publicidad

10 preguntas que desvelan a los padres

10 preguntas que desvelan a los padres

¿Cuándo dejará el pañal? ¿Qué hacer para que duerma toda la noche? ¿Por qué se enferma tan seguido? Aquí tienes algunas ideas.

Este es uno de los problemas más frecuentes de los bebés de menos de un año. Las causas principales de este problema que afecta hasta un 35% de los bebés son el exceso de humedad, falta de aire, una variante de químicos que irritan, microorganismos infecciosos de las heces y orina y la fricción constante que hay en la zona del pañal.

Desafortunadamente, este problema afecta a algunos niños más que a otros debido a una susceptibilidad especial, tendencias alérgicas, heces ácidas o alcalinas, exceso de amoníaco en la orina o simplemente por tener una piel más sensible que la de otros.

La mejor cura para el "diaper rash" es la prevención. Algunas sugerencias que recomiendan los pediatras "Eisenberg, Murkoff y Hathaway en su libro ¿Qué se puede esperar en el primer año de vida de tu hijo?" para ayudar a eliminarlo y prevenirlo son:

Pañal: para reducir la humedad de la zona debe cambiarse el pañal con frecuencia, aun en la mitad de la noche. El pañal debe ser suficientemente grande y estar diseñado de tal manera que se reduzca el roce.

Aire: deja la cola de tu bebé al aire libre cuantas veces puedas. El secado de la cola antes de colocar el pañal es fundamental.

Irritantes: limita poner en la cola de tu hijo jabones y cremas en exceso. Si bien todas las líneas de bebés son suaves y muchas de ellas hipoalergénicas siempre es mejor limpiarlo con agua tibia y algodón. Presta atención a los wipes que utilizas, quizás pueda ser la clave del problema.

publicidad

Capa protectora: muchas veces, una capa gruesa de crema para las paspaduras sirve de escudo y evita que la piel del bebé entre en contacto con la orina y las heces. El talco es bueno para prevenir la humedad, pero debes evitar por todos los medios que tu bebé lo aspire y llegue a sus pulmones.

¿Mi hijo crece adecuadamente?

Antiguamente niño grande y niño sano eran prácticamente sinónimos. Sin embargo, la realidad es que el tamaño de un niño depende en primer lugar del tamaño de los padres y para determinar si un chico está creciendo bien hay que tener el cuenta cómo son los padres.

La talla definitiva está programada genéticamente y cada niño es diferente. Sin embargo, hay circunstancias que pueden llevar a un niño a un tener un crecimiento menor de lo esperado.

Los requisitos para que un niño tenga un crecimiento normal son: que lleve una vida sana, que duerma bien, que coma en forma variada y nutritiva, que tenga estimulación física y mental y el afecto necesario para alcanzar un pleno crecimiento motor, psicomotriz y madurativo.

Más allá de los cambios de temperatura y el invierno, es muy frecuente que los bebés se enfermen y presenten cuadros gripales y catarros a cada rato.

Esto se debe a que la principal causa de contaminación de los bebés son los virus que les trasmiten las otras personas, en especial los adultos.

publicidad

Cuando estornudamos, sale como un rocío de virus que alcanza hasta 7 metros de distancia.

No hay que preocuparse demasiado si tu hijo se resfría mucho, poco a poco ira desarrollando anticuerpos que le permitirán protegerse y se contagiará cada vez menos.

Estos cuadros de origen viral no requieren ser tratados con antibióticos, se curan solos.

Lo mejor es ofrecerles mucho líquido, sacarlos al aire libre y dejarlos que desarrollen actividades en la medida en que se sientan bien.

El cómo y el cuándo de los límites

Poner límites a los hijos es una forma de quererlos, de demostrarles afecto y de preocuparnos por su futuro. Pero no es algo que se instala de un día para el otro: poner límites es un proceso que se desarrolla con los chicos y madura con los padres.

"Los límites son una forma de querer a tus hijos. No importa si hace una rabieta en medio de un lugar público, debes aprender a decirle que no y a limitarlo. Mejor escucharlo llorar ahora a él que lamentarse uno después por lo que no se hizo a tiempo", explica la Licenciada María Roitman.

A los bebés también se les puede poner límites, por supuesto acorde a sus posibilidades.

Por ejemplo, si quieres que tu bebé entienda que no debe comer de noche, no lo despiertes para comer de noche, si se despierta por su cuenta dale su leche pero con la luz apagada y si no es imprescindible, sin cambiarle el pañal.

publicidad

Con estas actitudes, poco a poco y sin violencia, tu hijo irá esparciendo sus comidas nocturnas.

Los límites deben ser razonables y adecuados a la edad de cada niño, también deben ser consistentes. Si lo has puesto debes ser constante y mantenerlo firme hasta que se cumpla el plazo establecido.

Otra cosa importante es que mamá y papá estén de acuerdo y sean los dos los que ponen los límites y están de acuerdo en ellos. Para los niños es importante ver a sus padres como un bloque unificado, eso les da seguridad.

¿Por qué mi hijo no duerme toda la noche?

Para algunos niños, dormir toda la noche es un verdadero problema. A algunos les cuesta dormirse, otros sufren de interrupciones, pesadillas o simplemente quieren ir a la cama de los padres.

En general, todos estos problemas tienen que ver con hábitos y aprendizajes que fueron instalándose desde el día en que nacieron.

Aquí tienes algunos consejos para ayudar a tu bebé a que duerma toda la noche:

Establece una rutina de sueño, comidas y paseos (y no la modifiques) y asegúrate que todos los que se ocupen del cuidado del bebé la cumplan.

No corras a la cuna ante el primer llanto, es posible que se tranquilice en pocos minutos.

Báñalo antes de la última comida para que comience a relajarse.

Intenta que concilie el sueño solito en la cuna, sin pasearlo ni realizar cualquier otra actividad en la habitación.

publicidad

A medida que se aproxima el primer año, haz que duerma sólo una siesta al día.

El control de esfínteres es el resultado de una coordinación adecuada entre el área emocional, la posibilidad de dar y retener y una maduración neurológica del niño.

El período normal para dejar el pañal va entre los 18 y los 36 meses. Sin embargo, lo más habitual es que esto ocurra entre los 24 y los 30 meses. No siempre se da al mismo tiempo el control de la orina que el de las heces. Los pediatras consideran normal que el control de esfínteres no se dé en forma absoluta hasta los cinco años.

Algunos consejos de los afamados pediatras Eisenberg, Murkoff y Hathaway en su libro "¿Qué se puede esperar de un bebé de 1 a 3 años?":

Observa a tu hijo. Si le molesta estar sucio, si le gusta jugar con agua, barro. Si es capaz de verbalizar lo que le pasas y comunicarse.

Estimula sus logros pero no lo castigues si no logran el entrenamiento rápidamente.

Acompáñalo en el proceso. Juega con él , invítalo a ir al baño o sentarse en el potty, léele un libro cuando está sentado.

Mi hijo pega, muerde...¿qué hago?

Hasta los 3 años y dentro de los limites normales, la agresión es una conducta esperable en los chicos.

Esta violencia muchas veces viene asociada a modelos aprendidos y otra a determinadas situaciones, como por ejemplo el nacimiento de un hermanito, una mudanza, la separación de los padres, etc.

publicidad

Lo mejor es sentarse a reflexionar con qué puede estar relacionada la violencia del niño, pensar qué está pasando en la casa y ayudar a tu hijo a expresar sus emociones. Muchas veces el niño no sabe cómo expresar lo que siente y ante la falta de palabras bienvenidas son las agresiones. Es útil que los padres le pongan palabras a lo que sucede y ayuden a los chicos que no pueden verbalizar.

Una buena estrategia es tratar de desviar la atención del niño agresivo en actividades artísticas que le brinden otro medio de expresión y en juegos en general.

¿Qué hacer si tiene diarrea?

Si tu bebé está descompuesto y con diarrea, lo más importante es mantenerlo bien hidratado. Si toma el pecho, debes continuar ofreciéndoselo normalmente, si no consulta a su pediatra sobre qué leche es conveniente darle. En general, los médicos tratan la diarrea naturalmente y sin medicación. Lo importante es ofrecerle líquidos y alimentos adecuados y llamar inmediatamente al médico si detectas sangre o moco en las heces o si no cede rápidamente.

Ofrécele caldos, aguas y sales. No se recomiendan las gaseosas ni los jugos por su acidez y pueden producirle vómitos.

Mantén al niño fresco, sobre todo en verano.

Dale de comer. Está comprobado que la alimentación acelera la cura de la diarrea. Evita los alimentos que fermentan en el estómago como la papa o las verduras de hoja que contienen muchas fibras.

publicidad

La fiebre es un síntoma, un indicador de que algo le está pasando a nuestro hijo. Eso que le está pasando puede ser simplemente un exceso de abrigo, calefacción o demasiada exposición al sol o una señal de la existencia de un proceso infeccioso en algún lugar del cuerpo.

Se debe consultar al medico si el niño con fiebre es menor de tres meses, si presenta manchas rojas en la piel, si está irritable, llora todo el tiempo, tiene confusión, somnolencia, dificultades para respirar, convulsiones, rigidez o sacudones en el cuerpo con algún tipo de pérdida del conocimiento.

Las fiebres en los niños pueden ser causadas por virus o por bacterias. Las virales representan entre el 80 y el 90% de las fiebres de los bebés. La mayoría de los doctores no recomiendan tratar estas fiebres en bebés de más de 6 años, salvo que la temperatura haya llegado a los 102 grados. Las bacterianas deben ser tratadas con antibióticos parar curar la infección que las originó.

Recuerda las siguientes reglas generales para tratar la fiebre que recomiendan Eisenberg, Murkoff y Hathaway:

Mantener al niño fresco. Contrariamente a lo que se creía antes, vestirlo liviano de ropas le permite al cuerpo perder calor y no elevar más la temperatura.

Aumenta la toma de líquidos. Debido a que la fiebre hace perder mucho líquido al cuerpo, es importante reponerlo. Ofrécele jugos de fruta, agua, sopa, gelatina y hasta palitos helados de jugo de frutas.

publicidad

Si es necesario, dale una dosis de medicación antifebril. Siempre siguiendo las recomendaciones de tu médico. Es importante que le preguntes cada cuánto debes darle la medicación y durante cuántos días.

Un baño de agua tibia también ayuda a reducir la fiebre, así como paños de agua fría sobre la cabeza.

¿Cómo controlar el televisor?

La televisión ejerce una influencia positiva y negativa sobre tu hijo. Los programas educativos han demostrado mejorar ciertas áreas del desarrollo infantil como el lenguaje, la amplitud del vocabulario y los conocimientos en general.

Sin embargo, muchos estudios culpan a la televisión de ciertas actitudes agresivas y violentas de los chicos y hasta la relacionan con algunos problemas de obesidad por ser una actividad de una gran pasividad corporal.

Lo mejor es que los padres elijan y dispongan qué es lo que van a ver los niños y cuánto tiempo. Los padres deben elegir los programas, mirar la televisión con ellos para estimular la crítica y hacerles preguntas.

Lo ideal es evitar que los niños menores de dos años vean la televisión. Si no, limitar el tiempo a dos horas por día y ofrecer alternativas a la televisión como jugar, practicar deportes, leer y pintar.

La ubicación del televisor es importante: nunca coloquen el televisor en el cuarto de los niños porque ellos no tienen la madurez de elegir cuándo mirar, y por otra parte, ver televisión antes de dormir puede excitarlos y hacer más dificultoso el descanso.

publicidad

El televisor debe estar en un salón grande como para mirarlo a una distancia por lo menor tres veces mayor que el tamaño de la pantalla.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Ana Patricia confesó que Giulietta está encantada con la visita de Benito, el simpático perro de su padrino El Dasa. Y al verlos jugar, ¡al cantante ya se le antoja convertirse en papá!
El actor argentino dijo que su expareja no pudo probar sus anteriores afirmaciones cuando dijo que lo había visto usando algún tipo de droga y era un hombre violento.
El artista habló de su nueva canción, que dedicó a su actual pareja Paulina Rubio, y respondió a los rumores sobre el supuesto embarazo de 'La chica dorada'.
elreality
Esta vez se invirtieron los papeles en la vida de Ana Patricia: ahora le tocó a ella acompañar a su hija Giulietta a una grabación en el parque. Mira qué día tan divertido tuvieron.