publicidad
RG3 acapara los reflectores en Washington (AP-NFL).

Robert Griffin III, Mike Shanahan bajo el microscopio de la NFL en 2013

Robert Griffin III, Mike Shanahan bajo el microscopio de la NFL en 2013

El regreso de Robert Griffin III será una de las historias que más atención acaparará durante la temporada 2013 de la NFL.

RG3 acapara los reflectores en Washington (AP-NFL).
RG3 acapara los reflectores en Washington (AP-NFL).

Richmond, Virginia " Todos menos uno de los jugadores de los Washington Redskins estaban en el campo, habiendo caminado desde un edificio nuevo a través de un camino de pasto de 50 yardas de largo. Sin embargo, los ojos de la mayoría estaban enfocados en el edificio.

Solo había una razón, por supuesto, por la que doce camarógrafos le darían la espalda a la acción: El mariscal Robert Griffin III no era parte de la acción. Fue el último del grupo en hacer su debut, y el único en escuchar sus iniciales coreadas cuando apareció.

Si aún no estás acostumbrado a estas cosas, si todavía no has aceptado el nivel de manía de RG3 que solo puede compararse con el circo de Tebow del 2011, entonces tal vez sea momento de darte cuenta de una cosa: Seguirá creciendo.

publicidad

Y con el crecimiento, el tipo que hizo que la mano de una adolescente temblara mientras miraba el guante que Griffin acababa de darle, habrá debate. Se debatirá cómo debe manejarse. Se debatirá cuándo debe jugarse. Un debate, que resulta, que es superficialmente parecido al que siguió a Tebow.

En el ocaso de la rápida rehabilitación de Griffin tras la operación en la rodilla en solo siete meses, el entrenador de los Redskins Mike Shanahan se encuentra tomando decisiones que difícilmente complacerán a todos, principalmente porque este tema ha causado diversas opiniones. ¿Debería Griffin de jugar en la pretemporada? ¿Deberían los Redskins de modificar su ofensiva para protegerlo más? ¿Está Griffin siendo muy atrevido en su recuperación?

Totalmente subjetivas, estas preguntas (de los medios y los fans) persiguen a Shanahan como una auditoria fiscal. Y hasta el momento, por lo menos, es difícil discutir con las decisiones que ha tomado.

Shanahan y su hijo, el coordinador ofensivo Kyle Shanahan, han desarrollado un plan para recuperar a Griffin lo suficientemente lento como para calmar a los que temen una recaída, y lo suficientemente rápido para tranquilizar al terco mariscal, quien probó en durante la derrota de playoffs en enero que estaría dispuesto a jugar en muletas.

Los entrenadores le permitirán a Griffin tomar ocho de las diez repeticiones del equipo al día en prácticas de 7-en-7.  Le darán 30 minutos de trabajo individual. Pero no lo dejarán en el centro durante los ensayos del equipo al menos durante una semana más, ni tienen la intención de ponerlo en el campo durante la pretemporada.

publicidad

“Simplemente no tiene sentido usarlo en partidos de pretemporada”, dijo Mike Shanahan. “Así que trataremos de ponerlo en forma para el fútbol. Lo que me gustaría hacer cuando esté apto es usarlo en un juego o en las prácticas con ritmo de partido. Cuando ocurrirá eso, no puedo decirlo”.

“Cuando crea que está listo, va a tomar tiempo. Ciertamente no pasará en 2 o 3 semanas. Toma mucho tiempo volver a estar en forma de fútbol”.

El mariscal de respaldo Rex Grossman dijo que si Griffin jugaba la posición como un mariscal traidicional, estaría listo para jugar en este momento. Pero Griffin está lejos de ser tradicional, lo que nos lleva a otra pregunta controversial: ¿Deberían los Redskins de modificar su ofensiva para proteger su inversión?

Los Shanahans, en este punto, no ven la necesidad. Mientras Mike Shanahan al parecer reconoce la situación que enfrenta, algo que muchos podrían discutir que no entendía completamente cuando permitió a Griffin jugar lesionado durante los playoffs, él y su hijo mantienen la convicción de que no fue la ofensiva de opción y lectura la que puso a Griffin en peligro.

Kyle te dirá que la ofensiva de lectura y opción de hecho protege al mariscal, ya que le permite entregar el balón en caso de que este cerca de recibir un golpe. Te dirá que las tres lesiones de Griffin de la temporada pasada ocurrieron en jugadas de pase. Y después, te dirá lo que él piensa que es la verdadera área de preocupación: Toda su vida, Griffin se ha dedicado a correr más que los defensivos. El mariscal nunca ha estado obligado a aprender cómo deshacerse del balón o barrerse o correr hacia afuera del campo.

publicidad

Pero en un mundo de NFL eso se acelera cada segundo, Griffin dijo que está empezando a reconocer la necesidad de adaptarse.    

“Como mariscal, no me gusta conformarme y decir que no puedes ganar fuera de la bolsa”, dijo Griffin. “Creo que puedes ganar fuera de la bolsa, solo debes de ser inteligente al respecto. Es lo que he aprendido los últimos seis meses sobre mí mismo. Ahora se trata de lo que tenemos que hacer para ganar”.

“Tal vez eso es mantenerme dentro de la bolsa un poco más de tiempo. Tal vez deba de lanzar el balón más, barrerme, haciendo todas esas cosas que son necesarias”.

Por ahora, todo el mundo está de hecho diciendo las cosas adecuadas. Mike Shanahan está usando un aceptable nivel de precaución; Kyle Shanahan está explorando maneras de lograr que Griffin entienda los momentos en los que está más vulnerable; y Griffin parece estar dispuesto a reconocer que no es invencible.

Estos son pasos buenos en la salida de una extraña y terrorífica lesión. Cambiando esas palabras en acciones durante los próximos meses serán mejores pasos. Después de todo, mientras Griffin continúa su rehabilitación, nadie está cuestionando su ética de trabajo. Nadie parece dudar sus motivos, tampoco. Y, tal vez donde difiere de la Tebowmanía sobre todo, nadie duda su habilidad para jugar la posición al más alto nivel.

publicidad

Pero mientras comenzaba la primera práctica del campamento de entrenamiento, conforme la manía y el debate y la maravilla envuelven el mundo de Griffin tras 6 y medio meses después de una mágica temporada de novato que terminó en lesión, se volvió claro que estamos cerca de una experiencia fascinante.

Griffin está de vuelta.

Y la atención sobre él es más sobrecogedora que nunca.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad