publicidad

Salir con él en forma segura y feliz

Salir con él en forma segura y feliz

Estrategias para ir al banco, de compras, a comer afuera y evitar (en lo posible) que a tu a adorable baby le de una rabieta.

Berrinches, hambre, sueño, un movimiento de vientre, algo que ve, siente o quiere, en un minuto tu bebé puede dejar de ser una criatura adorable para transformarse en un pequeño monstruito incontrolable. Y si esa situación se da fuera de tu casa, mucho más.

Ir a la farmacia, al supermercado, al médico, al banco o a comer afuera con tu bebé puede resultar una pesadilla, y por ese motivo, muchos padres siempre intentan dejar al niño en casa, salvo en ocasiones en que sea estrictamente necesario.

Anticipar situaciones y programar muy bien estas salidas puede ser la clave del éxito. Pero para que todo te salga relativamente como lo programaste debes ser realista y flexible, sin pretender hacer demasiadas cosas en un solo día, ni cumplir al pie de la letra el plan original.

En líneas generales, siempre que vas a salir con un pequeño conviene hacerlo durante las primeras horas de la mañana, que es el momento del día en que generalmente están mas descansados.

Las salidas deben ser cortas, jamás superar la media jornada, y durante la misma, debes intentar alterar lo menos posible la rutina del bebé.

"Recuerdo una vez que salí de shopping con mi bebé de 1 año, una amiga y su beba. Todo sonaba muy lindo hasta que llegamos al mall. Ya para entonces, no paramos ni un minuto...de atender a los niños. Si no era uno era el otro....volvimos a casa con las manos vacías y llenas de frustraciones. Salir con un bebé es complicado, pero con dos, mucho peor", comenta Claudia Morales, madre de tres niños.

publicidad

Intenta por todos los medios respetar el horario de su siesta, un niño cansado es un niño que se irrita fácilmente.

Antes de salir, cuéntale dónde vas, qué van a hacer, dile que debe portarse bien, que no se puede correr, que hay que hablar bajito.

No lo pierdas de vista ni un solo instante.

Si su edad lo permite, ofrecele pequeñas responsabilidades como que lleve algo, o algo para recordar que lo haga sentir participe y harán más entretenidos los tiempos de espera.

Debes llevar contigo alguno de sus juguetes favoritos, intenta elegir los menos ruidosos y que más lo entretengan, así como también algo para comer, como galletas, una fruta y un poco de agua para tomar.

También es conveniente cargar una muda de ropa por las dudas y por supuesto, pañales de más y su biberón.

Tu actitud también es clave para que la salida sea feliz. Si el te ve sonriente y relajada, el se sentirá mejor.

Si lo ves aburrido o irritado, lo mejor es hacer una pausa y atenderlo como corresponde. A veces por andar a las apuradas no le prestamos el tiempo mínimo que necesitan y todo termina volviéndose más complicado y largo.

Si lo ves contento, no olvides elogiarlo, mimarlo y decirle lo bien que se está portando.

Si vas al banco a realizar un tramite burocrático, lo más probable es que te convenga hacerlo en dos partes. La primera, pedir el formulario y averiguar bien los requisitos y cómo es la disposición de turnos o citas. Para la segunda visita es conveniente ir al lugar con los papeles completos previamente llenados en la tranquilidad de tu hogar y todos los documentos necesarios a mano.

publicidad

Las esperas son agotadoras para todos. Llévale algo para entretenerlo en la fila y deja la vergüenza de lado: un juguete, un juego de mímica, una canción puede ayudar a pasar el rato. Olvidate de los demás y ocupate de tu hijo que cuando llegue el momento del tramite, él estará más contento y relajado y hasta podrá regalarte unos minutos para hablar con el empleado que reciba tus papeles.

Cuando se trata de una entrevista personal, uno a uno, lo ideal sería que lleves a otra persona para que te ayude con el niño en el momento de la reunión. Si esto no es posible, concierta la cita de antemano, llega justo a tiempo y explicale a tu pequeño que necesitas hablar un ratito con "el señor". Si la cita se vuelve imposible, es mejor cancelarla en la mitad y concertar una nueva.Si vas a un restaurante con tu niño, elige bien el lugar, que sea espacioso, no muy concurrido e informal y si dispone de algunas instalaciones infantiles como un patio, un columpio o un lugar para los niños, mucho mejor.

Lo fundamental: comer rápido y estar dispuesto a agacharte a recoger todo lo que se va cayendo al piso mientras come.

El supermercado es un tema complicado: hay tantos estímulos a su alrededor que seguro que tu bebé querrá meter dentro del carro todo lo que vea. Es importante que lleves una lista escueta, precisa, dividida por rubros para acelerar la visita.

publicidad

Debes elegir muy bien el horario para ir al supermercado con tu pequeño: lo mejor es evitar las noches y los fines de semana. Antes de entrar asegurate que el niño no tiene hambre o sed. No vas a evitar los berrinches, pero al menos no te sentirás obligada a comprarle algo de tomar y de comer.

Siempre debes estar pendiente de él. No lo dejes solo jamás, ni lo dejes deambular por ahí sin prestarle atención.

publicidad
publicidad
publicidad
El hijo de Lourdes Stephen por fin dijo ‘mamá’ y la periodista no pudo controlar la emoción, ¿Qué consejos le dio la Dra. Nancy?
Con el nacimiento de su futuro nieto a la vuelta de la esquina, a Maribel Guardia le haría muy feliz que el bebé siga los pasos musicales de sus abuelos paternos.
Aunque todavía no tienen ni un año de casados, Aislinn Derbez y su esposo Mauricio Ochmann ya desean convertirse en padres tan pronto como sea posible.
El cantante Gerardo Bazúa regresó a nuestra casita a presentarnos su nuevo material musical, pero de paso nos presumió algunas fotos de sus bellos hijos y nos contó cuánto les gusta la música.