publicidad
Le ponen ritmo a la fiesta

¡Sofía Vergara quiere divertirse con Pitbull!

¡Sofía Vergara quiere divertirse con Pitbull!

Durante una exclusiva velada la colombiana se aburrió de la música y exigió al DJ que pusiera su canción favorita de Pitbull, ¿qué tal?

Le ponen ritmo a la fiesta
Le ponen ritmo a la fiesta

Este fin de semana en una exclusiva fiesta que reunió a políticos, empresarios y demás millonarios en una mansión de la turística zona de los Hampton, Sofía Vergara hizo de  las suyas. Cansada de la repetitiva música ambiental que reproducía el DJ, Sofía se acercó a su cabina para pedirle que animara un poco la velada con las pegadizas melodías del rapero cubano Pitbull.

"Llegó un momento en el que Sofía se hartó de la música tan aburrida que estaba pinchando el DJ, por lo que no dudó en acercarse a él para persuadirle de que pusiera las canciones que a ella le apetecían. Pero el volumen de la música y el fuerte acento de Sofía impidieron que el dj se enterara de lo que estaba diciendo, por lo que ambos pasaron un buen rato discutiendo y tratando de comprender lo que el otro le decía", informó un testigo de la escena al diario The New York Post.

publicidad

"El DJ acabó bastante cansado de la insistencia de Sofía, y acabó zanjando la conversación diciéndole que no tenía ni idea de quién era Pitbull", explicó la misma fuente.

publicidad
publicidad
publicidad
Desde pequeños sabían que esa era su vocación, pero nunca imaginaron que tendrían que estudiar esta carrera en inglés. Gracias a una escuela de Dallas lograron cumplir su sueño y hoy relatan el porqué conviven a diario con la muerte.
Marco Coello, quien se convirtió en un símbolo de tortura en Venezuela, habló sobre la experiencia que vivió mientras estuvo detenido.
Los ladrones ya han entrado a 14 vehículos y se llevaron todo lo que se encontraron. En un video quedó captado uno de los hurtos.
Representantes de más de 5,000 empleados denunciaron que, además de solamente ganar el sueldo mínimo, falta personal para asegurar el buen cuidado de los residentes. El grupo alega que a pesar de generosos ingresos, los dueños de los asilos se rehusan a proveer mejores condiciones laborales.