publicidad
Premios Juventud Vota ya, ¡los ganadores dependen de ti!

Cómo reírte de un mundo que da miedo

Cómo reírte de un mundo que da miedo

La escritora española Rosa Montero compartió su fábula de la modernidad Instrucciones para salvar el mundo.

Has dicho que nos ha tocado vivir en

un mundo apocalíptico, y tiendo a pensar que es así. Pero siempre

recuerdo aquel cuento de Borges, que dice: "Le tocaron, como a todos

los hombres, tiempos difíciles en que vivir". ¿Se equivocaba Borges o

de verdad el mundo está peor que nunca? No, no, la cita de

Borges es perfecta y, en efecto, creo que todos los tiempos son

difíciles. Pero cada época tiene una dificultad distinta... Ahora mismo

estamos viviendo unas décadas especialmente confusas en las que la

sensación apocalíptica está muy marcada por amenazas enormes que no se

pueden combatir. A lo mejor en la Edad Media estabas amenazado por la

llegada de los vikingos, por ejemplo, que degollaban y violaban. Pero

eran unos enemigos muy reales, y podrías armarte, o luchar contra

ellos, o protegerte dentro del castillo, o escapar...

Sin embargo,

ahora estamos sometidos a peligros colosales e ingobernables: el

calentamiento global, el megaterrorismo, ¡incluso podemos salir

cualquier día a la calle y nos puede caer encima un satélite roto!

publicidad

Todos estos peligros están multiplicados y amplificados por los medios

de comunicación, y eso hace que nos sintamos verdaderamente angustiados

y perdidos.Los personajes de Instrucciones son muy distintos entre sí y aún así

confluyen en una misma historia. Esto me recuerda a los de La hija del

caníbal, también diversos, pero cuyos mundos se entrelazan. ¿Te

interesa explorar qué sucede en la confluencia de universos dispares?

Es una buena observación. Creo que esa manera de contemplar del mundo

es propia de una urbanita, como yo soy.... Una de las condiciones de

vida de las grandes ciudades en las que ahora habitamos es esa mezcla

abigarrada de gente de todo tipo, desconocidos que se encuentran y se

desencuentran todo el rato como en un gran baile de casualidades. Esa

heterogeneidad es la gran ciudad, y mis novelas son esencialmente

urbanas.¿Quieres saludar a Rosa o comentar sus libros? Hazlo aquí.

En la novela, Daniel piensa que las mujeres son demasiado exigentes con

los hombres. ¿Lo piensas de verdad? ¿Crees que las expectativas

publicidad

femeninas suelen ser, quizás, más ambiciosas que las masculinas?

Sí, sí, estoy segura, lo creo. Eso es una de esas cosas que aprendes a

través de tus personajes. Mis personajes masculinos, en los que me he

vivido, me han enseñado a mirar el mundo y a las mujeres con los ojos

de los hombres, y así me he dado cuenta de esa exigencia bestial que

tenemos las mujeres sobre los hombres, sentimentalmente les demandamos

todo, queremos que sean verdaderos príncipes azules, seres perfectos e

imposibles. Los hombres no piden tanto de nosotras.Una de las constantes en tu trabajo son las relaciones de pareja, su

efervescencia y también su deterioro. Según tu experiencia, ¿es posible

el happily ever after?

Desde luego la convivencia es muy difícil, es un verdadero arte, y no

todo el mundo está preparado para mantener una relación duradera y

viva, ni mucho menos... Pero sí que existen las parejas que crecen con

el tiempo. Son muy pocas las parejas verdaderamente buenas,

verdaderamente vivas, pero conozco algunas. Esto no quiere decir que

publicidad

vivan en una perpetua luna de miel, ese ideal rosado es mentira; pero

sí que son capaces de desarrollar y profundizar una relación afectiva y

amistosa sin perder cierto ingrediente pasional. Esas parejas existen,

sí. Así es que es cuestión de no perder la esperanza y de esforzarse.¿Se aprende sobre el amor viviéndolo, tanto como escribiendo sobre él?

¡Claro! Todo en la vida se aprende viviéndolo en carne propia y

también observándolo en los demás, pero para que esa experiencia

directa o indirecta se convierta en conocimiento es necesario además

pensar, reflexionar sobre lo que has vivido o has visto.... Sin

pensamiento, puedes repetirlo todo una y mil veces sin aprender nada.El título de la novela plantea una posibilidad quimérica. Pero, si te

encargaran escribir un manual de instrucciones para salvar el mundo,

¿qué es lo primero que pondrías en él?

Para mí el título es humorístico, porque "salvar el mundo" es un

concepto muy grande y lo de las "instrucciones" es algo muy pequeño,

más propio de los hornos microondas. Para mí el titulo apunta ya desde

el principio cómo va a ser la novela, apunta que va a tratar de temas

publicidad

muy graves y grandes pero que va a hacerlo desde lo pequeño y con

cierta vocación de humor. El mundo no lo puede salvar nadie, eso es

obvio, y si alguien dice que viene a salvarlo, lo mejor es salir

corriendo, porque los salvadores de mundos suelen ser los mayores

carniceros de la historia. Pero lo que viene a decir la novela es que

lo que sí se puede salvar es el mundo personal, esto es, tu propia

vida, tu pequeña realidad, y gracias a salvar esa pequeña realidad tal

vez mejores la realidad de los que te rodean. ¿Y cómo se puede hacer

eso? Pues siendo buena persona, viene a decir la novela. ¿Y qué es ser

buena persona? Simplemente, ser capaz de ponerse en el lugar del otro.

Ser empático. Esa sería mi única instrucción. Si todos consiguiéramos

desarrollar la compasión, es decir, la capacidad de sentir con el otro,

el mundo mejoraría bastante.

En una entrevista, aseguras que estás harta de España y que preferirías

vivir en un país más sosegado, como Suiza. ¿Crees que se podría

publicidad

escribir con el mismo vigor en un país menos intenso y convulso?

Bueno, esa fue la típica frase que dije una vez en una entrevista un

día que me pillaron un poco caliente con el clima de sectarismo y de

crispación política que estamos viviendo en España en los últimos años,

y lo malo es que esa frase se ha metido en el circuito, por así

decirlo, y ahora todo el mundo me pregunta por ella. Entonces no estás harta de España.No, no estoy harta

de España, o no siempre, o no en todo, ni mucho menos. Y no tengo ganas

de vivir en Suiza, era una manera de hablar... En cuanto a lo que

dices de la escritura, creo que no es necesario vivir en una sociedad

crispada y convulsa para crear, ni mucho menos. La crispación y la

convulsión no se necesitan para nada ni ayudan en nada. Nunca he creído

que el dolor y la desgracia favorezcan la creatividad.Al inicio de la novela, dices que la humanidad se divide en dos grupos

(y debe ser cierto porque a mí me desasosega profundamente irme a

dormir). ¿A qué grupo perteneces tú?

Me encanta que te reconozcas en uno de los grupos.... Y me siento muy

publicidad

compenetrada, querido Julio, porque yo, naturalmente, también

pertenezco al grupo de los acongojados y desasosegados. Creo que en

parte soy novelista precisamente para poder tener algo en qué pensar

cuando me hundo en el angustioso territorio de nadie del duermevela.En La loca de la casa presentaste un brillante juego de realidad y

ficción, como una autobiografía aumentada. En Instrucciones... ¿existe

algún personaje donde te veas reflejada más que en otros, más

autobiográfico?

Pues no.... Una de las cosas que más me gustan de ser novelista es la

posibilidad de vivirte dentro de otras vidas. Por eso en mis novelas

nunca hablo de mi propia realidad; quiero decir, de la realidad

superficial, de mi vida, de mi entorno. Todos los personajes son

inventados y no tienen nada que ver con mi biografía, salieron

aparentemente de la nada, de la negrura de mi cabeza, de la misma

manera autónoma que emergen los sueños que soñamos durante las

noches.... Y es que las novelas son los sueños de la humanidad, nacen

publicidad

del mismo lugar del inconsciente de donde nacen los sueños. Por eso,

aunque no tengan nada que ver contigo, sin duda te representan

simbólicamente, dan forma a tus fantasmas inconscientes. Lo que pasa es

que es una representación simbólica tan profunda que ni tú misma eres

capaz de entender qué es lo que un personaje tiene de ti.

En Instrucciones.., ¿cuánto investigaste el mundo de tus personajes?

¿Cuánto necesitas saber sobre el oficio y la condición de un personaje

para escribir sobre él?

No suelo investigar para mis novelas... no creo que la investigación

favorezca la narrativa. Digamos que parto de lo que ya sé. Por ejemplo,

en esta novela hay varias teorías científicas, pero es porque me

encanta la divulgación científica, de modo que antes de empezar a

escribir el libro ya conocía todo aquello de lo que hablo. En cuanto a

los personajes, son ellos quienes me cuentan su historia, quienes me

enseñan lo que son... Sólo busco información secundaria para algunos

publicidad

pequeños detalles, como, por ejemplo, lo del sadomasoquismo, que fue

algo que encontré en internet.

Instrucciones... toca muchos temas muy actuales, como la inmigración y

la violencia urbana. ¿Fueron apareciendo estos temas con la escritura

del libro, o te los planteaste desde el principio?

No, no , aparecieron desde el principio, forman parte del concepto

básico del libro, porque la novela es una especie de fábula de la

modernidad, y en ese sentido hay como un muestrario de todo aquello que

condiciona nuestra vida urbana y cotidiana en el siglo XXI, desde las

nuevas tecnologías y los mundos virtuales a los asesinos en serie.

Una compañera de trabajo, que leyó tu libro de entrevistas en El País,

quisiera saber si "descubriste el secreto del paranoico Phil Collins".

Bah, era un secreto que no tenía ningún interés... Luego me enteré de

que simplemente le había pillado justo cuando estaba rompiendo con su

segunda (o tercera) mujer porque se había enamorado de la que luego

publicidad

sería su tercera (o cuarta) esposa.... de la que, por cierto, también

se acaba de separar. Como verás, el pobre Phil Collins no es de los que

saben construir una pareja crecedera...

publicidad
publicidad
publicidad
El papá de Ana Brenda fue su acompañante durante una alfombra roja, y ahí lo cuestionaron acerca de la relación de su hija con el actor español Iván Sánchez. Observa su reacción.
Una conocida revista asegura que la famosa pareja podría haber encargado a la cigüeña.
Además: Chiqui Delgado no para de reír cada vez viene, Alan se enteró que su hija mayor ya tiene novio, y Rodolfo sabe que es viernes y "hoy toca". Síguenos en #DAEnUnMinuto.
La agria pelea entre Marjorie de Sousa y Julián Gil le ha complicado mucho la vida al actor ya que visitar a su hijo Matías se ha convertido en una verdadera odisea.