publicidad
Nos preguntamos qué va a decir esta muchacha el domingo cuando el mundo amanezca vivito y rodando.

Fin del mundo: se acabó lo que se daba

Fin del mundo: se acabó lo que se daba

Según un grupo de apocalípticos, el mundo se acaba el 21 de mayo. Aquí, una guía para sacarle jugo a estas últimas horas.

Nos preguntamos qué va a decir esta muchacha el domingo cuando el mundo...
Nos preguntamos qué va a decir esta muchacha el domingo cuando el mundo amanezca vivito y rodando.

El Fin del Mundo no podía caer en peor momento: justo antes de la final del fútbol mexicano. Y ni hablemos del desenlace de Nuestra Belleza Latina: nunca sabremos si, con su español enmarañado, Nastassja podrá ganarle a Gredmarie.

Así es: una vez más, se nos viene el Armagedón. Como tantas otras veces, una partida apocalíptica ha hecho rodar la bola de que el Juicio Final está a la vuelta de la esquina y que la Tierra dará pronto su último suspiro. ¿Cuándo? Mañana, sábado 21 de mayo del 2011.

Guía rápida para entender el fin del mundo

Sí, no falta nada, de modo que aquí te damos una guía para sacarles el jugo a las últimas horas de la humanidad.

publicidad

1. Revienta tus tarjetas.

Si estás pensando “¿pero qué puedo comprar en solo 24 horas?”, empezamos mal. El mundo se acaba mañana y tú con remilgos. ¿Siempre quisiste andar en Mercedes, Maseratti, Lamborghini? Tranquilo: un tarjetazo para la inicial y listo. De las cuotas mensuales no tendrás que preocuparte: no llegarás al primer mes.

Todo sobre finanzas personales

2. Come como un vikingo.

Este consejo va sobre todo para las muchachas víctimas de la tortura de la dieta. ¿Papas fritas? ¿Helado de vainilla? ¿Pizzas de doble queso? Todo vale, pero si vas a empacharte hazlo con exquisiteces. Ese restaurant francés, al que no habías podido ir por miedo a la cuenta, sabrá hoy lo que es pedir para llevar.

Ideas para comer sabroso

3. Habla claro.

¿No aguantas más al vecino que arma fiestas de lunes a domingo? ¿Se la tienes jurada a tu jefe? ¡Desquítate hoy! Entra a su oficina, dile hasta de qué se va a morir (no seas literal, por favor) y al salir da un portazo. Si te despide, no importa: después de mañana, no vas a necesitar el trabajo.

4. Viaja.

Con esto no puedes ponerte exigente, porque solo te quedan horas. Ve a algún lugar que siempre quisiste conocer y que no quede muy lejos; no sea que el Armagedón te agarre a medio camino.

Ideas para irte de viaje

5. Vístete de Armani.

O Prada, Versace, Dior, etcétera. El mundo se estará acabando, pero no por eso vas a perder la elegancia. Claro, aquí deberás aplicar otro tarjetazo… si todavía te queda crédito en la cuenta.

publicidad

Consejos de moda

6. Haz promesas imposibles.

Este consejo va sobre todo para ti, político latinoamericano. Ahora mismo twittea que en un año alfabetizas a toda la región, acabas con la delincuencia y saldas las deudas de tu respectiva nación. No vas a cumplir, pero podrás echarle la culpa al fin del mundo. ¡Quedarás como un rey!

Ahora bien, si el mundo (como sospechamos seriamente) no se acaba mañana, ni se te ocurra echarle la culpa a Univision.com por la deuda astronómica en la que piensas meterte. En cambio, mírale el lado bueno: el mundo sigue con vida y tú, en Maseratti. Feliz sábado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad