publicidad
Amanda Seyfried habla de su aroma ideal

Amanda Seyfried nunca engordaría por exigencias del guión

Amanda Seyfried nunca engordaría por exigencias del guión

Ni aunque le pagaran, Amanda Seyfried engordaría, aunque así se lo exigiera el guión. Ella es ejemplo perfecto que "antes muerta que sencilla".

Amanda Seyfried habla de su aroma ideal
Amanda Seyfried habla de su aroma ideal

A diferencia de los muchos actores que se han sometido a profundas transformaciones físicas para preparar un papel cinematográfico, la angelical Amanda Seyfried no está dispuesta a alterar su envidiable físico de ninguna manera para meterse en el espíritu de un personaje, ya que considera que su salud y el bienestar físico son más importantes que el ámbito profesional.

"Jamás se me pasaría por la cabeza, por ejemplo, engordar 20 kilos para una película. Eso sería demasiado peligroso para la salud y tendría consecuencias a largo plazo. Nunca me prestaría a ganar mucho peso o a perderlo repentinamente por temas de trabajo. No quiero que mi cuerpo sufra los efectos de algo tan terrible. Es muy importante cuidarse", aseguró a la edición francesa de la revista Grazia.

publicidad

Su obsesión por mantenerse en forma no implica que la artista haya tenido que eliminar de su dieta aquellos dulces y golosinas que tanto le gustan, porque compensa su consumo con intensas sesiones de ejercicio físico que le permiten deshacerse de los kilos de más sin comprometer su salud.

"Como todo el mundo, a veces no me puedo resistir y me dejo llevar por todo tipo de productos azucarados. Pero la verdad es que no tengo que esforzarme demasiado para mantener la línea, ya que como soy pequeñita y me gusta mucho el deporte, esos excesos casi no me pasan factura. Si veo que me he pasado con las calorías, salgo a correr con mi perro unas horas y problema resuelto", explicó la intérprete.

publicidad
publicidad
Tras la fuga, hace más de 48 horas, la policía estatal realizó un cateo dentro de las instalaciones del reclusorio. Allí encontraron tiendas clandestinas donde se vendía comida, refrescos y bebidas alcohólicas.
Durante su visita, Francisco visitó una de las prisiones más superpobladas de Italia y saludó a los reos. Además, ofreció una misa a la cual, según estimaciones, asistieron más de 700,000 personas.
Wilder Moreno Hernández, de 19 años, es una de miles de personas que han pedido refugio durante los meses de enero y febrero del 2017 en Canadá. Así como él, otros han llegado a Canadá huyendo de las medidas que han surgido en Estados Unidos desde que Trump llegó a la presidencia.
El endurecimiento de las políticas migratorias está poniendo en riesgo la dinámica fronteriza entre México y Estados Unidos. Ya muchos inmigrantes, que cruzan a diario con visados de turista, no se atreven a ir a trabajar sin papeles del otro lado de la frontera, lo que les daba un nivel salarial superior al de su país.
publicidad