publicidad
Kim y Kourtney Kardashian, durante un descanso de la entrevista con Univision.com.

Un día en Nueva York, con las Kardashian

Un día en Nueva York, con las Kardashian

Kourtney y Kim Kardashian se encontraron con Univision en la primera entrevista que conceden a un medio hispano. Aquí, la crónica del encuentro.

Kim y Kourtney Kardashian, durante un descanso de la entrevista con Univ...
Kim y Kourtney Kardashian, durante un descanso de la entrevista con Univision.com.

Kim Kardashian se ha convertido en mi stalker, mi fantasma personal. En los últimos días, desde que se confirmó la entrevista con ella y con su hermana, de un momento a otro Kim está en todos lados, aparece en todos lados. Como ahora.

Desde el mostrador de un puesto de revistas del Aeropuerto de Miami, la mujer más sexi del mundo me mira fijamente, inmóvil en la tapa de la última Glamour. Y la última People. Y la última Icon. Y cuando intento no mirarla, un televisor en la pared retransmite el último episodio de Keeping Up With The Kardashians, el reality de E! con el que Kim y su familia tienen cautivo al público americano.

Lee la entrevista completa a las Kardashian aquí.

Más tarde me dirá, en mi cara, que le encantan los hombres latinos "que somos sexis", que ella es "sexi desde los tres años" y que "Kourtney es la MILF de las hermanas". Más tarde Kim estará de buen humor. Pero falta mucho para eso.

publicidad

Mi vuelo está por salir y si mis cálculos no fallan, si no me sorprende antes el Armagedón, o si el avión no se cae camino a Nueva York, en unas horas estaré sentado frente a Kim y Kourtney Kardashian, y será la primera entrevista que las hermanas le concederán a un medio hispano.

¿Nervioso? No. Impaciente. Me subo al avión. Para leer, llevo Kardashian Konfidential, el libro muy fucsia en el que Kim, Kourtney y Khloé Kardashian le cuentan al público la parte de su vida que no se ve en la tele.

Hace un frío horrendo en la Ciudad Que Nunca Duerme. Más tarde, Kim me dirá que le encanta Nueva York y que su nuevo show, Kourtney and Kim Take New York, es "la versión en reality de Sex and the City".

" Wow, la nieve", le digo a mi camarógrafo, Erick Claux, con mi cara de miamero provinciano. La entrevista será en un par de horas así que vamos dejando todo listo. En su Twitter Kim acaba de escribir que estuvo esta mañana con la estrella del Today Show, Matt Lauer, y anoche con David Letterman, y más tarde con el reemplazo de Larry King en CNN, Piers Morgan. ¿De Univision? Nada, no ha dicho nada. Todavía.

¡Taxi! A Times Square, por favor. En el camino repaso en mi cabeza la historia de las Kardashian: su padre, Robert Kardashian, fue el famoso abogado que salvó a O. J. Simpson de la cárcel y amasó una enorme fortuna con la que dio a sus hijas una vida de grandes privilegios. Son de Los Angeles, de sangre armenia. Kourtney es la mayor, tiene un niño. Kim es la segunda, la más sexi, la soltera.

publicidad

No son actrices, no cantan, pero son acaso la familia de entertainers más famosa de América, y en un país sin realeza, son una casta nueva de princesas, que dejan entrar a todos en su casa y que han hecho de ese contacto no mediado el fuerte de su carisma. Y más tarde, Kourtney me dirá que escribieron Kardashian Konfidential para que "sus fans conocieran de primera mano" la prehistoria de Keeping Up With the Kardashians. O sea, para que finalmente lo sepan todo sobre ellas.

El taxi que me lleva tiene un anuncio encima de Kourtney and Kim Take New York. Se ven sexis y perfectas. Levanto la vista y una foto de seis pisos de Piers Morgan se me pone enfrente. Esto es acoso, pienso. ¿Nervioso? Ahora sí.

Señoras y señores, las Kardashian

.

El set está listo y, por una media hora, apacible y silencioso. Aún no son las cinco y detrás de la ventana ya es de noche en Nueva York. De pronto un barullo como una avalancha comienza a crecer al fondo de un pasillo, y aparecen una, dos, tres, ocho personas, y detrás de ellas, por fin, las Kardashian.

Nos saludan con cortesía, pero sin despegarse realmente de sus celulares. "¡Me están inventando un romance con Kanye!", le dice Kim a Kourtney sin sacar los ojos del BlackBerry, y a mí me toma unos segundos adivinar que hablan de Kanye West, y que para ellas algunos nombres no van con apellido.

Es un chisme nuevo y Kim se acaba de enterar. En unos minutos, me dirá que es imposible prestar atención a todo lo que se dice sobre ella. "Una semana estoy embarazada, otra semana estoy muerta", dirá. "Una vez dijeron que había matado a un perro con mis tacones y que le prendí fuego, y que luego me arrestaron".

publicidad

Kim tiene hambre y, al mejor estilo neoyorquino, pide pizza. Les habla a todos y a nadie en particular. "Cuatro tajadas", añade. Pero antes de que llegue el pedido empieza la entrevista y de arranque hablamos de México. "¡Nos encanta México!", dicen a dúo y añaden que hablan español. No es así pero no importa, quieren caer bien. Caen bien.

Kourtney es más locuaz. "Me encanta el guacamole", dice, y su hermana añade que en la casa de los Kardashian se hace un guacamole delicioso.

¿De dónde proviene esa fascinación por ustedes? "Creo que es porque [el público] nos ve en familia, y ve que somos muy unidas", explica Kourtney. "Porque dejamos que la gente entre en nuestras vidas. Y somos tantas que normalmente la gente se identifica con alguna de nosotras… o porque piensan que estamos totalmente locas y les encanta ver eso".

O todas las anteriores. Lo importante es que las Kardashian no han desaprovechado esta ráfaga de popularidad. Con boutiques de moda en Miami, Los Ángeles y Nueva York, perfumes con su nombre y una presencia casi invasiva en la televisión estadounidense (delante y detás de cámaras), la fama de las Kardashian rebasó hace tiempo los "15 minutos" que han tenido otros.

Se termina la entrevista y cuando levanto la mirada hay más gente en la sala que cuando empezamos a charlar. Kourtney y Kim se toman fotos con medio mundo, se despiden y se van a echarle mano a la pizza de queso que las espera en otra sala de la Torre Viacom.

publicidad

Afuera, el frío está ligeramente peor, pero no me quejo. Erick, el camarógrafo, tampoco. Todo salió bien. De maravilla, la verdad. ¿Habrá puesto Kim en Twitter algo sobre nosotros? ¿Habrá puesto algo Kourtney? Nada, nada todavía. " Brother", le digo a Erick, "las Kardashian creen que somos sexis". "Alucina eso, brother", me responde. Con suerte, ese será el tema de su próximo tweet.

publicidad
publicidad
publicidad
La exatleta reveló en una entrevista de CNN que consideraría postularse para un cargo público en los próximos dos años.
Además; la rutina de ejercicio para las pompas, William se llevó un regaño y todos querían probar el invento del chef Jesús. Síguenos en #DAEnUnMinuto.
El cantante puertorriqueño ha alcanzado una gran popularidad por su canción 'Despacito' y muchos famosos han querido cantarla, como Justin Bieber.
Orlando Segura capturó la llegada de Iván Aguilera a la corte, sin embargo, no fue posible que el hijo del ‘Divo de México’ diera declaraciones. En las próximas horas se espera que Iván se encuentre por primera vez se verá con su hermano Joao.