publicidad
Pedro Infante Jr. no deseaba que su familia se enterara de lo que había hecho.

Pedro Infante Jr. se produjo 12 heridas

Pedro Infante Jr. se produjo 12 heridas

"No se está muriendo de neumonía, sino por su adicción a las drogas: enloquecido por sus efectos y se dio 12 cuchilladas", Margarita Philp.

Pedro Infante Jr. no deseaba que su familia se enterara de lo que había...
Pedro Infante Jr. no deseaba que su familia se enterara de lo que había hecho.

El actor y cantante tiene varios órganos del cuerpo destrozados por el

uso y abuso de diferentes narcóticos durante al menos 30 años, como nos

reveló en sus sorprendentes declaraciones la señora Margarita Philp,

"su mamá en Estados Unidos", como él mismo la llama, y quien está

decidida a arrancar a su querido Pedro de las garras de las drogas y de

la muerte.Doña Margarita, quien vivía con el artista luego de haberlo rescatado

de las calles donde estaba perdido por las drogas, fue quien lo

encontró en su casa todo ensangrentado el día que se acuchilló, lo

llevó a un hospital y llamó a su familia, que no estaba enterada de

nada del sufrimiento que padecía el hijo de Pedro Infante. En

publicidad

exclusiva, nos contó toda la verdad.-Doña Margarita, ¿por qué se ha decidido a hablar?

"Siempre he creído que es más fácil superar con la verdad hasta el problema más duro que nos toque enfrentar en la vida, y no entiendo cómo Dios puede escuchar tantos rezos basados en la mentira, cuando hay que reconocer las culpas y aprender de ellas.

Y así como Pedro contó el problema que tuvo con la policía cuando huyó

de un accidente para que los demás aprendieran de sus errores, así

mismo sé que mucha gente comprenderá, por esta tragedia, el enorme

peligro que significan las drogas de cualquier tipo, aunque esta sea

una de las lecciones más duras que Pedrito haya tenido que enfrentar".-¿Qué fue lo que realmente pasó el día que internaron de gravedad a Pedro Infante Jr.?

"Fue el domingo 1 de febrero. Le pregunté si quería ir conmigo a misa y

me dijo que sí, pero estaba enfermo del estómago y no se atrevió a

salir porque tenía que ir al baño a cada rato. Entonces me pidió que le

comprara frutas. En la iglesia tuve un presentimiento y decidí mejor

regresar y llevarlo para que él escogiera lo que quería. Llegué a la

casa, y como no había ruido, entré de puntitas para no despertarlo,

porque estaba muy cansado, saqué mis llaves, abrí la puerta, él escuchó

publicidad

y me gritó: "¡Mamá, estoy mal, estoy sangrando!".-¿Qué hizo usted?

"Le dije que no me hiciera bromas de ese tipo, y me respondió: 'Esto es

en serio, ¡estoy sangrando!, ¡me estoy muriendo!, ¡ayúdame!' Por

supuesto que corrí a verlo, pero su puerta estaba trancada con una

aldaba por dentro. Le grité que no podía abrir, me contestó que

rompiera la puerta, pero como me podía cortar si lo hacía con las

manos, le dije que iba a buscar con qué hacerlo. Entonces él se

levantó, abrió y, cuando entré, él ya estaba otra vez acostado en la

cama. Lo vi lleno de sangre por todos lados, me asusté mucho, no podía

ni respirar cuando noté cómo estaba".-¿Qué pasó después?

"Él me seguía gritando: '¡Por favor, ayúdame, llama a la ambulancia, no

me quiero morir!' Salí corriendo a buscar ayuda. Yo casi no podía

hablar porque mi pulmón está mal, uno de mis vecinos me vio, le pedí

que llamara a la ambulancia y entró conmigo. Me pidió una toalla para

tratar de hacerle un tapón en las heridas, luego me senté en la cama y

publicidad

puse su cabeza en mi brazo, él me decía: '¡Me voy a morir, mom!, ¡no me

quiero morir!', estábamos llorando y rezando los dos".¿Qué opinas de este lamentable hecho?

-¿Qué tipo de lesiones tenía?, ¿quién se las hizo?

"Le pregunté qué había pasado y quién le había hecho eso, y me dijo: 'Yo me lo hice'. Le contestaba que no, que había sido un accidente, él

me insistía que no. Le volví a preguntar por qué lo había hecho y me

dijo que no sabía. Cuando llegaron la ambulancia y la policía buscaron

el arma y encontraron un cuchillo que ellos se llevaron, estaba entre

las cobijas todo ensangrentado".-¿Cuántas heridas se hizo y dónde?

"Según los médicos, tenía 12 piquetes, la mayoría en el estómago, ¡fue

impresionante! Cuando lo encontré y lo revisaron los paramédicos, era

difícil saberlo por tanta sangre, pero tenía heridas por todos lados,

incluida una en los testículos. Yo le decía que no le contara a los

policías que él había tratado de matarse, pero él gritaba que tenía que

hablar con la verdad para que yo no tuviera problemas, y eso fue lo que

les dijo a ellos. No sabía qué hacer, me puse a llorar, lo abrazaba y

publicidad

le decía: '¡No te vas a morir, Pedro!, ¡no te vas a morir!' Fue una

impresión muy fuerte el ver al amigo que quiero como a un hijo desde

hace 30 años todo lleno de sangre y en peligro de muerte".-¿Por qué le avisó a su familia hasta casi 1 semana después de que pasó todo esto?

"Porque fue lo que él pidió. Pudo hablar durante el trayecto al

hospital, se lo dijo a los policías, a los médicos y a mí: no quería

que nadie se enterara. Después tuve que esperar por lo menos 4 horas

mientras lo atendían. Cuando me dejaron entrar, él quería hablar, pero

no podía porque tenía tubos hasta dentro de la boca, la nariz y en

todas las cortadas para que fluyera lo que le había caído adentro. El

doctor me explicó que no se había afectado el riñón, pero estaban

entrando líquidos al pulmón porque tenía el esófago perforado, así pasó

1 semana. Siempre le preguntaba que si le avisaba a su familia y él con

su cabeza y con los ojos me indicaba que no".-¿Cuándo fue que decidió llamarles?

"El viernes 6, por la noche, porque me comentó el doctor que yo no

podía asumir toda la responsabilidad de él, que debían operarlo y

publicidad

alguien tenía que firmar la autorización. Llamé a su hija Lupita, y

ellos vinieron el sábado por la tarde. Les advertí que se iban a

sorprender mucho porque su papá estaba realmente mal. Les conté todo,

entonces llamaron a la familia y vino Marisol, quien siempre ha sido

muy honrada y honesta. Es a la única que considero su esposa, porque

siempre lo ha ayudado y ha estado al pendiente de él. Ella lo puso en

su seguro durante todos estos años. A Claudia, la otra, no la considero

su esposa, porque Pedro me ha contado siempre que ya tiene 10 años de

no vivir con ella".-¿Qué autorización fue la que firmó Claudia?

"Una para que le extirparan el estómago porque lo tenía destruido".-¿Por culpa de las heridas?

"No, Pedro se lo destruyó por el uso de drogas, principalmente ácidos,

que no consumió mientras estuvo en mi casa, pero que yo sé ha ingerido

durante muchísimo tiempo, por lo menos 30 años. Ya tenía como 1 año

quejándose del estómago y de los pulmones, que también tiene

destrozados, tosía y arrojaba sangre. Antes de que me lo llevara a

publicidad

vivir conmigo, él siempre me llamaba como a las 2 ó 3 de la mañana y me

pedía que fuera a ayudarlo porque tenía mucho miedo, pues sangraba

y se sentía muy mal".-¿Por qué dice que las drogas le destruyeron sus órganos?

"Porque aunque yo leo muy poquito, estudié eso. He cuidado a enfermos y

a drogadictos. Sé que cuando la consumen, si no la hacen bien polvito,

especialmente la que llaman crystal, eso se pega en los pulmones o en

los órganos y éstos se pudren, se le hacen agujeros o algo muy malo; ya

he visto a muchas personas que acaban así, como los hermanos de mi

yerno".-¿Puede explicarnos cuáles son esos ácidos?

"Los que le ponen a esas drogas: lejía, fósforos, petróleo o gasolina,

que son muy malos porque esas cosas no son para el consumo humano y

queman, son cochinadas para el cuerpo".

-¿Cuánto tiempo tenía pidiéndole que dejara las drogas?

"Se lo he dicho siempre, desde que vivía con mi hija, quien está en la

cárcel desde hace como tres décadas. He tratado de salvarlo desde hace más

publicidad

de un año, porque me llamaba a cualquier hora, y siempre he corrido por

él para rescatarlo".

-¿Cómo fue que él se fue a vivir de nuevo con usted esta última vez?

"Me llamó desesperado y me dijo que ya quería dejar las drogas y

curarse, que fuera por él. Lo recogí en un parque en San Bernardino

(California). Lloraba y me suplicaba que lo metiera a la cárcel como a

mi hija. Le dije que para eso tenía que robar o cometer algún delito,

pero que yo no lo iba a permitir. Le prometí que no lo iba a dejar solo

para que se limpiara y no volviera a consumir esas porquerías, pero

cuando lo levanté, estaba totalmente drogado y muy triste me dijo que

él era un homeless (vagabundo), le respondí que eso no era cierto

porque él es para mí como un hijo, siempre ha contado conmigo, y él lo

sabe, por eso decidió venirse a mi casa y tratar de cambiar".

-¿Cuándo pasó eso?, ¿él le comentó qué drogas había consumido?

"Fue el 24 de enero, me dijo que tenía varios días probando de todo,

publicidad

que estaba como tonto, que alguien lo había traído de 'regalito' en

'regalito', que empezó con marihuana, luego le dieron otro cigarro con

algo, no supo qué, pero lo puso como loco, y así siguió con crystal y

con quién sabe cuánta porquería. Él estaba desesperado pidiendo ayuda".

-¿Y por qué su familia le prohibió verlo en el hospital?

"Fue su hija Pamela quien dio esa orden cuando su papá casi cumplía el

mes hospitalizado, con el pretexto de que sólo puede entrar la familia.

Pero la verdad es que cuando empezó a salir todo en las noticias,

tuvieron miedo de que se supiera lo que realmente pasó. Eso me parece

una injusticia muy grande, porque he estado al lado de Pedro los

últimos años de su vida".

-Después de todo lo que usted ha pasado y ha hecho por Pedro, ¿cómo se siente con esa decisión de la familia?

"Sinceramente, siento como que lo secuestró la familia que no ha estado

en su vida desde hace muchísimos años. Yo misma escuché cómo Pedro le

dejaba un recado a Pamela quejándose de por qué no le contestaba las

publicidad

llamadas y por qué prefería a sus amigos antes que a él... ¿Yo qué puedo

hacer? Confío en la justicia de Dios. He venido todos los días para

saber cómo sigue y me pongo a rezarle afuera del hospital. Me da mucha

tristeza porque me decían que Pedro estaba solo, que ellos sólo venían

por la tarde 1 ó 2 horas".

-¿Qué le diría usted a quienes la juzguen porque dice que lo quiere

como a un hijo, pero está revelando lo que toda su familia se ha

empeñado en ocultar?

"Pedro sabe que conmigo es sólo la verdad, como prueba está el que una

de mis hijas consumía drogas y yo la denuncié a la policía porque sabía

que de otra manera iba a terminar muerta. Si se enfrenta esa realidad,

pueden obtener ayuda, curarse y seguir con vida. Además, la verdad es

que estoy cansada de tantas mentiras que dicen por televisión, ¿cómo

pueden rezar y pasar a comulgar al mismo tiempo que mienten frente a

las cámaras?, eso no es correcto. A mí, la familia me amenazó con decir

publicidad

que estoy loca, pero la verdad no puede ser ocultada, basta que se

hagan públicos los reportes médicos y de la policía para comprobar lo

que les cuento. Además, hay muchos testigos de que lo que digo es

cierto", finalizó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad