publicidad

Jennifer Garner y Halle Berry defienden ley contra los paparazzi

Jennifer Garner y Halle Berry defienden ley contra los paparazzi

Halle y Jennifer testificaron para defender un proyecto de ley que busca impedir que los paparazzi tomen fotos de los hijos de las estellas.

Halle Berry y Jennifer Garner testificaron este martes ante una comisión del parlamento de California para defender un proyecto de ley que busca impedir que los paparazzi tomen fotos de los hijos de las estellas, según reportaron medios locales.

El proyecto, propuesto por un senador demócrata, considera como hostigamiento las fotos y los videos de menores obtenidos sin el acuerdo de sus padres, un texto dirigido directamente contra los fotógrafos.

"Nosotras no somos sólo celebridades que se quejan. Somos madres que intentamos proteger a nuestros hijos", declaró Halle Berry.

"Les pido que presten atención en su condición de padres", pidió por su parte Jennifer Garner, esposa de Ben Affleck, a los miembros de la comisión. "¿Lo harían por sus hijos?", preguntó.

Los medios estadounidenses y los paparazzi se han manifestado en contra de este proyecto, al que acusan de limitar el derecho a la información.

Halle Berry ya había defendido el proyecto en Sacramento, la capital de California, en junio, cuando afirmó que su hija tenía miedo de ir a la escuela por los paparazzi.

El texto tiene todavía un largo camino antes de convertirse en ley, y el gobernador Jerry Brown, que debe promulgarla, dispone del derecho de veto.

Halle Berry, de 46 años, tiene una hija y está en espera de otro, mientras que Garner, de 41 años, tiene tres hijos de entre 7 y 1 año con Affleck.

publicidad


publicidad
publicidad
La sexóloga Myriam Balbela recomienda no tener relaciones sin condón para prevenir enfermedades, no usar un lubricante perjudicial, evitar el sexo violento para que no hayan lesiones, no inventar con objetos que puedan terminar lastimando el órgano genital y tener cuidado de que el preservativo no se quede donde no debe.
Está al tanto de los riesgos que corren las personas que laboran en obras de construcción y por ello intenta brindarles capacitaciones para que no sean víctimas de accidentes.
Inmigrantes de la zona celebraron la decisión y la sintieron como una victoria luego de las numerosas campañas que adelantaron durante los últimos tres años. Con la nueva normativa, la ciudad dejará de percibir alrededor de 340,000 dólares mensuales de fondos federales.
Esto luego del incidente en el que un oficial disparó durante un forcejeo con menores de edad. Por otro lado, manifestaron su oposición a la política migratoria de Donald Trump.
publicidad