publicidad
Imagen de uno de los reclusos

En una prisión de máxima seguridad de Nicaragua gracias a Facebook

En una prisión de máxima seguridad de Nicaragua gracias a Facebook

En un país donde las puertas de las cárceles están cerradas a observadores, una cuenta de Facebook da acceso a la vida cotidiana de los reclusos y denuncia abusos.

Imagen de uno de los reclusos
Imagen de uno de los reclusos

Por Tim Rogers, @nicadispatch (Fusion)

Hace siete años,  el gobierno sandinista cerró las cárceles estatales de Nicaragua a observadores que solían hacer visitas periódicas para verificar las condiciones de las prisiones e investigar las muertes de reclusos.

Desde entonces, lo que sucede tras los muros de las prisiones de Nicaragua es objeto de rumores, historias no corroboradas de horrores e informes poco fiables emitidos por los medios de comunicación del gobierno. 

Pero gracias a una página Facebook mantenida secretamente y a decenas de colaboradores entre los reclusos que toman fotos mediante teléfonos celulares de contrabando, los nicaragüenses tienen por primera vez acceso a la dura vida de la cárcel de máxima seguridad denominada La Modelo. 

En una prisión de máxima seguridad de Nicaragua gracias a Facebook carce...

La comunidad Facebook SPN “La Modelo” Nicaragua presenta decenas selfies tomadas en el pabellón y granulosas fotos tomadas con teléfonos con celulares, muchas de las cuales son bastante artísticas.

La intención de parte del contenido es denunciar el abuso y el maltrato, mientras que otros aportes simplemente sirven de crónica de la vida real dentro de la prisión, y las relaciones que allí forjan los reclusos.

Esta página la mantiene una misteriosa administradora cuya identidad permanece un secreto. 

La página muestra escenas cotidianas como este combate de boxeo entre re...
La página muestra escenas cotidianas como este combate de boxeo entre reclusos.

En una esporádica conversación a través de mensajes directos (DM) que se extendió por varios días a horas extrañas, la desconocida administradora me dijo que era hermana de un recluso y que ella no estaba dentro del penal.

La mujer asegura que las fotos tomadas dentro de la prisión se las envían mediante WhatsApp o mensaje directo de Facebook, y que ella se encarga de subirlas a la página.

“Me vino la idea de iniciar la página después de ir a visitar a mi hermano, quien llegó allí recientemente y vi el maltrato por parte de los guardias de la prisión, cómo maltratan a las familias de los prisioneros”, afirma.

“Decidí crear esta  página con el objetivo de mostrarles a las personas cómo viven los prisioneros y cómo es estar encerrad", agregó "Porque todos somos humanos, y podemos tener una segunda oportunidad.”

publicidad

La página fue creada en 2013, pero fue el secreto mejor guardado en los medios sociales de Nicaragua hasta que la misteriosa administradora inició una campaña promocional pagada en Facebook. Pronto la página salió de la oscuridad hasta tener 8,700 seguidores, la mayoría en el país centroamericano.

El recluso Jairo Urbina se cosió los labios en protesta por los abusos d...
El recluso Jairo Urbina se cosió los labios en protesta por los abusos dentro de la cárcel.

“Ahora me llegan tantos mensajes que no puedo contestarlos todos”, dice.

La administradora apunta que el gobierno y las autoridades de la prisión se sienten “obviamente molestos por la presencia de esta página porque no quieren que nadie sepa la realidad de lo que existe adentro”.

Como resultado, señala que mantiene en estricta reserva su verdadera identidad y la de su hermano encarcelado. 

“La verdad es que nadie sabe quién soy y nadie necesita saberlo”, asegura y añade que esa cuenta tiene enlaces con perfiles Facebook falsos para ocultar aún más su verdadera identidad. “Esto es como un secreto que solamente conozco yo.”

Líderes nicaragüenses en derechos humanos dicen que un gobierno tan sigiloso se merece tener probar un poco de su propia medicina. 

En una prisión de máxima seguridad de Nicaragua gracias a Facebook carce...

Es una manera alternativa de denunciar los abusos dentro de la cárcel”, asegura Gonzalo Carrión, director jurídico para el Centro Nicaragüense para Derechos Humanos. “No se justifica, pero se entiende”.

Carrión dice que la página Facebook y los teléfonos celulares ilegales son una manera en que los prisioneros puedan hacer que se aparte un gobierno que les ha cerrado otros espacios a ellos.

“Este gobierno es alérgico a los derechos humanos”, espetó Carrión. “Y en las cárceles no hay mecanismo que vele por los derechos humanos; aquello está totalmente encerrado”. 

No obstante, la misteriosa administradora dice que espera que la página también les sirva de freno a los jóvenes que se encuentran fuera.

publicidad

“Quiero que la gente sepa cómo viven los prisioneros y que lo piensen bien antes [de cometer un delito]”.

Read this story in English here

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad