publicidad

"Potter" almacenado en secreto

"Potter" almacenado en secreto

Los libros de la séptima entrega de la saga se almacenan en un lugar secreto, para evitar una filtración del intrigante final.

Según medios de comunicación de Inglaterra, para mantener reservado el secreto de Harry Potter And The Deathly Hallows, las autoridades británicas movilizaron fuerzas de seguridad especial, recurrieron al sistema de posicionamiento y seguimiento satelitales (GPS) y firmaron con el personal concerniente estrictos contratos para prevenir la revelación del secreto con el propósito de garantizar que nadie conozca el destino de Harry Potter antes de la medianoche del día 21.

Con excepción de la autora de la citada novela J.K. Rowling y otras 20 y tantas personas, incluidos los redactores y pintores de los dibujos intercalados de la novela, nadie más hasta ahora ha podido ver el ansiado libro.

publicidad

Esta semana, Bloomsbury Publishing PLC con sede en Londres, alquiló especialmente lugares seguros para guardar los ejemplares que serán puestos en venta. La editorial Bloomsbury también envió decenas de destacamentos de protección de seguridad para vigilarlos durante las 24 horas.

Los pedidos siguen llegando

La cadena de librerías Barnes & Noble, que acumula ya pedidos de 1.2 millones de libros de la última entrega, sólo ha reconocido que el almacén donde están depositados se encuentra en la zona noroeste de Estados Unidos y está vigilado las 24 horas.

Desde este almacén tendrán que ser repartidos, con grandes medidas de seguridad, a los más de 700 establecimientos que la cadena tiene en todo el país.

El contrato que la librería tiene con la editora del libro, Scholastic, le obliga a tomar todas las medidas para evitar que se sepa si el mago adolescente morirá al final de la historia.

Los seguidores de Harry Potter tendrán que estar, por tanto, con el alma en vilo hasta la medianoche del próximo viernes, cuando Harry Potter and the Deathly Hallows salga finalmente a la venta.

Fue la propia autora, J.K. Rowling, la que anunció hace un año que en su última novela, la séptima de la saga, morirían personajes principales.

El fin inminente de la saga de 'Harry Potter', creada por J.K. Rowling, cuyo séptimo y último tomo sobre el aprendiz de mago será publicado el 21 de julio, ha desatado ya una carrera por encontrar a un sucesor que pueda repetir el éxito literario y de ventas de la serie.

publicidad

El editor que creyó en Rowling - quien se ha convertido en la mujer más rica de Gran Bretaña gracias a la popularidad en el mundo entero de los libros, películas y juegos basados en su obra - anunció que ha descubierto al próximo 'Harry Potter'.

Barry Cunningham - que trabajaba para la casa editorial Bloomsbury en 1996, cuando le cayó en las manos el manuscrito de Rowling sobre un niño aprendiz de hechicero - vaticina que el próximo 'Potter' será Will Burrows, un niño arqueólogo que halla un mundo pérdido bajo Londres, en la novela Tunnels.

"Supe desde la primera página de 'Harry Potter' que se trataba de algo mágico. Con 'Tunnels' tuve la misma sensación, al descubrir un mundo de imaginación más allá de nuestras vidas cotidianas", declaró Cunningham al diario británico The Independent.

Ahora, Cunningham tiene su propia casa editorial, Chicken House, que publicará el 2 de julio Tunnels, una historia mágica escrita por Roderick Gordon y Brian Williams, sobre el mundo perdido hallado bajo sus pies por un joven arqueólogo.

Según Cunningham, esa novela llenará el vacío dejado por 'Potter', cuyas aventuras terminarán el próximo 21 de julio, cuando Bloomsbury publicará el último capítulo de la serie, Harry Potter And The Deathly Hallows, del cual ya se han vendido millones de copias.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad