publicidad

Britney está loquita

Britney está loquita

Britney Spears le reveló su historia a la revista OK! y la editora dice que la cantante le "partió el corazón".

Su perrito hizo de las suyas

NUEVA YORK - Britney Spears se quedó cómodamente sentada mientras veía a su perrito yorkshire terrier defecar sobre un vestido de diseñador de $6700 en una sesión de fotos para la revista OK!

"Yo no estaba en la sala pero pude oír los gritos de disgusto del estilista", dijo el miércoles a la AP la editora en jefe de la revista, Sarah Ivens. "Su asistente lidió con eso al final... (Pero) hubo que pedirle que lo limpiara".

Spears también se limpió la grasa de las manos con otro vestido de diseñador, como si se tratara de "una servilleta", fue al baño en repetidas ocasiones dejando la puerta abierta y se quejó de que el vestuario seleccionado para la sesión fotográfica del 19 de julio no era lo suficiente sexy, corto o ajustado, según la revista.

Después de tres horas, la cantante de 25 años se fue corriendo, con más de $14 mil en ropa prestada encima, declaró Ivens en entrevista telefónica.

"Nunca antes vi una cosa así", expresó. "Definitivamente es la sesión más extraña que haya presenciado".

Representantes de Spears le habían ofrecido a OK! una entrevista exclusiva con la intención de relanzar la carrera de la cantante, dijo Ivens.
"Lo que resultó ese día fue un escándalo que nos dejó a mí y a todo el equipo bastante conmocionados y tristes, de verdad", indicó.


publicidad

El publicista de OK! Brian Strong dijo que las fotos no se publicaron en su más reciente edición porque "no daban la talla".

Un representante de Jive Records, sello discográfico de Spears, no respondió de inmediato una llamada telefónica y un correo electrónico en busca de comentarios el miércoles.

"Ella necesita un equipo realmente fuerte que la asesore en cuanto a lo que debe y lo que no debe hacer", opinó Ivens. "Y entonces, con eso, estoy segura de que podrá recuperarse. Tiene talento. Sólo necesita establecer bien sus prioridades".

El viernes se sabrá todo

El sitio de internet de la revista People afirma que el comportamiento de Britney Spears en los últimos días, es como para preocupar a cualquiera. El 18 de julio la cantante y una amiga decidieron nadar en ropa interior en el mar y frente a un grupo fotógrafos que captaba el momento. Al día siguiente se reportó que la cantante tuvo un comportamiento por demás extraño durante una sesión de fotos para la revista OK!

El sitio de internet afirma que durante la sesión de fotografías para OK!, Spears dejó que su nuevo cachorro hiciera sus necesidades en el piso y que tras haber comido pollo frito con las manos, se las limpió en un carísimo vestido de diseñador.

En un comunicado la editora de la revista OK! dice que Britney Spears le "partió el corazón" al revelarle su historia a la revista.

publicidad

Sarah Ivens, ditora en jefe de OK! dijo que la publicación "pasó un día compasivo con Britney Spears y atestiguó un emotivo grito de ayuda que los dejaría conmocionados y tristes".

"Esta semana, a la venta el viernes, la verdad saldrá a flote", afirmó Ivens

La declaración se publicó al día después de que TMZ dijo haberse enterado de que "la entrevista y sesión de fotos que Britney programó con la revista OK! fue un completo desastre" y que durante la misma no mostró más que "un agotamiento emocional".

El publicista de OK! Brian Strong dijo que la revista no publicaría las fotografías de Spears por razones legales. Indicó que la publicación ofrecería "un recuento muy real" de su reunión con la cantante de 25 años.

A principios de mes, Spears se disculpó por golpear en febrero el auto de un fotógrafo con un paraguas, argumentando que se estaba preparando para una audición de una película y que se dejó llevar por la emoción de su personaje.

El incidente ocurrió en la misma semana en que se rasuró la cabeza, se hizo nuevos tatuajes y se la vio rumbeando en distintos clubes de Los Angeles.

Poco después, la estrella del pop se sometió a un tratamiento de un mes en un centro de rehabilitación.

Spears solicitó el divorcio del aspirante a rapero Kevin Federline en noviembre, apenas dos meses después de dar a luz a su segundo hijo, Jayden James. Su hijo mayor, Sean Preston, nació en septiembre del 2005.


publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad