publicidad
Segura de su belleza

Gisele Bundchen se siente a gusto con sus defectos

Gisele Bundchen se siente a gusto con sus defectos

La guapa brasileña reconoce que no es perfecta, pero se siente segura de con su imagen y no teme a las críticas.

Segura de su belleza
Segura de su belleza

La guapa brasileña reconoce estar a gusto consigo misma y sentirse bien incluso con sus defectos, algo que no fue siempre así, ya que al comienzo de su carrera profesional le costaba aceptar las críticas.

"¿Qué me gusta de mi cara? Mis pecas. ¿Qué es lo que no me gusta? Nada. No es algo pretencioso sino que me acepto tal y como soy, con lo bueno y lo malo", señaló a la edición francesa de la revista Marie Claire.

"Cuando comencé como modelo, hace 12 años, la gente decía que si mi nariz era esto o aquello. En ese entonces hablé con mi padre, quien me hizo entender que es parte de mi personalidad. Ahora estoy cómoda con ella. No soy una diosa, pero soy yo. Estoy a gusto conmigo misma y me siento bien", añadió.

publicidad

Gisele, de 32 años, también encontró en su madre un buen apoyo. Fue ella quien le enseñó a ser feliz en su propia piel ya que la seguridad en uno mismo es vista en Brasil como un elemento seductor.

"Crecí en Brasil, donde la noción de belleza y seducción no es la misma que en Europa. Para mi madre consistía en crear harmonía entre el cuerpo y el alma. Por eso me enseñó a tener confianza en mí misma y a no cambiar pasara lo que pasara", explicó.

publicidad
publicidad
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
La actriz se unió a la causa de la Marcha de las mujeres en Washington y frente a miles de asistentes expresó sus razones para estar presente defendiendo los derechos de la mujer y de los inmigrantes.
Mientras su padre firmaba en el Capitolio sus primeros documentos como presidente, Barron se divertía jugando con su sobrino.
La temporada de lluvia en Los Ángeles puede influir en la intimidad de las parejas, afirma la doctora Miriam Balbela.
publicidad