publicidad
Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa podría perderse la fiesta del Nobel

Mario Vargas Llosa podría perderse la fiesta del Nobel

El escritor peruano tiene que llegar el miércoles a Estocolmo para la ceremonia del Nobel, pero una huelga lo tiene varado en Madrid. ¿Se perderá su propia fiesta?

Mario Vargas Llosa
Mario Vargas Llosa

LIMA- El escritor peruano Mario Vargas Llosa, Nobel de Literatura 2010, reveló el sábado desde Madrid, que corre el riesgo de no llegar a tiempo a Estocolmo el miércoles para pronunciar su discurso por el premio en caso de no resolverse la huelga de controladores aéreos en España.

"Me llamaron de la Academia Sueca para decirme que tal vez lo mejor era que me fuera hasta Lisboa y tomara un avión desde ahí mañana (domingo) a Estocolmo", declaró telefónicamente Vargas Llosa a la radio limeña RPP desde la capital española.

"Sería muy divertido que no llegara a Estocolmo después de tantos preparativos", añadió en medio de risas nerviosas, el autor de El sueño del Celta su más reciente novela.

publicidad

"La huelga es un problema bastante serio. Veremos que va a pasar. Esperemos que (la huelga de controladores aéreos) se resuelva hoy (sábado) y podamos viajar (desde Madrid)", acotó el flamante premio Nobel.

Vargas Llosa refirió que el miércoles 8 de diciembre debe pronunciar ante el rey de Suecia en la Academia Sueca, el discurso de honor por haber obtenido el Nobel de Literatura.

El discurso de Vargas Llosa marca el inicio de las ceremonias del Nobel de Literatura, que le será entregado dos días después, el 10 de diciembre en una ceremonia central con el resto de premiados en otras disciplinas.

publicidad
publicidad
El siniestro dañó dos unidades habitacionales. La causa del incendio sigue bajo investigación, PERO no se reportaron personas lesionadas. Los daños materiales causados por las llamas fueron evaluados en unos 155,000 dólares.
Según los meteorólogos, la tempestad del domingo es la mayor desde el 2010. Las lluvias dejarían entre dos y cuatro pulgadas de agua.
Un día después de la toma de posesión en la capital de Estados Unidos, una concentración de cientos de miles le robó protagonismo al nuevo presidente. No solo eso, los manifestantes buscaron -llenando las calles de Washington DC- trazar claros límites al máximo funcionario del país.
El caso de la adolescente, quien fue supuestamente violada por cuatro jóvenes apodados los Porkys de Costa de Oro, sigue causando indignación porque los acusados, hijos de influyentes empresarios y políticos de Veracruz, podrían salir libres.
publicidad