publicidad

Aracely Arámbula ganó batalla contra el Sistema de Administración Tributaria

Aracely Arámbula ganó batalla contra el Sistema de Administración Tributaria

Aracely Arámbula ganó el juicio en contra del SAT por una serie de errores que cometió la seceretaría.

Tres años estuvo Aracely Arámbula en litigio con el Servicio de Administración Tributaria (similar al IRS en Estados Unidos), que se ha vuelto el terror de muchas personas famosas al perseguir incansablemente a aquellos que han incurrido en el delito de evasión de impuestos.

Sin embargo, el final de la historia de la “Chule” fue distinto, pues esta vez la actriz ganó el juicio en contra del SAT por una serie de errores que cometió la seceretaría.

El SAT pretendía cobrarle una deuda de 1,2 millones de pesos (poco más de $100 mil) por omitir el pago de sus impuestos, pero el equipo de Aracely Arámbula tuvo una buena defensa argumentando que la actriz no fue notificada de dicha deuda en 2007.

El notificador del SAT se presentó en el domicilio proporcionado por la actriz el 10 y 11 de diciembre del 2007, pero no se aseguró de que la actriz recibiera el documento.

El notificador aseguró que la actriz no se encontraba en su domicilio, por lo que no recibió la notificación de la deuda. Es así como el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa y el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa dieron fallo a favor de Aracely Arámbula.

publicidad
publicidad
Una hora vale oro, especialmente cuando es retenido por la policía y paga su fianza. Generalmente, cuando no lo hace, tiene más chances de ser entregado a agentes de inmigración, quienes tomarían cartas en el asunto.
Jennifer Capote, vocera de las autoridades, manifestó que los presuntos ladrones dijeron que eran del Departamento de Policía y amarraron a los adultos que estaban en la casa.
Noemí Ramírez dejó claro que lo más efectivo es tratar de evadir cualquier problema que altere el orden público. En caso de que sea detenido, debe procurar no hablar hasta contar con un abogado. Si llegan hasta su casa, no abra las puestas hasta no verificar una orden.
El venezolano, de 48 años de edad, era copartícipe de un negocio de alquiler de vehículos ubicado en el 4000 de la calle 26 del noroeste.
publicidad