publicidad

Man on a Ledge

Man on a Ledge

En este thriller intenso y lleno de giros inesperados, el director Asger Leth toma un escenario naturalmente perturbador y crea un film lleno de suspenso.

Gana boletos para el preestreno

Cuando el ex oficial de policía devenido en fugitivo Nick Cassidy (Sam Worthington, Avatar & Clash of the Titans) entra al famoso hotel Roosevelt de 45th y Madison en Nueva York, se dirige a uno de los pisos más altos, sale por la ventana y se para en una cornisa, se convierte en una amenaza, y no sólo para su propia vida: toda una ciudad está a punto de quedar paralizada, en especial algunas personas muy tensas porque guardan grandes secretos.

Envia un email a ganatealgodallas@univision.com para la oportunidad de ganar dos boletos para el preestreno que se presentará en el AMC Northpark (8687 North Park Central Expressway, Dallas, Texas 75225) el próximo martes 24 de enero a las 7:30 p.m.

La pavorosa decisión del ex policía Cassidy de pararse en la cornisa de una torre no sólo genera una revolución en los medios sino también una situación delicada para Lydia Spencer (Elizabeth Banks, The Next Three Days & Zack and Miri Make a Porno), una negociadora del departamento de policía de Nueva York con una vida dura, que trata de convencerlo de bajar mientras compite con su rival dentro del departamento (Edward Burns, Nice Guy Johnny y 27 Dresses), que considera que Lydia tiene un conflicto de intereses.

Sin embargo, cuanto más tiempo la negociadora pasa tratando de llegar al fondo del problema, más se da cuenta de que Cassidy podría tener una segunda intención.

publicidad

Quizás tenga algo que ver con el misterioso proyecto que su hermano y ferviente seguidor (Jamie Bell, The Adventures of Tintin y Billy Elliot) está tramando con su novia (Génesis Rodriguez, Casa de mi padre) mientras Cassidy aguarda el momento oportuno en la cornisa.

O tal vez esté relacionado con los esfuerzos que el mejor amigo de Cassidy dentro del cuerpo de policía (Anthony Mackie, Real Steel y The Hurt Locker) está haciendo para bajarlo. ¿O con los negociados a puertas cerradas de un poderoso hombre de negocios (el cuatro veces nominado al Oscar® Ed Harris, Pollock y A Beautiful Mind)? A medida que se van descubriendo más piezas del rompecabezas en el transcurso de la descabellada estrategia de Cassidy, la historia del policía caído en desgracia que trata de recuperar su inocencia se va transformando en algo definitivamente más revelador.

Finalmente, lo que está en juego es mucho más peligroso que la posibilidad de que un hombre parado en una cornisa pierda el equilibrio.

En este thriller intenso y lleno de giros inesperados, el director Asger Leth (Ghosts of Cite Soleil) toma un escenario naturalmente perturbador y crea un film lleno de suspenso y giros inesperados sobre los riegos que un hombre desesperado y sin salida está dispuesto a correr para limpiar su nombre. ¿Hasta dónde llegarías tú si estuviera en juego tu vida?

Los productores de Man On A Ledge son Lorenzo di Bonaventura (Red, Transformers, Salt) y Mark Vahradian (Red) de Summit Entertainment; los productores ejecutivos Jake Myers y David Ready (Red). El guión es de Pablo F. Fenjves (The Affair).

publicidad

Paul Cameron (Man on Fire) es el director de fotografía y el director de arte es Alec Hammond (Red). Kevin Stitt (X-Men) es el editor y Susan Lyall (Red, The Beaver) es la diseñadora de vestuario.

La historia al límite

Desde sus días como presidente de producción de Warner Bros., el productor Lorenzo di Bonaventura está deseando transformar en película el guión de Man on a Ledge. Obviamente, todo comenzó con el innegable atractivo del título. “La historia es inherentemente dramática”, dice di Bonaventura. También es una frase famosa. Como explica el productor Mark Vahradian: “Es un término real de la policía estadounidense, ‘hombre sobre una cornisa': lo usan cuando alguien está trepado a un edificio y va a saltar”.

Es una película donde toda cambia constantemente”, explica di Bonaventura.

La película empieza con un hombre desconocido vestido de traje que sale del subte de Nueva York y reserva una habitación en un hotel exclusivo del centro. Pide una comida ostentosa, que incluye champagne y langosta y después escribe una nota, sale por la ventana y se queda parado en la cornisa de su habitación. Para el público, se trata de un hombre desesperado, quizás alguien que busca escapar de la crisis económica mediante la única solución que conoce: ponerle fin a todo.

“Hay algo cautivante en la idea de un hombre sobre una cornisa”, sigue di Bonaventura. “¿Va a saltar?, ¿no va a saltar? Hablamos mucho con policías veteranos y con personas que estuvieron en una situación como esta y, por lo general, dicen que las personas que están abajo desean solo en un 50% que el suicida no salte y en el mismo porcentaje que sí lo haga. Puede parecer un poco enfermo pero supongo que es la naturaleza humana. Creo que esa es la razón por la que el guión nos pareció tan atractivo. En este caso, queríamos que hubiera mucha interacción entre la cornisa y lo que está pasando abajo”.

publicidad

El productor ejecutivo David Ready agrega: “La historia tenía algo muy romántico. Es una historia de redención sobre una persona que apuesta todo en un solo día para recuperar su vida. En este sentido, tanto para mí como para el resto del grupo, apelaba a todas las emociones”.

Luego corte a una escena de prisión en la que volvemos a encontrarnos con nuestro "suicida", Nick Cassidy (Sam Worthington), quien fue policía de Nueva York y ahora es un convicto sentenciado a 25 años de prisión por un crimen que no cometió. Cassidy admite al psicólogo de la prisión que tiene pensamientos suicidas y que no se siente capaz de soportar la sentencia del crimen por el que lo condenaron. Todo comienza cuando Nick acepta un trabajito nocturno de escoltar al diamante Monarch, un diamante exótico y carísimo, y alguien se lo roba. El empresario David Englander (Ed Harris) culpa a Cassidy por su desaparición y lo pone entre rejas por 25 años, lo que le permite quedarse con el dinero del seguro. Según di Bonaventura, el lema de Englander es: “si alguien te quita algo, tú le quitas más 'porque eso es ser estadounidense’”.

Cassidy sale de prisión para ir al funeral de su padre y allí asistimos a un elaborado plan de fuga y una escena de persecución que nos lleva de vuelta a la cornisa. “Cassidy”, explica di Bonaventura, “tiene un plan: probar que le tendieron una trampa para incriminarlo y, como parte del público, uno todavía cree que quizás quiere suicidarse”. Ready explica: “es un escape de prisión que se transforma en una película de robos que a su vez termina siendo una historia de amor”. Worthington concuerda: “Tiene algo que la hace diferente de otras películas de acción…Me da la oportunidad de quedarme quieto y actuar un rato, no tengo que estar todo el tiempo gritando de acá para allá".

publicidad

La historia de amor se desarrolla a través de la relación entre Cassidy y la negociadora del departamento de policía de Nueva York, Lydia Mercer (Elizabeth Banks), a quien Cassidy solicita especialmente. Mercer es una figura controvertida dentro del cuerpo de policía porque recientemente perdió a un suicida que pertenecía a la fuerza. “Cassidy elige a Mercer,” explica di Bonaventura, “porque siente que ella va a entender lo que le pasó. A él lo condenaron por algo que no hizo, a ella por algo que estaba más allá de su control”.

Man On A Ledge era un guión que fue escrito por moción propia por Pablo F. Fenjves y que Lorenzo di Bonaventura ya quería llevar a Warner Bros. cuando era presidente de la compañía. Después lo compró en nombre de Di Bonaventura Pictures. Como explica Mark Vahradian: “El guión entró a MGM Studios pero quedó trabado en algún punto del proceso y pidieron sacarlo. Después fue a Paramount y lo mandaron a Paramount Vantage. Tres meses después Paramount Vantage quebró y el guión quedó muerto de nuevo”.

Pese a todo, Di Bonaventura y Vahradian no se dieron por vencidos. Acababan de terminar Red con Summit Entertainment, así que mandaron el guión al estudio. “En Summit se enamoraron”, cuenta Vahradian. De repente, Sam Worthington estaba interesado y Summit lo compró esa misma semana. “De ahí en más todo sucedió muy pero muy rápido”, explica Vahradian.

publicidad

Para conducir la película se convocó al director Asger Leth, cuya carrera se centró principalmente en la realización de documentales. Man on a Ledge es su primer largometraje de ficción. La decisión de traer a un director tan particular era especialmente excitante para los productores, que estaban interesados en las técnicas de Leth para contar historias reales. Explica Vahradian: "Lo que Asger aportó fue la gran atención a los detalles que uno tiene que tener en cuenta cuando es documentalista. Se necesita tener la capacidad de captar lo que es interesante en el enorme marco de la realidad y moverse allí”.

Di Bonaventura describe a Leth como un osado, un atributo muy valioso en un director que va a filmar en una cornisa de 14 centímetros a 70 metros de altura sobre el centro de Manhattan. La audacia de Leth quedó demostrada en su primera reunión con Di Bonaventura. Como recuerda Leth: “Fui a la reunión por otro guión pero, mientras iba, pensaba: 'también tiene ese otro guión que me gusta mucho y del que hace un tiempo le estoy hablando a mi agente’. Así que cuando llegué le dije: ‘Ya sé que nuestra reunión es por este guión, Lorenzo, pero ese otro guión, Man On A Ledge, lo leí y me interesa mucho’”.

Di Bonaventura quedó impresionado con la idea de Leth de embarcarse en una gran película de entretenimiento para su primer film. “No le tiene miedo a los riesgos”, dice el productor. “Y yo creo que es fantástico encontrar a alguien así. Hay tantas cosas que son poco comunes en esta película que tener a alguien osado es fundamental. Además, estilísticamente, hacer documentales es muy interesante, así que teníamos la esperanza de llevar ese estilo y esa audacia a nuestra película”.

publicidad

A la semana de ese primer encuentro, Leth y Di Bonaventura se reunieron con Summit y Sam Worthington. “Worthington tenía muy poco tiempo”, explica Leth y se decidió que si iban a hacerlo, entonces tenían que empezar de inmediato.

publicidad
publicidad
El abogado Irving González explica que el principal problema es que no se ha definido exactamente qué es una ciudad santuario, y el segundo es que los policías locales alegan que su trabajo no incluye funciones migratorias. Dice además que los operativos de ICE están teniendo características irregulares contra los inmigrantes.
Existe una gran variedad de extensiones, por lo que se hace necesario saber escoger cuál es la mejor opción según su pelo natural. Dependiendo de la línea y la calidad también se establece el precio, así que asesórese antes de hacer esta inversión.
Este día hay pocas posibilidades de lluvia, aunque llegarían algunos chubascos leves. La máxima temperatura será de 83 grados y la mínima de 72. Las condiciones del tiempo cambiarán notablemente para el viernes.
El aviso afecta a unos 170,000 residentes de North Miami Beach, Ventura, Sunny Isles Beach y un área no incorporada de Miami-Dade. Para más información ingresar a www.nmbwater.com.
publicidad