publicidad

María Celeste, quien intentó envenenar a Gaby Spanic, regresó al penal de Santa Martha

María Celeste, quien intentó envenenar a Gaby Spanic, regresó al penal de Santa Martha

Después de pasar una temporada en el penal de Tepepan, María Celeste Fernández pidió volver a Santa Martha.

María Celeste Fernández, quien presuntamente intentó envenenar a la actriz Gabriela Spanic, pidió ser trasladada del penal de Tepepan al que recientemente fue transferida, hacia el centro de readaptación de Santa Martha.

¿Crees que estuvo bien que le permitieran este cambio? Opina en los Foros.

Según la madre de la argentina, María Celeste argumentó al jurado que en Tepepan se aburría ya que había perdido a las amistades que había hecho en el reclusorio pasado y no podía seguir con sus estudios de Derecho que había iniciado en Santa Martha.

Gracias a su buen comportamiento el cambió le fue concedido sin mayor problema, aunque le aconsejaron permanecer en Tepepan pues la población de dicho reclusorio es menor, informó el diario BASTA!

Fernández fue recibida con una gran fiesta de bienvenida en Santa Martha pues sus amigas se alegraron al saber de su decisión de regresar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Según Noemí Ramírez, experta en temas de inmigración, en esos casos la persona sí podría volver al país a tratar de reversar la condena criminal por la cual se le acusa justificando que no tuvo la colaboración adecuada de un abogado.
Los residentes llevaban más de dos meses en condiciones precarias de salubridad debido a que las autoridades pertinentes no se hacían cargo de la basura. Inclusive, tenían que lidiar con un mal olor y la abundancia de insectos y roedores.
Unas personas dieron aviso del hallazgo del cuerpo a las autoridades este martes en horas de la tarde. El sargento del Alguacil del condado de Los Ángeles Bill Cotter aseguró que la víctima al parecer presentaba un orificio de bala en el pecho. Los detectives están tratando de determinar cómo sucedieron los hechos.
Amancio Rodríguez llegó al país a los 14 años de edad y dice que todos los días se esforzó por trabajar y aprender algo nuevo en el negocio de la construcción. Después de 39 años, Rodríguez asegura que ha cumplido el sueño americano y quiere ser ejemplo de motivación para muchos que buscan lo mismo.