publicidad

Lindsay Lohan, las drogas podrían ser de nuevo su perdición

Lindsay Lohan, las drogas podrían ser de nuevo su perdición

Lindsay Lohan podría caer de nuevo en las adicciones, según las declaraciones que hicieron sus amigos a una revista.

Linsay Lohan, liberada hace unos días, podría caer de nuevo en las adicciones: si bien LiLo, en la cárcel y en rehabilitación, pasó cerca de un mes completamente sobria, sus amigos declararon a la revista People que sería fácil que cayera de nuevo en sus viejos hábitos.

Una fuente cercana a Lindsay, declaró a la revista People que “Lindsay está muy determinada a estar sobria y enfocarse en trabajar. No obstante, es muy pronto para saber qué pueda pasar. Ya hemos visto estos arranques de voluntad en otros momentos, y tan pronto como [Linsay] va a una fiesta, vuelve a sus viejos hábitos.”

Otra fuente aseguró que Lindsay se aburre rápido y que necesita activades estimulantes; le gusta desvelarse, y en Twitter, Lindsay no deja de comentar desde las 4 hasta las 8 de la mañana. Según las declaraciones, parecería que a Lindsay le gusta que su vida esté llena de actividades.

Los amigos de Lindsay Lohan están, pues, preocupados y creen que la joven estrella necesita una estricta vigilancia. “Yo creo que Lindsay tiene una crisis. Sigue tomando malas decisiones, sigue pensando que saldrá bien parada sin importar lo que pase”, dijo uno de ellos.

Muy por el contrario, la abogada de LiLo, Shawn Chapman Holley, insistió que su clienta está lista para cambiar de vida, y que desde ahora hasta noviembre, Lohan estará sometida a tratamiento y psicoterapia.

publicidad

“Está tomándose la abstinencia muy en serio. Se está enderezando y lo está haciendo bien”, declaró la abogada ante la corte.

¿Crees que Lindsay Lohan volverá a caer en las drogas?

publicidad
publicidad
Este movimiento, que comenzó por redes sociales, mostró su gran nivel de convocatoria. Con consignas y pancartas, rechazaron las acciones ejecutivas que están afectando a las minorías en los EEUU.
José Escobar, quien había llegado a EEUU desde El Salvador hace 16 años, fue enviado a su país natal luego de ser detenido en su última comparecencia ante agentes de inmigración. En su registro aparece que no había cometido crímenes e incluso calificaba para el programa DACA.
Cómo la mayoría de niños en el país, Arlette Espaillat, estudiante de cuarto grado, trabaja arduamente para mejorar su habilidad de comprensión de lectura, a un mes del ELA, la compleja prueba del Estado de Nueva York.
Durante una conferencia de prensa, los padres de Javier Flores suplicaron la ayuda del público para que los ayuden con información que pueda determinar el paradero de los sospechosos de este crimen.
publicidad