publicidad

Columna: Ya no te aferres

Columna: Ya no te aferres

Aferrarse significa atrapar, asegurar, afianzar, retener, aprisionar. Mientras mayor el vacío, más intenso el aferramiento.

No te aferres

Por Valeria Villa*

@valevillag

Quienes tienen poca capacidad para estar solos, siempre enfocarán la atención en los otros, para que llenen ese espacio que viven como trágico, llamado soledad. Aquellos que no saben qué hacer para sentirse contentos, dependerán de otros para ser felices.

Aferrarse es amar desde la dependencia, desde el sentimiento de estar incompleto, desde la idealización que es necesaria para quedarse con alguien pase lo que pase, aunque la relación se haya vuelto de espanto y desamor. En un mundo inventado, las cosas no van tan mal. Sin aterrizar en la realidad, es posible permanecer junto a alguien con quien se sufre la mayor parte del tiempo.

Para aferrarse hace falta un yo devaluado, que acepta migajas de atención, de respeto y de cariño. Devaluarse es un aprendizaje temprano acompañado de un sentimiento de carencia. Desde lo inconsciente, se eligen parejas que no le aman y si hubiera oportunidades de ser amado, se encargaría de destruirlas.

Se aferra quien piensa que la vida tiene que ser sufrida y está dispuesto a aceptar situaciones dolorosas.

Aferrarse, devaluarse

Se aferra quien idealiza el amor, incapaz de verlo como es, lleno de claroscuros.

Se aferra quien experimenta sentimientos frecuentes de abandono, vacío y soledad.

Se aferra aquel que se acostumbra a las decepciones amorosas y las vive como algo normal.

Se aferra quien acepta relaciones no amorosas, de explotación, o de falta de reciprocidad, por creer que no puede aspirar a más.

publicidad

Se aferra quien rechaza las relaciones pacíficas, basadas en el respeto y en la empatía. Las aleja al no creerse merecedor de ellas.

Se aferra quien depende emocionalmente de la opinión de los demás.

Se aferra quien tiene dificultad para despedirse de ciclos que han terminado.

Los antídotos para estos síntomas son el autoconocimiento, reconocer que se tiene un problema de amor propio, desarrollar con paciencia autonomía afectiva: la certeza de que se es digno de amor y respeto.

Mientras más interesante sea una vida, más llena de retos, pasiones y diversidad de relaciones, menor será el riesgo de aferrarse a un amor de mala calidad.


*Valeria Villa. Psicoterapeuta desde hace 15 años. Hace divulgación sobre bienestar emocional en radio, televisión y prensa escrita.

publicidad
publicidad
Impactantes las revelaciones que hizo el actor sobre la dura situación por la que está pasando con respecto a su separación de la venezolana y el futuro de su hijo Matías.
El actor se derrumbó ante los medios de comunicación cuando le preguntaron por su reciente separación de De Sousa. Gil le recriminó a su expareja que hubiera dejado solo durante seis días al bebé que tienen en común para hacerse una fotos para una revista.
Seguimos muy de cerca el caso ente los artistas que tiene consternado el mundo del entrenamiento y ha generado muchas opiniones a favor y en contra de su separación.
Después de que Julián Gil entablara una demanda porque la madre de su hijo no le deja verlo, nuestro panel opinó acerca de las conductas, a veces extrañas, de una pareja que se separa.
publicidad