publicidad

¿Llegó el momento de dejar el pañal?

¿Llegó el momento de dejar el pañal?

Una educación inapropiada en el paso de dejar el pañal puede dejar secuelas en el comportamiento difíciles de borrar más adelante.

En principio debes recordar que este es un proyecto del niño y no de los padres. "El ambiente es muy importante. El secreto está en comprender cuándo el niño está listo para entrenar", dice Rosita Nardi, socióloga y especialista en Educación e Infancia temprana de la Universidad De Paul de Chicago y actual directora del Family Childcare Homes Network en el sudeste de Chicago.

"Cuando el esfínter está maduro, envía una señal al cerebro indicando que la vejiga está llena. Ese es el momento apropiado para el entrenamiento", agrega. Si esperas hasta cuando el niño esté listo para empezar, el entrenamiento será más fácil.

publicidad

Saber escoger el momento

También es importante considerar el momento adecuado en el hogar. "Cuando hay un cambio, positivo o negativo, en la casa, generalmente el niño regresa a la última habilidad que aprendió", dice Lucía Obregón, especialista en Educación temprana de la Universidad de Loyola de Chicago.

"Por ejemplo, si el divorcio de los padres o si viene a vivir la abuelita a casa, o nace un hermanito, es muy probable que el niño tenga una regresión". En esos casos es preferible esperar para comenzar el entrenamiento.

Claras señales

Es conveniente comenzar por identificar las señales que indican que tu niño está listo:

El niño puede recibir y seguir instrucciones simples.

Muestra interés en la bacinica o bacinilla o en el baño.

Puede entrar y salir del baño.

Parece incómodo o avisa cuando se ha mojado.

Pide usar ropa interior de "niño grande".

Se quita el pañal.

Puede bajarse y subirse los pantalones.

Moja y ensucia sus pañales con predecible regularidad.

Permanece seco al menos por dos horas durante el día.

Si el niño dice que no está interesado, hazle caso. Debes ser paciente y no presionarlo para no hacer de esta importante experiencia algo negativo.

publicidad

Aunque todos los niños son diferente, es posible dar ciertas pautas generales que pueden ser de utilidad.

Observa a tu hijo y cuando veas las señales apropiadas, determina 3 o 4 días para comenzar el entrenamiento.

Recopila datos acerca del uso de pañales durante unos 3 o 4 días. Esto te permite determinar a qué horas lo debes invitar a ir al baño.

Compra la bacinilla o bacinica y despierta el interés del niño hablando acerca de ella.

A veces puede ser conveniente dejar que el niño se siente completamente vestido por un rato en la bacinilla.

Cuando se haga en el pañal, muéstrale que lo tiras en la bacinilla para que comprenda a dónde van sus desechos.

Enséñale lo que debe hacer en el baño. Muéstrale tú mismo/a. Es más fácil aprender por imitación. Mejor si el padre le muestra al hijo y la madre a la hija.

Enséñale las palabras con las cuales la familia se refiere a las partes del cuerpo y a la orina y las heces. Asegúrate de que son palabras con las cuales los padres y otros familiares se sienten cómodos.

Enséñale a reconocer cuándo está próximo a ir al baño. Muchas veces se ponen colorados o comienzan a moverse agitados o simplemente dejan de jugar por un momento.

Es conveniente el uso de ropa cómoda que sea fácil de bajar y quitar.

Una vez que esté sentado, no lo presiones. Quédate con él. Quizá leer un libro juntos puede quitar la presión del momento.

publicidad

Enséñale al niño a disponer de lo que ha hecho. Puede haber distintas reacciones al ruido de la cisterna: algunos lo encontrarán sumamente divertido y otros se asustarán.

Abrázalo y felicítalo cuando haya tenido éxito. No lo reprendas cuando hay accidentes o cuando no haya podido hacerlo. No te sorprendas si el niño orina o defeca apenas se levanta del ejercicio. Estos son accidentes normales.

Limpia al niño cuidadosamente para evitar que se queme la piel o se infecte. Enséñale a lavarse las manos cada vez que vaya al baño y hazlo tú mismo/a para darle ejemplo.

Por encima de todo, trata esto con mucho cariño y paciencia. Puede tomar tiempo, pero eventualmente se supera. Tómalo con tranquilidad. ¡Y recuerda que todos lo conseguimos!

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad