publicidad

Remedios contra los calambres

Remedios contra los calambres

Los espasmos musculares o calambres son dolorosos y se deben a la pérdida de sales por el embarazo. Desacalámbrate.

Aumente la ingestión de vitamina D (leche, huevo, pescados grasosos, mantequilla, queso, aceite de hígado de bacalao), E (germen de trigo, soya, brocoli, vegetales de hoja verde, huevo), magnesio (cereales, vegetales de hoja verde, trigo integral, nueces, lenteja, frijol, chícharo) y calcio (lácteos, vegetales de hoja verde, salmón, huevo, frijol, nueces, tofu).

Y también:

Beba un vaso de agua cada 20 minutos antes, durante y después de hacer ejercicio para evitar la deshidratación y consecuentemente los calambres.

En el caso de calambres en las piernas, se recomienda utilizar la acupresión: oprima el labio superior entre el índice y el pulgar, manteniendo la presión durante medio minuto.

Aplique sábila localmente o ingerida.

El ajo, albahaca y semillas de apio tienen cualidades antiespasmódicas.

Aplique compresas de vinagre de manzana o té de hierbabuena en el área afectada.

Tome un traguito de jugo de limón con una pizca de sal para prevenir calambres nocturnos.

Tome una taza de agua tibia con una cucharada de miel y una de vinagre de manzana para facilitar la distribución del calcio en el cuerpo y evitar los calambres crónicos.

Masajear con aceite de lavanda o geranio en el área afectada puede aliviar el espasmo.

Aceite de Melissa o manzanilla para calambres abdominales.

Cuprum Metallicum, para calambres abdominales.

Magnesia fosfórica, para dolor espasmódico, cólico, síndrome premenstrual y calambre provocado por exceso de ejercicio.

publicidad

Nux Vomica, para calambres musculares.

Rescue Remedy (Remedio de Urgencia), la crema aplicada localmente o la esencia ingerida (4 gotas en medio vaso de agua) ayudarán a suavizar el ataque

* Elena Ochoa - especialista en herbolaria y medicina alternativa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad