publicidad
El actor estadounidense Chris Pine no ha dudado en declararse culpable durante el juicio al que se ha visto sometido este fin de semana en Nueva Zelanda, una visita a los juzgados que se desprende de...

Chris Pine, se declaró culpable por conducir ebrio

Chris Pine, se declaró culpable por conducir ebrio

Chris Pine no dudó en declararse culpable durante de manejar en estado de ebriedad en Nueva Zelanda. ¿Sabes cuánto pagó de multa?

El actor estadounidense Chris Pine no ha dudado en declararse culpable d...
El actor estadounidense Chris Pine no ha dudado en declararse culpable durante el juicio al que se ha visto sometido este fin de semana en Nueva Zelanda, una visita a los juzgados que se desprende de...

El actor estadounidense Chris Pine no ha dudado en declararse culpable durante el juicio al que se ha visto sometido este fin de semana en Nueva Zelanda, una visita a los juzgados que se desprende de su mediático arresto, a principios de este mes, por superar notablemente la tasa de alcoholemia del pequeño archipiélago.

No obstante, el guapo intérprete podrá sentirse aliviado al conocer que el castigo que se le aplicará se limita a una pequeña multa de 93 dólares y a la suspensión de su permiso de conducir durante un período de seis meses, después de que la jueza que lleva su caso se percatara del "arrepentimiento" sincero que se reflejaba en su descripción de los hechos.

Su dramático encontronazo con las autoridades dejará a la estrella de cine un sabor agridulce a la hora de recordar su breve estancia en Nueva Zelanda, un viaje motivado por el rodaje de su última película, 'Z for Zachariah'. Fue precisamente tras la filmación de las últimas escenas del largometraje cuando el actor decidió salir a celebrar con sus compañeros su inminente período de vacaciones y, pocas horas después, abandonaba el pub Blue Methven -en la localidad de Methven- en un estado poco favorable para la conducción.

publicidad

" Chris Pine y muchos otros miembros del equipo se pasaron por aquí para tomar unas copas de vino y festejar que habían terminado el trabajo. Su novia [la modelo Iris Bjork] también estaba con ellos, y entre todos habían creado un ambiente muy agradable. Se tomaron fotos con otros clientes y, al final de la noche, se fueron del bar muy contentos. Pensamos que pedirían al menos un par de taxis", reveló el encargado del local, Casey Crawford, al diario New Zealand Herald.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad