publicidad

Vecinos contra Paparazzis

Vecinos contra Paparazzis

Los residentes de Malibú ya llegaron a su límite, por eso surfistas pelearon contra fotógrafos por defender a McConaughey.

Se fueron a los golpes

LOS ANGELES.- Las playas y las calles de Malibú, donde residen muchos famosos de Hollywood, se han convertido en territorio enemigo para los "paparazzi", cuya constante presencia ha terminado por sacar de quicio a vecinos y autoridades.

La animadversión popular contra estos reporteros que buscan imágenes exclusivas de celebridades llegó definitivamente a las manos el pasado fin de semana en la playa Paradise Cove, cuando un grupo de surfistas se encaró con los fotógrafos que trataban de retratar al actor Matthew McConaughey mientras se bañaba, según denunciaron estos.

El altercado, que terminó con la agresión de un paparazzi y una cámara arrojada al mar, fue recogido por varios portales de internet especializados en noticias de famosos, como TMZ o 17online.

En las imágenes se puede ver como un grupo de personas se aproxima hasta los fotógrafos a los que intentan intimidar.

"Ellos no los quieren aquí, nadie que vive aquí los quiere aquí", gritó uno de los presentes a los reporteros mientras otro sugirió pelear por ver quién se quedaba con la playa.

En la grabación se escucha a uno de los reporteros decir que la policía está en camino al tiempo que otros se defendían de las acusaciones de los bañistas.

"¡Es propiedad pública!", exclamó uno, "¡esto un trabajo, ¿ustedes qué hacen?", increpó su compañero.

publicidad

La discusión estalló y, según muestran las imágenes y la versión de los paparazzi, uno de los reporteros fue golpeado por varios surfistas mientras trataba de protegerse tirado en el suelo.

El incidente del sábado tuvo un segundo episodio el domingo y supuso el primer brote de violencia contra los cazadores de famosos en Malibú este año.

La policía investiga lo ocurrido, mientras las autoridades municipales se plantean restringir la numerosa presencia de paparazzi en la zona, convertida desde hace décadas en hogar y refugio veraniego para rostros conocidos del espectáculo.

Autoridades buscan solución

Tom Hanks, Mel Gibson, Jennifer Aniston, Brad Pitt y Angelina Jolie o Leonardo Di Caprio, son algunos de los nombres que destacan en una interminable lista de personalidades que han disfrutado de los de los acantilados de Malibú, donde es frecuente que se organicen fiestas privadas estivales.

Las quejas, tanto de famosos como de comerciantes y vecinos, recibidas en el ayuntamiento ante el incremento del número de paparazzis llevaron a la alcaldesa, Pamela Conley Ulich, a poner en marcha una comisión para estudiar las acciones que se pueden tomar contra los reporteros.

"Además de lo ocurrido en la playa, tenemos informes de otras áreas de Malibú donde la gente siente que su seguridad está en peligro. Alguien puede salir herido", comentó Ulich.

publicidad

La edil ya acusó en varias ocasiones a los paparazzi de "conducir de forma temeraria por la autopista de la costa" o perjudicar las ventas de las tiendas cuando hay un cliente famoso porque "bloquean la entrada del establecimiento".

Las autoridades han buscado asesoramiento legal en el abogado Kenneth Starr, decano de derecho de la Universidad Pepperdine de Malibú y responsable de la investigación de la aventura amorosa que Bill Clinton mantuvo con la becaria de la Casa Blanca Mónica Lewinsky cuando era presidente de Estados Unidos.

Las posibilidades de los políticos de Malibú para limitar la actuación de estos reporteros son, sin embargo, muy reducidas ya que la Constitución de Estados Unidos garantiza la libertad de prensa en todo el país.

Entre las medidas que se barajan se encuentra la imposición de una tasa municipal sobre las imágenes que se obtengan en Malibú o la creación de una zona de seguridad contra paparazzi.

Por el momento, el sheriff del condado de Los Angeles, al que pertenece Malibú, ha incrementado el número de agentes que patrullan por las playas de ese municipio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad