publicidad

Pedro Infante: así fue el accidente que impidió que triunfara el amor

Pedro Infante: así fue el accidente que impidió que triunfara el amor

Hace 60 años, Pedro Infante -leyenda de la música y el cine mexicano- despertó antes de las 5:30 de la mañana, dispuesto a impugnar la anulación de su matrimonio. Emprendió un vuelo que, en vez de llevarlo a la Ciudad de México, tuvo como destino final la inmortalidad.

Las tumbas de famosos como Pedro Infante y María Félix encierran escalofriantes secretos Univision

El lunes 15 de abril de 1957, el idolatrado artista mexicano Pedro Infante perdió la vida en un accidente aéreo que aún hoy (este sábado serán ya 60 años de la tragedia) sigue dando de qué hablar, entre especulaciones sobre si realmente la fulgurante estrella de la canción y el cine había fallecido repentinamente cuando apenas tenía 39 años.

"Cuando uno comienza esta carrera, lo que quiere uno es que lo vean, que lo jalen, que le pidan autógrafos. Ya cuando se logra, bueno pues hay que hacerlo con mucho gusto", comentó el intérprete de 366 canciones y protagonista de más de 30 películas al periodista Armando del Moral, en una de las últimas entrevistas grabadas que concedió.

El accidente del gran ídolo Pedro Infante

Su desaparición causó una gran conmoción en el país. Su entrega total, su sencillez al hablar, su buen genio y la humildad que percibía el público, hicieron de Pedro Infante un auténtico ídolo de la llamada época de oro del cine mexicano (1936-1959). Para todos ellos, sin importar el país de origen, el lunes 15 de abril de 1957 no fue indiferente.

Un viaje con el amor como brújula

Aquel día comenzó muy temprano para el actor y cantante, según relató una empleada del servicio doméstico, en declaraciones que recogen Ricardo Castañeda y José Luis Vela en la publicación 'Homenaje a Pedro Infante'.

El artista se despertó, hizo ejercicios y se bañó antes de las 5:30 de la mañana, cuando comió un poco del desayuno que se le había preparado: huevos con jamón, panecillos, salchichas y café.

publicidad

Su agenda principal era impugnar el fallo que emitió la Suprema Corte de Justicia mexicana el 9 de abril y que anuló su matrimonio civil con la actriz Irma Dorantes, ocurrido en el 1953. Los conflictos por sus relaciones amorosas lo habían mantenido en el ojo del huracán y en los titulares de los diarios (en particular el periódico El Excélsior que había dado seguimiento al asunto) en los últimos años.

11 frases de Pedro Infante en 11 canciones inmortales

Su primera compañera, María Luisa León, con quien se casó en el 1939, era quien había solicitado que se le declarara como la única y legítima esposa de Infante, aunque ya llevaban más de dos años separados.

Pedro vivía con Dorantes, tenían una hija y sólo faltaba que el divorcio se oficializara. Sin embargo, no quería dejar abierta la posibilidad a ser acusado de bigamia.

Con la urgencia de resolver ese vericueto judicial en mente, Pedro Infante subió a su motocicleta y se trasladó hasta el aeropuerto de Mérida, capital de Yucatán, para tomar un vuelo que en "tres horas con 55 minutos", según había contado a Del Moral, le permitiría estar en la Ciudad de México, donde su hermano Pepe lo recogería junto a dos guardaespaldas.

publicidad

Los brazaletes

Cerca de las 6:45 de la mañana, Pedro Infante se encontró con el piloto Víctor Manuel Vidal Lorca y el mecánico Marcial Bautista, quienes lo acompañarían en el viaje a bordo del avión B-24 Liberator, un bombardero transformado en nave de carga. El intérprete de 'Maldita sea mi suerte' fungiría como copiloto, bajo el alias de 'capitán Cruz' (su segundo apellido) con el que ya acumulaba 2,989 horas de vuelo. También había sobrevivido a dos accidentes aéreos; el primero en el 1947 y el segundo, en el 1949, cuando sufrió una herida en la frente que requirió que se le colocara una placa de metal.

Confiado en su experiencia, Pedro Infante subió a la nave y poco antes de las 7:30 de la mañana, desde la pista 10, el capitán Vidal confirmó que estaban listos para despegar. Recibieron la autorización y cuando estaban a 20 metros de altura comenzaron a enfrentar problemas para seguir ascendiendo.

A las 7:54 de la mañana, entre las calles 58 y 87 en Mérida, cayó el avión, consigna José Ernesto Infante, sobrino del artista, en la publicación 'El ídolo inmortal'.

Todos los ocupantes de la nave fallecieron en el acto, por el impacto y el incendio que generó el combustible con el que iba cargada. También se reportó la muerte de la ciudadana Ruth Rossel, quien se encontraba en los alrededores.

Aunque los restos, según las autoridades de la época, quedaron irreconocibles, Teresa Vidal, hija del capitán y maestro de aviación de Pedro Infante, reveló al programa 'La historia detrás del mito', la información que recibió de lo sucedido.

"Mi mamá nos contaba que realmente era irreconocible, no se sabía diferenciar qué restos eran de Pedro y qué restos eran de mi papá. Que lo que sí era muy específico era que habían encontrado dos brazos entrelazados y uno era de Pedro y uno era de mi papá, osea definitivamente eran de diferentes personas, lo que hace suponer que posiblemente ellos se abrazaron al caer el avión".

publicidad

También fueron recuperados dos brazaletes de oro en la escena del accidente. Uno de ellos era de Pedro Infante y el otro le pertenecía a su maestro de aviación. Se lo había regalado el llamado 'Ídolo de Guamúchil' y según Teresa Vidal, tenía grabado el mensaje: "Recuerdo de Pedro Infante, para el capitán Vidal".

Así se enteró el mundo

A las 8:15 de la mañana, el locutor Humberto Sánchez Rodríguez, de la estación XEMH, interrumpió la programación y la audiencia escuchó lo siguiente: "¿Es realmente cierto que nuestro querido Pedro Infante ha fallecido?" -le preguntó al reportero Fernando Vales, quien le respondió - "Lamentablemente sí es cierto. Aquí tenemos las órdenes de despacho debidamente firmadas por Pedro Infante como copiloto".

Notablemente afectado, Sánchez Rodríguez expresó: "Desgraciadamente, XEMH Radio Mérida confirma, en una forma oficial, la muerte de nuestro querido actor Pedro Infante".

Casi tres horas más tarde, a las 11:12 de la mañana, Manuel Bernal fue quien desde la Ciudad de México reconfirmó al mundo la noticia, a través de la estación radial XEW.

publicidad

"Pedro, nuestro amado Pedro... y esto ha sido confirmado, ha muerto en un trágico accidente en Mérida, Yucatán".

Los restos mortales de Pedro Infante fueron trasladados al teatro Jorge Negrete, donde por 22 horas se honró su memoria. A Irma Dorantes no se le permitió el ingreso.

Y el miércoles 17 de abril, cerca de 300,000 personas se congregaron en la Ciudad de México para acompañarlo a su última morada, en la fila 26, Fosa 54, del Pateón Jardín, donde desde entonces, cada 15 de abril, no faltan las flores, las velas, la música y el tributo al ídolo del pueblo.

Mira también:

Curiosidades que no sabías de Pedro Infante
publicidad
Contenidos Relacionados
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad