publicidad

Las "mamás del yoga"

Las "mamás del yoga"

La aparición de las "mamás del yoga", fieles a las últimas tendencias, pagan lo que sea para que sus retoños tengan lo mejor de lo mejor.

Son una especie que ha surgido con fuerza en las grandes urbes norteamericanas, especialmente en Nueva York, y que ha hecho que las ventas de artículos infantiles crezca un 5.2 por ciento en 2005, hasta alcanzar los 8 mil millones de dólares.

El espíritu "mamá del yoga" lo encarnan madres jóvenes de clase media y alta que no necesariamente practican el yoga pero sí que cuidan mucho su físico y apariencia y desean que, como ellas mismas, también sus hijos estén a la última, cueste lo que cueste.

"Buscan productos de última moda, alta tecnología y la máxima calidad, para que les duren varias generaciones, aunque con un alto grado de nostalgia", según explica Don Montuori, editor de Packaged Facts, compañía de investigación de mercados.

"Las mujeres cada vez esperan más para tener hijos, así que, cuando se deciden, disponen de mayores ingresos que gastarse en ellos", aseguró Miriam Arond, editora jefe de Child Magazine, de la empresa Gannett News Services.

De hecho, las últimas estadísticas del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos revelan un descenso de la natalidad en las mujeres de entre 20 y 35 años, mientras que crecieron entre las de edades comprendidas entre los 35 y los 45.

Con esta perspectiva, el crecimiento del mercado de productos infantiles sólo se explica porque las "mamás del yoga" están dispuestas a gastar cada vez más en sus retoños, a los que, según Arond, "consideran una extensión de sí mismas".

publicidad

"Han llegado los días en que no es extraño pagar 150 dólares por unos vaqueros para niño, 1,000 por una silla alta o 2,000 por un cochecito tapizado de cuero. Además, fabricantes y distribuidores se están familiarizando con estos precios", aseguró Montuori.

Esta es una realidad comprobable con un simple paseo por la concurrida joyería Tiffany, en la Quinta Avenida de Nueva York, donde se puede encontrar una línea de regalos dedicados a los más pequeños, entre los que destaca un sonajero de plata valorado en 225 dólares.

Según Packaged Facts, las previsiones anuncian que esta industria mantendrá un crecimiento estable durante los próximos años hasta alcanzar los 9,500 millones de dólares en 2010.

El mercado de los productos de lujo vive una época dorada desde 2000, periodo en el que sus ventas han crecido un 30 por ciento.

Sin embargo, no todos los productos de lujo que se vendieron fueron para "papá" y "mamá" sino que, según un informe de Mintel Internacional, el 20 por ciento fueron a parar a los "peques" de la casa.

La firma italiana Gucci ha sido una de las primeras en apuntarse a esta tendencia y en su tienda de Manhattan se pueden encontrar desde unos zapatos de piel rosa hasta un porta-bebés de diseño, por 230 y 790 dólares, respectivamente.

Además, Gucci prepara la inauguración de Crewcuts, una tienda donde venderán versiones en miniatura -para niños de dos a ocho años- de sus diseños para adultos, que abrirá sus puertas el próximo mes de julio.

publicidad

Otros grandes de la moda, como Louis Vuitton o Hermes, también han creado líneas específicas dirigidas tanto a los niños como a sus madres, donde destacan bolsos para pañales por 1.240 dólares o una bata de baño por 475.

Para aquellos padres que buscan el mejor vehículo para transportar a sus retoños, Bugaboo les ofrece los "fórmula uno" entre los carritos de bebé, con precios que van de los 679 a los 2,000 dólares, acordes a la alta tecnología que ofrecen.

Su cochecito más popular en Estados Unidos, el modelo "Cameleon", viene equipado con un asiento abatible con tres posiciones diferentes, un red para evitar los mosquitos y un calentador de pies elaborado con lana, y todo por "sólo" 879 dólares.

publicidad
publicidad
publicidad
Ana Patricia llegó lista para hacernos reír con un par de chistes de su repertorio, y tenemos la reacción de su hija Giulietta al escucharlos.
El hijo de Lourdes Stephen por fin dijo ‘mamá’ y la periodista no pudo controlar la emoción, ¿Qué consejos le dio la Dra. Nancy?
Con el nacimiento de su futuro nieto a la vuelta de la esquina, a Maribel Guardia le haría muy feliz que el bebé siga los pasos musicales de sus abuelos paternos.
Aunque todavía no tienen ni un año de casados, Aislinn Derbez y su esposo Mauricio Ochmann ya desean convertirse en padres tan pronto como sea posible.