publicidad
Premios Juventud Vota ya, ¡los ganadores dependen de ti!

Preocupa el aumento de cesáreas

Preocupa el aumento de cesáreas

La política de no permitir partos vaginales a las mujeres que tuvieron una cesárea con anterioridad es preocupante.

Jennifer M. Davis, una mujer de Pacífica, en California, decidió dar a luz en casa a su segundo hijo, una niña que ahora tiene dos años, por temor a que el hospital de Carolina del Norte donde entonces residía le impidiese intentar un parto vaginal, dado que el primero había sido por cesárea.

"No me dejaron otra opción", señaló Davis, quien contrató los servicios de una comadrona y no sufrió ninguna complicación.

Davis no está sola en lo que considera un "abuso, consecuencia de la excesiva medicalización del proceso natural de dar a luz, un proceso dominado por los hombres".

La política de no permitir partos vaginales después de una cesárea (lo que se conoce como VBAC) es cada vez más frecuente en los hospitales de Estados Unidos, temerosos de que interpongan millonarias demandas legales contra sus médicos si algo sale mal.

Esta política ha disparado el número de cesáreas en el país, que ya se acerca a la tercera parte del total. Esto supone un 40 por ciento más que en 1996, según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC).

En países como México, Chile y Brasil las tasas son incluso mayores, por lo que parece que este método sea, en la actualidad, la forma más natural de nacer.

La cifra se debe en parte al incremento del número de madres que optan premeditadamente por la cirugía para dar a luz a sus primeros bebés, pero, sobre todo, al descenso -del 67 por ciento- en el número de mujeres que intentan un parto vaginal después de haber sufrido una cesárea. Una situación que ha originado un ardiente debate entre defensoras de la salud de las mujeres, hospitales y médicos.

publicidad

En última instancia, la clave de la cuestión es quién decide.

Algunos creen que las cesáreas son imprescindibles para proteger la vida de las madres y los bebés, y se refieren a estudios que muestran que los partos VBAC implican serias complicaciones, principalmente un uno por ciento de posibilidades de que se rasgue el útero, algo mortal para la madre o el niño a menos de que se practique una cesárea inmediatamente.

Pero otros creen que se está privando a las mujeres del derecho a decidir por sí mismas y se les está forzando a una operación quirúrgica que puede complicar innecesariamente las cosas y que conlleva serios riesgos, como infecciones, hemorragias y un tiempo de recuperación mucho más largo.

"Somos personas adultas, no somos bebés. Deberíamos tener la oportunidad de tomar nuestras propias decisiones", señala Tonya Jamois, de la International Cesarean Awareness Network, un grupo que lucha contra las cesáreas innecesarias.

De acuerdo con los datos de este grupo, al menos 300 centros hospitalarios de Estados Unidos han prohibido las VBAC.

Muchos expertos creen que los riesgos y las posibilidades de que se interponga una demanda explican por qué muchos hospitales están dispuestos a prohibir estos procedimientos. "El riesgo puede ser pequeño, pero cuando algo va mal, a menudo es un desastre. De alguna manera es como jugar a la ruleta rusa", señala W. Benson Harer, ex presidente del Colegio de Obstetras y Ginecólogos.

publicidad

Las restricciones para las VBAC representan el último episodio en el largo debate sobre las cesáreas en Estados Unidos.

En la década de los años 80 y 90, las autoridades sanitarias lanzaron una campaña para reducir el número de cesáreas, particularmente la práctica de realizarlas de manera rutinaria a quien hubiera sufrido una con anterioridad.

Algo después, no obstante, los médicos se alarmaron ante la existencia de peligrosas complicaciones, y al Colegio de Ginecólogos finalmente recomendó en 1999 que los partos vaginales tras una cesárea sólo se lleven a cabo en hospitales preparados con salas de cirugía.

publicidad
publicidad
publicidad
El actor aclaró a los medios que la cita con el juez y con Marjorie de Sousa para fijar la cuota mensual para el sostenimiento de su hijo es el 9 de junio, razón por la cual todavía no hay un veredicto final.
La actriz mexicana relató lo duro que ha sido aceptar la pérdida de su hijo y reiteró que “nada se le compara a ese dolor porque ya lo tenía todo listo para su llegada”.
La actriz venezolana Marjorie de Sousa narró en 'Íntimamente Compartiendo Entre Amigas' el momento en que se enteró que Matías venía en camino y contó quién le gustaría que fuera su padrino.
Desde hace un año que nació su hijo Michael Victor, ¿cómo lidia Lourdes Stephen con la maternidad? La presentadora confesó que hay alguien que le hace mucha falta en su vida.