publicidad

López divorcia a la mujer que le donó riñón

López divorcia a la mujer que le donó riñón

George López y su esposa Ann López anunciaron que han decidido separarse tras 17 años de matrimonio.

López se divorcia después de 17 años de matrimonio

LOS ANGELES, California - El cómico y popular presentador de televisión George López y su esposa Ann López anunciaron que han decidido separarse tras 17 años de matrimonio, según informó la revista People.

“Padres  entregados  y compañeros”

La pareja se casó en 1993 y son padres de un hijo, Mayan López.

"George y Ann López han tomado la decisión de poner fin a su matrimonio de forma amigable y de mutuo acuerdo", dijo a la revista un representante del programa de entrevistas Lopez Tonight que presenta el artista latino en la cadena TBS.

"Continúan siendo padres entregados y compañeros con compromisos en los negocios y en su organización filantrópica The Lopez Foundation", aseguró ese portavoz.

En 2005, Ann donó uno de sus riñones a López, de 49 años, quien por entonces aseguró que su mujer le había dado la vida y que nunca podría devolverle el gesto.

"Lo que puedo hacer es hacerla tan feliz como ella pensó que yo le haría cuando nos casamos", comentó el cómico tras la exitosa operación.

publicidad
publicidad
La madre alega que salió de las malas condiciones en que vivía con su familia y como no recibía ayuda del gobierno, buscó un techo en donde vivir. La mujer se enfrentó con la policía, que quiso desalojarla, y recibió el respaldo de los vecinos.
Aunque la policía insiste en que se trató de un homicidio y pide la colaboración de la comunidad para dar con pistas que ayuden a resolver el caso, el padre de la víctima cree que la muerte de su hijo se debe a otra situación.
Los agentes fueron trasladados al hospital y se encuentran bien, según el vocero de la policía. Cerca de la zona de los hechos arrestaron a un joven, pero se desconoce si tiene una relación con lo ocurrido.
La policía de Dallas solicita de su ayuda para la identificación de dos sujetos que irrumpieron sin permiso a dos habitaciones del hotel Ritz Carlton en Dallas. Los cuartos eran de los invitados a una boda, y en la imagen de vigilancia se aprecia a los dos sujetos cuando abandonaban el lugar.
publicidad