publicidad
La cuenta de Twitter de Lady Gaga fue usada para distribuir masivamente un virus a través de un engañoso tweet.

La cuenta de Twitter de Lady Gaga fue hackeada

La cuenta de Twitter de Lady Gaga fue hackeada

La cuenta de Twitter de Lady Gaga fue usada para distribuir masivamente un virus a través de un engañoso tweet.

La cuenta de Twitter de Lady Gaga fue usada para distribuir masivamente...
La cuenta de Twitter de Lady Gaga fue usada para distribuir masivamente un virus a través de un engañoso tweet.

Lady Gaga fue una víctima más de los piratas cibernéticos, que este lunes usaron su cuenta de Twitter para distribuir masivamente un virus a través de un engañoso tweet.

Durante la tarde del lunes, comenzaron a aparecer mensajes sospechosos en la cuenta de Lady Gaga, que decían que la cantante iba a regalar computadoras a todos sus seguidores con sólo hacer un clic en una liga.

Aunque la cantante intentó borrar los primeros links que aparecieron, el hacker no se daba por vencido y comenzó a enviar fotografías de las supuestas computadoras con calcomanías alusivas a la cantante, quizá para generar más confianza en los incautos que hicieran clic.

Cuando Lady Gaga pudo controlar al pirata cibernético, publicó un mensaje: “¡Uf, el hackeo ha terminado! Y justo a tiempo, estoy camino a Japón. ¡Muy emocionada de pasar tiempo navideño con mis TokyoMonsters!”.

publicidad


publicidad
publicidad
publicidad
La Asamblea Estatal de California aprobó la propuesta AB 424 que revocaría la habilidad de los superintendentes de permitir a ciertas personas portar armas para la seguridad de sobrevivientes de violencia doméstica.
El departamento de policía incrementará los patrullajes, piden a los ciudadanos que reporten cualquier acción sospechosa y que estén vigilantes a la hora de asistir a un evento público.
Durante su visita a Israel, el presidente de los Estados Unidos también expresó sus condolencias por las víctimas del ataque y ofreció todo su apoyo al Reino Unido.
En 2016, la sobreventa de boletos aéreos afectó a casi medio millón de pasajeros en Estados Unidos. El 91% cedió su asiento de forma voluntaria, pero 40 mil personas fueron obligadas a quedarse en tierra.