesta de Año Nuevo.
Times Square quedó lista para la gran fiesta de Año Nuevo.

Times Square se prepara para fin de año, una tradición que reúne en la icónica plaza cerca de un millón de personas, la mayoría turistas, con reforzadas medidas de seguridad y el habitual negocio para los comercios de la zona, que elevarán sus precios para hacer el agosto el día 31 de diciembre.

Dos millones de personas celebrarán Año Nuevo en Times Square Univision

Los turistas que hoy inmortalizaban su visita a Nueva York fotografiándose en Times Square han podido captar como la bola que bajará tras la cuenta atrás en el número 1 de la famosa plaza era recubierta por 288 cristales luminosos.

El show de fin de año en Times Square es seguido por alrededor de 1000 millones de personas en todo el mundo por televisión.

Los valientes que prefieran verlo en vivo podrán escuchar en directo las actuaciones de Jessie J, Carrie Underwood, Demi Lovato, Luke Bryan o Maluma, entre otros.

Este año la previsión meteorológica es menos fría que en otras ocasiones, con 55 grados.

"Ya estuve una vez y nunca más me verán por ahí. Llegué a las 12 de la mañana y ya no cabía un alfiler. Doce horas sin poder comer, estirar las piernas o ir al baño", contó Carlos, un español que lleva tres años en Nueva York.

publicidad

Pese a las advertencias, muchos de aquellos que vivan por primera vez el cambio de año en la Gran Manzana no podrán evitar acercarse a la luminosa plaza y su ritual de la cuenta atrás por aquello de que "hay que hacerlo una vez en la vida", explica Gabriela, una hondureña que esta mañana paseaba por las inmediaciones.

Quienes no tengan problemas de presupuesto quizá se aventuren a pagar bastante más de lo habitual en los restaurantes de la zona, aunque eso sí, tendrán que preparar al menos 400 dólares por persona, según recogía hoy The New York Post.

Ese precio es el del menú de fin de año en el Olive Garden de Times Square, donde solo prometen "visión limitada" del espectáculo.

También se disparan los precios en el Bubba Gump Shrimp, donde esa noche hay que desembolsar 799 dólares por persona, pese a que en ese mismo lugar un plato de sus famosas gambas homenaje a la película "Forrest Gump" solo cueste 15 dólares.

Más allá del espectáculo y los menús, este año además estarán muy presentes las medidas de seguridad, que aunque ya se incrementaron hace catorce años tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, en esta ocasión serán reforzadas tras lo sucedido en París en el mes de noviembre.

Como ya sucedió en el último desfile de Acción de Gracias, la policía de Nueva York incrementará su presencia en Times Square, que en los últimos dos meses está más vigilada que nunca dada la gran afluencia de turistas.

publicidad

Este 31 de diciembre se cumplirán 111 años desde que los dueños del número 1 de Times Square decidieran celebrar una fiesta en su último piso.

La primera vez que la bola bajó tras una cuenta atrás fue en 1907 y desde entonces se ha convertido en un evento icónico de Nueva York y en una tradición de recepción del año nuevo.

Durante más de seis horas, y una vez los organizadores han separado a los asistentes en distintas áreas para garantizar la seguridad de la zona, empiezan las actuaciones para distraer la larga espera.

Quince minutos después del fin de fiesta y el "beso de año nuevo" tocará abandonar el lugar, una tarea que puede llevar otra hora entera, para dejar paso al batallón de la limpieza.

Al día siguiente Times Square tiene que seguir siendo Times Square.

publicidad
publicidad
Tres hombres y una mujer fueron detenidos por presuntamente agredir a policías a las afueras del centro de convenciones de Phoenix.
Elementos de seguridad cerca del centro de convenciones lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a los grupos de manifestantes que se reunieron en el lugar.
Expertos médicos aseguran que un buen desayuno es el inicio de un buen rendimiento académico para los estudiantes. Por otro lado, aseguran que las comidas pesadas provocan problemas de sobrepeso y aumentan la pereza en los menores.
La protesta tiene como fin renombramiento de una calle y la remoción del monumento del general italiano Italo Balbo por la historia que este representa.
publicidad