publicidad
La popular actriz estuvo residiendo en una vieja fortaleza durante una estancia temporal en el Reino Unido, donde también vivió su nutricionista.

Uma Thurman vivió con su nutricionista

Uma Thurman vivió con su nutricionista

La actriz contrató a la dietista Kimberly Snyder para que preparara diariamente sus comidas en la intimidad de su lujoso hogar en 1991.

La popular actriz estuvo residiendo en una vieja fortaleza durante una e...
La popular actriz estuvo residiendo en una vieja fortaleza durante una estancia temporal en el Reino Unido, donde también vivió su nutricionista.

La popular actriz estuvo residiendo en una vieja fortaleza durante una estancia temporal en el Reino Unido -país que visitó en 1991 para rodar la emblemática adaptación al cine de 'Robin Hood'-, y a pesar de vivir aislada en medio de la campiña inglesa, la artista no dudó en contratar a la dietista Kimberly Snyder para que preparara diariamente sus comidas en la intimidad de su lujoso hogar.

Años después de semejante experiencia, Kimberly recuerda con cariño cómo la oportunidad que le brindó Uma le ayudó a despegar en su carrera y, con el tiempo, a convertirle en una de las profesionales más reputadas de su sector.

"Uma Thurman fue mi primera clienta, y con ella viví una de las experiencias más especiales de mi vida. Cuando se puso en contacto conmigo para contratarme, me imaginé que tendría que acompañarle a las diferentes jornadas del rodaje, pero en realidad lo que quería era que viviera con ella y organizara su menú diario en el castillo donde vivía. Me trasladé al Reino Unido solo por ella, y fue increíble alojarse con una celebridad en una impresionante construcción de cientos de años", reveló en exclusiva a la agencia BANG Showbiz.

publicidad

Desde su surrealista aventura en Inglaterra, Kimberly ha ganado numerosos clientes procedentes del mundo del espectáculo y todavía se encarga personalmente de cocinar para aquellos que también se han ganado su amistad, a pesar de contar con un nutrido equipo de especialistas que le asisten diariamente en sus obligaciones.

"Cuando tengo la oportunidad de quedarme algunos días en Los Ángeles, no puedo negarme a acudir a casa de Drew Barrymore o de Kerry Washington para cocinar personalmente para ellas. Ellas ya no son solo mis clientas, son también mis amigas y me encanta hacerles el favor siempre que me es posible. Mientras tanto, mi equipo en Nueva York se encarga de seguir mis indicaciones para ayudar a todos los clientes que tenemos en esta ciudad, que es donde se encuentra mi oficina", añadió.

La estrecha relación que Kimberly mantiene con Drew Barrymore ha sido también crucial para que su nuevo libro de recetas -que acaba de publicar bajo el nombre 'The Beauty Detox'-cuente con buenas referencias en su intento de llegar al gran público. La actriz estadounidense no ha dudado en apoyar a la nutricionista en su primer proyecto editorial y, por ello, la obra incluye varias líneas en las que la intérprete elogia con entusiasmo la concepción que tiene su amiga de la comida sana.

"Odio hacer dieta y prefiero comer siempre de forma sana y equilibrada, sin tener que hacer sacrificios perjudiciales. Y esa es la filosofía que encierra el maravilloso trabajo de Kimberly, una profesional brillante", reza el texto.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
La pareja del momento sigue compartiendo fotografías de cómo están viviendo estas vacaciones. Esta vez la ‘Diva del Bronx’ publicó varias imágenes de su pareja con sus hijos. Por otro lado, no te pierdas la foto de Gerard Piqué, tomando el sol y con un nuevo look, donde pide que le dejen de pedir entradas para el tour de Shakira.
La pareja del momento, JLo y A-Rod, ya conviven felizmente con los hijos de ambos como una gran familia. ¿Pero es realmente sano juntar a todos tan rápido? Escucha lo que Alan vivió.
Hoy estamos celebrando el 'National Handshake Day', y qué mejor manera de hacerlo que con estos dos amigos que todos los días se saludan tan efusivamente.
Ana Patricia invitó a Luis Sandoval a contar chistes junto a ella, pensando que la salvaría de una racha de chistes malos. ¡Pero resulta que de los dos no hacemos ni uno!