publicidad

Lady Gaga no se preocupa por su figura

Lady Gaga no se preocupa por su figura

La cantante sostiene que nunca ha estado obsesionada por el físico y que solo se ha dedicado a perder peso para contribuir a la opinión pública.

Aunque la estrella del pop vuelve a lucir una tonificada silueta fruto de sus últimos meses de entrenamiento, la artista sostiene que nunca ha estado obsesionada por el físico y que solo se ha dedicado a perder peso para contribuir a que la opinión pública deje de interesarse por este tema. De esta forma, Lady Gaga quiere que los medios de comunicación vuelvan a centrar el debate en analizar su música y que dejen de lado asuntos "superficiales" como la estética.

"Bueno, la verdad es que me he visto obligada a volver a ponerme en forma, pero para ser sincera nunca me he preocupado demasiado por mi peso, han sido otras personas quienes le han dado una importancia desmedida a un tema bastante superficial (haciendo referencia a los kilos de más que ganó el año pasado durante su gira). La verdad es que me da miedo que la gente regrese a esa dinámica de hablar únicamente de mi cuerpo, porque lo que de verdad quiero es que la gente solo piense en mi música", confesó la cantante al locutor radiofónico Ryan Seacrest en su programa de la emisora KIIS-FM.

publicidad

Además de impactar al mundo de la música con sus continuas excentricidades, Gaga sorprendió a buena parte de sus seguidores en 2012 al presentarse en los diferentes conciertos de 'The Born This Way Ball' --su segunda gira mundial-- exhibiendo una redondeada figura que acaparó toda la discusión pública sobre su persona. La propia artista tuvo que salir al paso de ciertas bromas y comentarios ofensivos lanzados por sus detractores aludiendo a los problemas alimenticios que sufrió en la adolescencia y, de paso, atribuyó al restaurante italiano de su padre su descontrol a la hora de ingerir comidas calóricas.

"He atravesado épocas en las que mis trastornos alimenticios se han acentuado. He convivido con la anorexia y la bulimia desde que tenía 15 años", se sinceraba en su perfil de Twitter para explicar de alguna forma los cambios que experimentó su cuerpo durante sus meses de gira, una justificación que contrasta con los argumentos gastronómicos que expuso poco después.

"Mi padre ha abierto un restaurante hace relativamente poco y se ha empeñado en que me vaya a comer ahí con él. Le he dicho mil veces que solo puedo comer en sitios donde sirvan zumos verdes y cosas sanas, pero tampoco puedo evitar darme un buen festín cada vez que me preparan alguno de sus deliciosos platos italianos.

Soy una chica italoamericana de Nueva York, así que puedo reconocer abiertamente que me encanta comer pasta", bromeaba anteriormente.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad