publicidad

Alimentación ayurvédica: el equilibrio está en lo que comes

Alimentación ayurvédica: el equilibrio está en lo que comes

Los alimentos afectan nuestro desarrollo. La dieta ayurvédica distingue los beneficios que la comida aporta al cuerpo y mente.

Conoce los beneficios de alimentarte según tu personalidad.

Por Valeria León


A cada persona le resultan benéficas ciertas cosas que podrían ser catastróficas para otras. Así podría resumirse el fundamento de la alimentación ayurvédica. 


Somos personas distintas y por tanto nuestros cuerpos reaccionan diferente a los estímulos que recibimos. De acuerdo con sus cualidades físicas y psicológicas, los cuerpos se dividen en tres en la teoría ayurvédica, que se llaman doshas: vata, kapha y pitta


Cada uno representa una combinación de dos de los cuatro elementos universales (agua, aire, fuego y tierra). Para conocer qué tipo de cuerpo ( dosha) eres de acuerdo con la filosofía ayurvédica, contesta  este cuestionario.


En tu personalidad puede destacar más una característica que otra, y la suma configura un tipo de dosha. La dieta ayurvédica propone equilibrar el cuerpo y la mente a través de la alimentación. Conocer qué tipo de comida favorece a tu cuerpo permite contrarrestar los efectos negativos de tu personalidad. 


Por ejemplo, las características principales de un dosha vata son la creatividad, energía y sensibilidad. Generalmente, son personas que prefieren el clima cálido y húmedo, y su piel casi siempre permanece humectada de manera natural. 


Por el contrario, una persona pitta prefiere los climas fríos, es irritable, trabajadora y productiva, de masa muscular mediana. Emocionalmente, tiene un intelecto poderoso y una fuerte habilidad para concentrarse. Son precisos y directos cuando hablan.


publicidad


Los kapha tienen un tono muscular pesado, son estables y metódicos. Prefieren los climas cálidos y presentan una piel grasa y radiante. 


El balance 

Hay formas de alimentación que pueden equilibrar las personalidades de cada dosha. La dieta ayurvédica divide los sabores en seis diferentes tipos: dulce, agrio, salado, amargo, picante y astringente. Cada uno de éstos tiene efectos en la mente y cuerpo, que pueden llegar a agravar o pacificar a una persona. 


Por ejemplo, una persona pitta puede encenderse si come demasiados alimentos picantes y calientes. La función primordial de pitta es la transformación y los sabores que lo balancean son los amargos, astringentes y dulces. Debe favorecer la ingesta de alimentos fríos, como melón y calabazas. Los aceites que mejor pacifican a pitta es el de coco y el de aguacate. 

Las verduras recomendadas con espárragos, calabazas, papas, coliflor, brócoli y lechuga. 


La ansiedad de vata puede llegar a niveles altos si excede el consumo de sabores amargos, contenidos en alimentos como el chocolate y el café. De igual forma debe evitar los sabores picantes y astringentes, incluso en las verduras como la berenjena, que tienen un sabor predominantemente astringente. 


Cuando vata presenta signos de exceso se muestra preocupado, estresado, con dolor de articulaciones e insomnio. Los sabores que favorecen el balance de vata son los dulces, ácidos y salados.


publicidad


Mientras que a vata le hace bien consumir aceites y grasas, como almendras y nueces, esto puede ser fatal para kapha; los alimentos con sabores picantes, amargos y astringentes son pacificadores para ellos. Deben comer pocas cantidades de elote y muchos vegetales. Aunque los sabores dulces no son recomendados para kapha, la miel es un excelente pacificador para este dosha. En desbalance o excesos,  la gente de este tipo tiene una tendencia a sobrereaccionar, y experimenta sensaciones de pesadez y dificultades para despertar en las mañanas. 

Privilegiar unos sabores sobre otros favorece el proceso digestivo, además de mantener el balance y serenidad en el cuerpo y la mente. Estos beneficios aumentan si la dieta ayurvédica se ajusta a la estación del año.


publicidad
publicidad
Joseph Guay dio paso a esta instalación, de 40 pies de ancho y 16 de alto, para alertar sobre las políticas del actual gobierno de Donald Trump. Su creación plasma la cara del mandatario, por un lado, mientras que por el otro pinta una bandera de México.
Llegó a Dallas un camión que transporta una carga de unidad. Se trata del camión de la iniciativa ‘Mi voz cuenta’, especialmente diseñado con ventanas que permiten ver el muro que transporta, construido con 160 dibujos realizados por niños inmigrantes. Al culminar su trayecto por el país, se cree que contará con 5,000 dibujos.
Según autoridades, ha hurtado más de 1,300 dólares en licores y cigarrillos.
Fundado hace 26 años por una pareja de mexicanos, este lugar se ha vuelto el fiel reflejo de que el trabajo duro da sus frutos.
publicidad