publicidad
Kim Kardashian

Kim Kardashian no para de comer frutas y verduras

Kim Kardashian no para de comer frutas y verduras

La futura mamá ha experimentado un cambio repentino, al principio de su gestación sólo se le antojaba la comida rápida y ahora no la tolera.

Kim Kardashian
Kim Kardashian

Aunque reconoce que la comida rápida formó parte de sus antojos diarios durante los primeros meses de gestación, la estrella de televisión asegura que en la recta final de su embarazo sólo le apetece ingerir alimentos saludables como uvas, zanahorias o apio.

La mediana de las hermanas Kardashian no es capaz de explicar por qué ha sufrido repentinamente este cambio de tendencia alimenticia, pero reconoce que le molesta no poder darse el gusto de comer hamburguesas, helados y demás productos calóricos ahora que tendría una buena excusa para hacerlo sin limitaciones.

"Lo cierto es que casi no puedo comer todos esos aperitivos salados, helados y hamburguesas que antes no paraba de tragar durante la primera etapa de mi embarazo. Mi cuerpo lo rechaza, así de simple. Lo único que me apetece comer son cosas sanas y muy ligeras, frutas y verduras, y la verdad es que estoy bastante enfadada con estos cambios tan extraños que estoy sufriendo. Una de las razones por las que me ilusionaba el embarazo tenía que ver con el hecho de poder comer todo lo que me apeteciera sin ningún tipo de restricción. Ahora que puedo despreocuparme del tema de la dieta, mi organismo sólo me pide alimentos saludables", aseguró Kim al portal E! News.

publicidad

La también empresaria insiste en que sus nuevos hábitos alimenticios responden a un proceso totalmente espontáneo y, a pesar de que siempre ha querido cuidar su línea, la prometida de Kanye West rechaza la idea de someterse a una estricta dieta y la obsesión por el físico que caracteriza a muchas mujeres embarazadas.

"En las últimas semanas he estado viendo algunos programas de televisión sobre la alimentación en el embarazo, y en casi todos ellos animan a las mujeres a relajarse un poco y a darse uno que otro capricho. La verdad es que me son de gran ayuda, ya no me siento tan culpable cuando me apetece beber un refresco azucarado o comer sabrosos aperitivos. Es verdad que trato de mantener mi silueta y no abusar de ciertas sustancias, pero en general nunca he tenido problema en admitir que no quiero seguir ningún tipo de dieta estricta y que tampoco estoy atemorizada por los cambios que va a experimentar mi cuerpo. Toda mi alimentación responde a estímulos espontáneos", explicó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad