publicidad

Cuando llega un hermanito

Cuando llega un hermanito

Si estás embarazada de tu segundo hijo o lo estás pensando, aprende cómo prevenir lo evitable y transitar lo inevitable

Ellos pueden ser los mejores amigos y en menos de un minuto, convertirse en archi enemigos. Compiten entre ellos, se ayudan, se atacan, se defienden y alternativamente se aman y odian. Son hermanos y esa convivencia de sentimientos opuestos (el amor y el odio) es una de las características que definen ese tipo de relación.

Si bien las reacciones pueden ser muy diferentes según la edad e incluso el temperamento del niño, lo cierto es que amor y odio van juntos cuando se trata de hermanos.

Hay niños que están encantados con tener un hermanito y desde que conocen la noticia lo demuestran, hasta en algunos casos en forma exagerada, dando besos a la panza de la mamá y hablando del bebé y con el bebé todo el tiempo.

Sin embargo, muchos otros, en general los más pequeños, no se dan tan fácilmente por vencidos y están dispuestos a luchar por preservar algo del lugar de rey, amo y señor al que lo tenían acostumbrados sus padres. Estos niños muchas veces buscan llamar la atención de sus padres y en algunos casos hasta se ponen agresivos con el medio en general y con el nuevo miembro de la familia en particular.

"Cuando mi hijo Tobías, que entonces tenía un año y medio, conoció a su hermanita, el mismo día en que ella nació, lo primero que hizo fue pegarle una cachetada. Luego, como ya no dejábamos que se acerque a la niña, le pegaba a todo lo que era de la beba. Diciendo, ¡Pau! , recorría la casa y le daba a todo", recuerda Cynthia Ramirez, madre de tres niños.

publicidad

"La ambivalencia es un sentimiento perfectamente normal dentro de la relación entre hermanos. En ese tipo de situación los sentimientos de amor y odio conviven perfectamente, y se alternan según el momento. La rivalidad es natural cuando dos personas compiten por el mismo premio o algo que quieren. En este caso son dos niños compitiendo por el amor de sus padres", explica la psicóloga Maria Roitman.

Muchas veces son los mismos niños los que les comunican a sus padres sobre el reciente embarazo.

"Un día de golpe, mi hija Martina, de casi dos años, empezó a gatear por el piso, a recostarse sobre mis brazos y a pedirme tomar el pecho, como cuando era un bebé", comenta Daniela Rojas, embarazada de su segundo hijo. "Fue entonces mi padre, el que me hizo notar que mi hija me estaba anunciando algo. Efectivamente, estaba embarazada y ni siquiera yo lo sabía", agrega Daniela quien comenta que apenas descubrió que estaba embarazada, por sugerencia del pediatra, le comunicó a su hija la noticia de que iba a tener un hermanito.

"Los niños poseen un registro que va más allá de la percepción objetiva. Ellos intuyen lo que sucede, tanto en lo negativo como en lo positivo. Si las cosas están mal entre los padres, en algún lugar lo saben. Si lo están por despojar del trono, también. Por eso es natural, que muestren conductas llamativas cuando la mamá está embarazada, aunque ni ella lo sepa", explica Roitman, especialista en terapia familiar.

publicidad

"Cuando nació Alexis, mi hijo mayor tenía apenas un año. Para nosotros el tema de cómo distribuir la atención entre los dos fue muy complicado. Si bien el mayor era muy pequeño para protestar, era mucho más demandante porque seguía siendo un bebé", recuerda Silvina Iturralde, madre de dos varones de 4 y 2 años.

Cuando se trata de agrandar la familia, el papel del padre es fundamental. En general lo que sucede es que el hermano mayor se queda con el papá mientras que la mamá cuida del bebé. Eso puede ser bueno para el bebé porque durante las primeras semanas de vida de un niño, ya que las demandas de alimento y atención son muy frecuentes. Pero ojo con el mayor, porque si bien el sentimiento de abandono es casi inevitable porque la mamá está ocupada, si el niño no está acostumbrado a pasar mucho tiempo con el padre, la frustración puede empeorar .

"Desde el final del embarazo, mi marido se dedicó más que nada a forjar una relación intensa con nuestro hijo, sabiendo que pronto llegaría el segundo y al principio necesitaría más tiempo para estar a solas con mi recién nacido.", explica Iturralde, de 39 años.

Además de acumular una buena dosis de paciencia para ser utilizada en los momentos de mayor dramatismo, aquí tienes una lista de ideas para sobrevivir la rivalidad entre hermanos:

publicidad

Siempre que puedas, deja que el mayor participe y te ayude con las actividades del bebé.

Explicale que él también fue un bebé como su hermano y cuéntale las cosas que hacía.

Alterna con tu marido la atención de los niños. Si el bebé ya comió, por ejemplo, el papá toma al pequeño y es la mamá la que se ocupa del grande.

Siempre menciónale lo importante que es para ti y muéstrale las ventajas que tiene ser el más grande.

Tómale una foto con el bebé y colócala en algún lugar visible de la casa.

Prepara regalos para el mayor cuando alguien planea conocer al bebé, ya que seguramente traerá un regalo para él. Adelántate a los hechos.

Siéntate en el sofá con tu hijo mayor en brazos y colócale el bebé encima para que lo sostenga.

Tómate el tiempo de leerle algún cuento en donde el protagonista tenga o esté por tener un hermanito.

No le recrimines si adopta actitudes de bebé como chuparse el dedo, o hacerse pis encima. Es una etapa de elaboración y necesita transitarla.

Siempre, cada vez que puedas, exprésale tu afecto, dile que lo amas, felicítalo por cada cosa que hace y recuérdale que él tiene un lugar único en tu vida: siempre será tu hijo más grande.

publicidad
publicidad
Tras convertirse en mamá del pequeño Manuelito, la actriz nos mostró su felicidad al compartir esta foto de los dos amores de su vida.
Nuestro querido Johnny nos presumió una vez más a su hermosa nieta Amaia Rose. Además, Mela la Melaza puso nervioso al Chef Jesús, y el reggaetón de Ana Patricia causó sensación en nuestras redes.
Para celebrar que salió el sol, Baby Giulietta nos envió esta tierna foto,mientras que su mami Ana Patricia aprovechó para deleitarnos con sus tradicionales chistes.
Todos en Despierta América pudieron compartir la emoción de Johnny Lozada por la llegada de su primera nieta.
publicidad