publicidad

Nueve meses de mimos

Nueve meses de mimos

Si te cuidas, los meses de gestación no se convertirán en una carga y disfrutarás de tu estado bella y en plena forma.

Durante el embarazo se producen una serie de cambios fisiológicos y estructurales en el cuerpo de la mujer – mayor laxitud muscular y de tendones, alteración de la postura, aumento del tamaño del pecho, celulitis, mala circulación y manchas en la piel- que provocan un desequilibrio del tono muscular.

Para disminuir los efectos de esta desestabilización y evitar al máximo las consecuencias se aconseja el ejercicio físico, eso sí, controlado y a poder ser, en el medio acuático para evitar la sobrecarga en músculos y articulaciones. Pero, además, para llevar a cabo un embarazo correcto es imprescindible mimar el cuerpo con una alimentación sana, con masajes y con la aplicación de productos antiestrías especializados para cada zona.

publicidad

Por norma general, durante el embarazo el vello aumenta. Se debe evitar la depilación con cera caliente, es preferible fría o templada si no se padecen varices. Los expertos advierten que los mejores métodos de depilación son las cuchillas y las máquinas eléctricas. También resultan efectivas las cremas depilatorias siempre que la futura mamá no tenga la piel sensible o sufra alguna alergia. A partir del quinto mes suele aparecer la famosa línea alma entre el pubis y el ombligo. Suele pigmentarse más en las pieles oscuras y desaparece después de dar a luz.

La piel del cuerpo se puede volver más sensible e irritada debido a la alteración hormonal y al estiramiento que sufre. Para evitar esos molestos picores y las rojeces se recomienda que únicamente se utilicen prendas de algodón, geles dermocosméticos y desodorantes neutros en forma de roll-on o crema. La firma Roc y Neutrogena ofrecen una amplia gama de desodorante para dermis sensibles. No es cierto que el sol sea dañino de por sí. Favorece la formación de vitamina D en la piel, aumenta la absorción del calcio en la estructura ósea, previene del raquitismo, mejora el acné, levanta el ánimo y evita el estrés. Simplemente, es suficiente el sol que se recibe cuando se pasea, sin necesidad de una exposición solar prolongada que lo único que proporciona son graves trastornos a la piel.

publicidad

Durante los meses de gestación, la celulitis, que la padecen el 90% de las mujeres, suele empeorar debido a que el aumento de hormonas inciden directamente en la acumulación de grasa y retención de líquidos. La mayoría de ginecólogos prohiben el uso de productos anticeluliticos, ya puede llegar al torrente sanguíneo y afectar al feto. La mejor solución para combatir este problema es controlar la alimentación: evitar las grasas y fritos y controlar los dulces.

Para que la circulación sanguínea mejore es necesario evitar los tacones, las medias con goma y el calor. Es preferible una ducha templada o fría a un baño caliente. Se aconseja que dos veces al día se de una ducha circular desde los tobillos hasta los muslos para facilitar la circulación de retorno.

Los masajes suaves, por supuesto, siempre boca arriba, permitirán mejorar la circulación y tonificar los músculos. Las cremas piernas ligeras y las medias de compresión aliviarán la típica pesadez del embarazo. La hidroterapia y la sauna están prohibidas durante el embarazo.

Manchas, estrías, aumento del pecho

Es muy normal en las futuras mamás que aparezcan manchas en la piel, el melasma o paño de embarazo. El causante de este antiestético problema es el sol o la simple luminosidad de un día nublado. Resulta imprescindible utilizar todos los días del año una hidratante con un alto índice de protección. Si las manchas ya han aparecido, lo mejor es camuflarlas con una buena base de maquillaje.

publicidad

Las estrías se evitarán con una crema específica o una hidratante untuosa desde el segundo mes de embarazo. Si se nutre e hidrata la piel a diario, está preparada para el estiramiento que va a sufrir. Por el contrario, si se hace pereza, la epidermis estará seca y las fibras de colágeno y elastina de la piel se romperán y aparecerán los temibles surcos de las estrías.

El pecho es una de las partes de la anatomía femenina que más sufre durante el embarazo. Lo más importante es elegir un sujetador cómodo, sin aros, preferiblemente de algodón y adecuado para el aumento de talla. Es muy normal que durante la gestación el pecho aumente dos y tres tallas. Diariamente se deben aplicar hidratantes, crema antiestrías o aceites para mantener al pecho lo más firme y terso posible. Después del periodo de lactancia se recomiendan aplicar mascarillas y reafirmantes para devolver al pecho su turgencia.

La natación, el tai-chi, caminar una hora diaria y la gimnasia específica son los mejores ejercicios para mantenerse en forma la embarazada. La natación, uno de los deportes más completos, pone en funcionamiento los músculos del cuerpo sin necesidad de hacer movimientos bruscos.

El tai-chi está considerado una de las mejores terapias: une salud física con bienestar emociona y mental. Durante una clase de este arte oriental se realizan movimientos circulares, lentos y suaves, siempre coordinados con la respiración. La unión de todos ellos proporciona un masaje interno de los órganos, movilizando los músculos, tendones y articulaciones y facilitando una buena oxigenación. El tai-chi se ha revelado como un ejercicio excelente durante el embarazo y como preparación para el parto. No es un ejercicio agresivo ni se deteriora el suelo pélvico. Si no se tiene tiempo para acudir al gimnasio, un buen paseo de una hora, con zapato cómodo, será el mejor ejercicio para estar en plena forma. Están desaconsejados los deportes de riesgo, las carreras y los saltos. Lucir el ombligo

publicidad

Desde que en 1991, la actriz Demi Moore apareciera en la portada de la revista Vanity Fair exhibiendo su avanzado estado de gestación, los cánones de belleza en las mujeres embarazadas han cambiado. Ya no se tiene por qué ocultar la barriga. El embarazo se luce con orgullo vistiendo camisetas cortas, jerseys ajustados, pantalones a la cadera y por supuesto bikini en verano.

La maternidad se destapa y pierde el miedo a enseñar a todo el mundo su ombligo. Así han presumido de la condición de futura mamá Madonna, Catherine Zeta-Jones, Kate Winslet, Elle MacPherson, Claudia Shiffer o Laetitia Casta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad