publicidad

No pongas en juego su seguridad

No pongas en juego su seguridad

Hay ciertos productos para bebé que son peligrosos y deben retirarse del mercado. Descubre por qué y qué puedes hacer.

Datos estadísticos provistos por la revista de orientación al consumidor estadounidense Consumer Reports indican que los nuevos padres gastan durante el primer año de vida de su hijo un total de 8,000 dólares en artículos para bebé. Muchos de ellos pueden haber sido retirados del mercado por ser defectuosos o causar accidentes en los niños.

Aunque puede ser un poco tedioso y a veces parece algo que afecta sólo a unos pocos o a un determinado producto fabricado, es fundamental conocer cuáles son esos productos, porque pueden estar al alcance de la mano de tu hijo.

Por esto, el gobierno federal de Estados Unidos ha creado un sitio en Internet que permite comprobar que productos han sido retirados del mercado y por qué.

En el sitio Recalls.gov encuentras información en español sobre toda clase de productos que van desde medicinas hasta cosméticos que presentan algún tipo de peligro.

La página de la Comisión de Seguridad en Productos al Consumidor cuenta con un buscador de productos por categoría y año de fabricación. Además, el sitio cuenta con un servicio informativo que comunica sobre los últimos productos retirados del mercado y sus razones.

Cada uno de los reportes incluye el nombre del producto, su foto, su descripción, el número de unidades vendidas, el lugar y la fecha de venta, el origen, la cantidad y el motivo de los accidentes o daños producidos. También el informe incluye la forma de reparación de la empresa, que en la mayoría de los casos se trata de la devolución del dinero o del reemplazo del producto y un número de teléfono de contacto para el consumidor.

publicidad

Por ejemplo, uno de los últimos comunicados que aparece referido al tema niños es uno en el que se retiraron del mercado 41,000 pijamas de bebés que tenía unos aplicados de tela en el frente pegados, que se despegaban fácilmente y podían representar un peligro de atragantamiento si el niño se lo metía en la boca.

Otro de los reportes indica que la empresa Graco ha recibido informes de 28 accidentes por lo que se decidió retirar 140, 000 hamacas del mercado fabricadas en Estados Unidos y vendidas entre junio del año 2003 y junio del 2004. Aparentemente muchos niños se caían hacia delante y al costado de la hamaca, a pesar de estar atados con el cinturón de seguridad y otros se habían golpeado con la manija para cargar la hamaca que no quedaba sujetada apropiadamente y se caía sobre la cabeza del niño.

En el rubro juguetes también hay de todo: camiones, muñecos de plush, muñecas, etc. En general, la mayoría de los informes se refieren a partes del juguete que se desprenden y pueden ahogar al bebé en el caso de que se las lleva a la boca.

Recuerda que estos productos con defectos de fábrica o problemas de uso, pueden encontrarse también en garage sales o comercios de venta de artículos de segunda mano. Lo mejor, si estás por comprar algo, es chequear su año de fabricación y asegúrate de que no sea uno de los tantos productos defectuosos.

publicidad

Además de estar atentos a los productos defectuosos, existen ciertas normas de sentido común que puedes seguir a la hora de elegir comprar un juguete para tu bebé.

Los juguetes seguros:

Están fuertemente armados y en buenas condiciones

No tienen botones, ojos, cintas o piezas pequeñas que pueden desprenderse. El niño se puede ahogar si introduce algunas de estas piezas en su boca.

No deben ser demasiado pesados. Para que el niño pueda levantarlos sin problemas y que si se le cae no lo lastime.

No debe tener sogas largas ni cordones que el niño pueda enroscar alrededor de su cuello.

Debe ser adecuado para la edad y las habilidades físicas de tu bebé.

No debe colgarse del cuello de tu bebé.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad