publicidad

El mejor corpiño para amamantar

El mejor corpiño para amamantar

En base a otras mujeres que pasaron por el momento de elegir un sujetador de amamantar, te damos claves a tener en cuenta a la hora de buscar el tuyo.

Ser mamá primeriza te sumerge en un mundo de experiencias novedosas y muchas de ellas se aprenden por ensayo y error. Si se trata de elegir un producto, una buena elección puede solucionarte la vida o por el contrario complicártela más. Ambos caminos se presentan a la hora de elegir un corpiño para amamantar.

Este  puede ser funcional tanto para el bebé como para la madre o ser causa, si no de un verdadero desastre o al menos, de un momento incómodo.

Así es que si estás por ser mamá por primera vez, probablemente no tengas ni idea de qué corpiño elegir e incluso dónde adquirirlo, y te preguntes si conviene comprar uno especialmente indicado para lactancia o no, si es mejor comprar un talle más grande, etc.

En base a las experiencias de  varias mujeres que pasaron por el momento de elegir un sujetador  de amamantar, hemos preparado para ti algunas claves a tener en cuenta a la hora de buscar el tuyo.

El momento de la búsqueda. Tips para elegirlo

El primer requisito de un buen sostén de lactancia es la correcta sujeción. De nada va a servirte uno bonito si te resulta incómodo o tienes la sensación de que todo está por desbordar.  En segundo lugar, es muy importante la calidad: el tipo de tela y de elásticos pueden aliviar o aumentar las molestias cuando tus mamas se llenen de leche o si tienes los pezones irritados.

Son preferibles aquellos corpiños especiales para lactancia que tienen cierres frontales y breteles que no se clavan en los hombros. Estos modelos son fáciles de desabrochar con una sola mano, lo que resulta muy práctico para sostener al bebé con la otra. "Mi primer corpiño para amamantar fue de los que tienen brochecitos en el bretel. Es práctico  para desabrocharlo con una mano, además me resultó cómodo porque yo tengo lolas bastante grandes y levantarme el corpiño no era lo más indicado"(Carla, mamá primeriza)

publicidad

Trata de comprártelo más grande, por que cuando empiezas a dar el pecho  las mamas pueden aumentar considerablemente  de volumen y si alguna amiga quiere regalarte un sujetador, es decir, uno que no vas a probarte antes de la compra, que sea dos talles más del que usas normalmente.

Para aquellas mamás con busto muy grande, conviene un corpiño de algodón combinado con elastano (spándex) y de doble tela preformada, esto permite un ajuste correcto y cómodo. Que incluya pinzas en las tazas porque tienen mayor capacidad y mejor sostén y también breteles anchos y ballenas laterales para un mejor control del busto.

"Los que vienen forrados, sostienen bárbaro y si bien no llevan aro  (no te compres con aro porque te van a molestar  y no te van a servir)  tienen  recortes como si los tuvieran,  entonces hacen  linda forma" (Melanie, mamá de tres)

Los que tienes que descartar

El que es cómodo pero no estético. Ten cuidado con buscar sólo comodidad. Cuando te lo pruebes en el comercio de lencería mírate en el espejo cómo te queda porque muchas veces  los pechos se abultan demasiado al frente y dan un aspecto tosco.

Los que se desprenden totalmente por la parte de debajo de la taza, dejando solo el elástico para sostener la lola (puedes sentir que se te escapa para cualquier lado). Es mejor elegir un modelo con "tapas"que dejan un margen bien sujeto  a tu cuerpo. 

publicidad

Tampoco elijas un sostén con aros porque va a resultarte incómodo, ni modelos poco discretos a no ser que quieras que todas las miradas se posen en ti, también dile no a aquel que no sea específico para lactancia, simplemente porque no tiene las ventajas que te proporciona uno especialmente diseñado para esta función.

Dónde comprarlos

Los venden en casi todas las casa de lencería y si ya estás en el sanatorio, seguro hay un comercio cercano preparado para demandas urgentes como la tuya.  Y si lo que buscas es ahorrar, no sacrifiques calidad y comodidad por precio. Averigua en casas fabricantes, algunas tienen venta directa al público minorista a precios económicos.

Encontrar el sujetador ideal es posible  

¿Mi corpiño de lactancia ideal? Con tazas desmontables y cintura reforzada. Confeccionado en algodón y lycra, con tazas de encaje y algodón. Yo tengo uno así, es hermoso y muy delicado, es fresco, cómodo, incluso para  hacer actividades físicas y es bastante discreto a la hora de amamantar en público” (Joanna, mamá primeriza).

Así como Joanna, tú también puedes encontrar el corpiño de tus sueños y no tener que resignarte a tener recuerdos penosos del período de lactancia. 

Además…

No olvides que sobre la lencería va la ropa. Son preferibles las remeras o camisas fáciles de maniobrar cuando se está atendiendo al bebé.

publicidad

También te aconsejamos probar las almohadillas para proteger los senos (de tela lavables o descartables) son muy recomendables para recoger el goteo de leche. Estas se ajustan dentro del corpiño para evitar manchas. Y además, ayudan a mantener los pezones limpios y secos evitando el agrietamiento de la piel.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad